www.diariocritico.com

Joan Baldoví: "Si la primera moción de censura no sale, le pediría al PSOE que lidere una nueva"

jueves 11 de mayo de 2017, 12:15h
Joan Baldoví: 'Si la primera moción de censura no sale, le pediría al PSOE que lidere una nueva'
(Foto: Dani Gago)
Joan Baldoví (Sueca, 1958) se define como una persona optimista y con vocación política, aunque asegura que echa de menos su etapa como profesor. El portavoz de Compromís en el Congreso de los Diputados habla con la perspectiva de haber vivido la transición desde la última legislatura de la mayoría absoluta y de las "chaquetas y corbatas" (la de 2011) al cambio de tablero político con un escenario más diverso. Baldoví conversa con Diariocrítico en su despacho en la Cámara Baja, situado en el pasillo del Grupo Mixto, y apuesta firme y reiteradamente por "cualquier" moción de censura contra el Gobierno de Mariano Rajoy, aunque pide al PSOE que resuelva sus problemas internos y se ponga al frente de esta iniciativa.

¿Qué siente cuando lee que es el líder político mejor valorado, aunque con un nivel de desconocimiento del 81%, según el barómetro del CIS?

Yo soy una persona que intenta tener los pies en el suelo. Evidentemente, soy de un partido de ámbito valenciano y ya me lo decía mi tío: '¿por qué no te presentas por un partido grande? Con ese partido no vas a llegar nunca a nada'. Bueno, hemos llegado hasta aquí y ahora cuando me ve en la foto con el Rey se sorprende mucho. Soy consciente de que tengo el nivel de conocimiento que tengo pero es una satisfacción que por tercera vez en un año la gente diga que soy el político más valorado. Eso quiere decir que la gente que me valora me valora muy bien. Por tanto, siento una profunda satisfacción personal y un profundo agradecimiento. De verdad, la primera vez que me pasó estuve todo el día flotando, no sabía dónde ponerme.

Luego hay un matiz que para mi es muy importante y que quiero resaltar: con independencia de que sea yo, a mi me produce orgullo que un político valenciano sea el más valorado. Orgullo de que comencemos a cambiar el paradigma del político valenciano corrupto a político valenciano que da otra imagen de la política allí. Que es lo que estamos intentando hacer además con el Gobierno del Botànic.

¿Cómo valora que el PP siga liderando todas las encuestas?

Es una de las preguntas del millón. El PP sigue teniendo una masa que es muy acrítica haga lo que haga y tengo que reconocer que hay muchísima gente que prefiere la seguridad que le puede ofrecer el PP aunque admitan que lo han hecho mal o que ha habido mucha corrupción. Se resignan a seguir votándolos porque, desde su punto de vista, les aporta una cierta seguridad. Creen que sería incierto si gobernaran otros y ese es un mensaje que el PP se ha encargado de vender mucho con frases como 'el batiburrillo, 'los radicalismos', 'nosotros sí que sabemos gobernar'... Luego ves cifras macroeconómicas, ves que la deuda ha seguido subiendo, que el paro es un espejismo porque desciende pero las horas trabajadas no aumentan,...

Deberemos trabajar mejor para no asustar al electorado y que se vea como una cosa normal que puede haber otras opciones. Aquí no hay radicales, sino personas que pensamos diferente y, si hay radicales, los hay también de derechas como en el PP.

Compromís ha propuesto endurecer las penas por financiación ilegal de un partido, ¿cómo proponen que se realice esta reforma exáctamente?

El matiz distintivo que hemos presentado como proposición de ley es que quedara mucho más claro aquello que apuntó el juez Velasco de que en el actual ordenamiento cabe la posibilidad de ilegalizar a partidos. Para que no pudiera haber interpretaciones, como suelen haber desgraciadamente muchas veces en cosas que afectan a la justicia.

Lo que hemos hecho es una aportación para una reforma del Código Penal para cuando se demuestre que un partido haya tenido financiación ilegal o haya funcionado como una organización para lucrarse ilegalmente. En el sentido de que los jueces tengan la posibilidad de ilegalizarlo, pero que también contemple otras posibilidades, como que no puedan recibir fondos públicos durante un tiempo, por ejemplo, o que tengan que cesar sus actividades de forma temporal.

Sobre la moción de censura que ha anunciado Podemos, ustedes ya han mostrado su apoyo...

(Interrumpe) A esta y cualquier otra. Nosotros apoyamos la moción de censura de Podemos pero si dentro de un mes, cuando ya tengamos secretario o secretaria general del PSOE, la presenta el PSOE, también la apoyaremos. Para nosotros sería inaplazable privar al PP del Gobierno del Estado.

Pero hablando de la moción presentada por Podemos, ¿qué opina de las formas y el tiempo elegidos por el partido de Iglesias para plantearla?

Yo lo dije el mismo día, nosotros en Compromís lo hubiéramos hecho de otra manera. Creo que las formas son importantes si se quiere generar apoyos o complicidades con otros partidos. Para mi sería importante que se presentara después de que el PSOE hubiera aclarado el tema de su secretaría general y que fuera liderada por una persona que pudiera generar simpatía en sectores más amplios de la sociedad, no sólo de diversos políticos. Por lo tanto, para mi una persona independiente sería una buena idea.

Dicho esto, que las formas no nos hagan perder de vista el fondo. No nos pongamos exquisitos, estamos viviendo tiempos de emergencia y el fondo es lo más importante. Puede ser que nosotos lo hubiéramos hecho de otra manera pero es absolutamente necesario que se plantee una moción de censura. Hay que apartarles. El PP ya ha demostrado de manera suficiente que no es la solución al problema de la corrupción, es justamente el problema. Cuando tiene un problema de corrupción intenta esconderlo debajo de la alfombra y, si no puede esconderlo, intenta torpedearlo o, la fase tres, que es ya 'esa persona a la cual ya no conozco, ya no forma parte del PP'. Hemos visto como incluso se castiga a las personas que dentro del PP han intentado denunciar la corrupción. Creo que hemos tenido ya demasiados ejemplos para decir que el PP está comprometido en la lucha contra la corrupción.

Mónica Oltra, Pablo Iglesias, Alberto Garzón, Joan Baldoví, Ángela Ballester y Rita Bosaho en un mitin para el 26-J/ Foto: Dani Gago

¿Por qué ahora sería posible una mayoría alternativa cuando ha sido imposible antes?

Nosotros lo intentamos hasta el último día, en la anterior legislatura y en esta. Yo creo que sí que hay números, lo que pasa es que tiene que haber voluntad política. Y la voluntad política pasa ineludiblemente por el PSOE. Si se hubiera querido explorar esta vía (de la investidura), probablemente hubiéramos podido llegar a un acuerdo de mínimos para hacer determinadas reformas que contara con los votos necesarios. Lamentablemente yo creo que desde la dirección del PSOE y desde las fuerzas que mandan en el PSOE nunca se apostó por esta vía.

Pero con independencia de los números, creo que es necesario que se visualice que algunos no estamos dispuestos a decir no pasa nada, esto continúa, se aprueban los presupuestos y la vida sigue igual. Es importante demostrar a una parte de los ciudadanos que tenemos que intentar que el PP no siga gobernando. Y creo que eso se consigue muy poco con comisiones de investigación. Para apartarlos del poder hay que hacer una moción de censura.

Si fracasa esta primera moción de censura y el PSOE sigue sin mover ficha, ¿Compromís daría algún paso para impulsar una segunda moción de censura?

Nosotros hace ya dos meses que hablamos de este tema a iniciativa de Ignasi Candela. Si fracasa esta moción, yo creo que nos lo podríamos plantear haciéndolo de otra forma: primero generando consensos y adhesiones y luego haciéndolo público.

En el escenario más probable para esta primera moción, el de que el PSOE se siga negando a sumarse, ¿quién cree que debería ser el candidato alternativo?

Yo siempre creo que la alternativa en la moción debería liderarla el partido que tuviera más diputados. Si esta primera moción no saliera adelante, yo le pediría al PSOE que liderara una nueva moción porque entiendo que sería lógico que la liderara. Sería a quien correspondería intentar liderarla. Si no quisiera, habría que ver si otra posibilidad podría tener éxito porque el éxito de la moción pasa por que el PSOE se sume. Le pediría que acabe con todos sus problemas internos y se plantee que si se puede seguir así o hay que cortar por lo sano.

En general, esta legislatura esta teniendo un nivel de producción legislativa bastante bajo. ¿Cómo valora la capacidad negociadora de los partidos en el nuevo escenario político?

La capacidad legislativa es responsabilidad del partido que ostenta el Gobierno y el PP tiene una capacidad de negociar bastante mala. Sobre todo viendo el ritmo uniformemente acelerado de la pasada legislatura (la de 2011-2015), en la que había semanas que se aprobaban cuatro decretos leyes y viendo ahora esto pues la verdad que va muy lento. Es evidente que ha cambiado el escenario y que algunos partidos como el PSOE tienen una capacidad de negociar disminuida por sus problemas orgánicos. Por tanto, hay cosas que no se pueden sacar.

Además, a veces nos da la sensación de que el PP sigue pensando en aquellos tiempos de vino y rosas en los que tenía 186 diputados, y aquellos tiempos cambiaron. El PP cuando ha hablado con nosotros, por ejemplo para intentar negociar el decreto de la estiba, ha sido para que tragáramos, no para que introdujéramos enmiendas. Y cuando hemos hablado de presupuestos ha sido más por cortesía, pero ellos estaban en otra cosa.

¿Por qué cree que en la Comunidad Valenciana sí es posible un acuerdo entre PSOE, Podemos y Compromís y en el Congreso parece que es tan difícil?

Voy a decir una cosa a lo mejor inconveniente, pero a mi me gusta ser muy sincero. El factor humano cuenta mucho y ahora mismo existe buena químia y buena relación personal entre los líderes valencianos. Es decir, hay una buena relación personal en el Gobierno entre Mónica Oltra y Ximo Puig y, hasta el momento, hemos tenido también una muy buena relación con Antonio Montiel, el líder de Podemos hasta que decidan a uno nuevo. En política las buenas relaciones personales facilitan los acuerdos y facilitan que se pueda gobernar y yo estoy orgulloso de que haya buena relación entre los miembros del Gobierno del Botánico.

¿Y cómo es la relación personal entre esas mismas formaciones aquí en el Congreso?

Yo diría que la relación personal entre los diferentes líderes del PSOE y alguno de los líderes de Podemos no han sido todo lo fluidas y amigables que hubieran podido ser.

Los cuatro diputados de Compromís: Marta Sorlí, Joan Baldoví, Ignasi Candela y Enric Bataller/ Foto: Dani Gago

Hablando de la relación con el PSOE, ¿comparte el sentido del gesto del senador de Compromís Carles Mulet, que durante una intervención rompió una foto de Susana Díaz, y que luego en Twitter la ha llamado "gusana"?

(Pausa) No fue Compromís quien empezó con los insultos. Fue Susana Díaz, que nos llamó "izquierda inútil" y a mi eso me dolió. Lo que yo respondí en Twitter fue que la única izquierda inútil es la que deja gobernar al PP. Por tanto, entiendo el cabreo del senador de Compromís aunque yo no sé si hubiera roto la foto.

Pedro Sánchez incluso ha pedido que se disculpen por ese gesto, ¿usted estaría dispuesto a disculparse?

Estaría bien que se disculpara primero Susana Díaz. Yo creo que Carles Mulet no tendría ningún problema en disculparse si Susana Díaz lo hace primero por llamarnos explícitamente izquierda inútil.

Usted es diputado desde 2011, ¿cree que se ha notado el cambio de actores políticos en las formas de hacer política dentro del Parlamentos?

Sí. Se ve en detalles pequeños como en el aspecto personal de mucha gente. Yo viví la última legislatura de las chaquetas y las corbatas y ahora cada uno viene como le resulta más cómodo. Y para mi la política no tiene nada que ver con una corbata o una chaqueta, tiene que ver con hacer bien tu trabajo dentro y fuera del Congreso y se tiene que valorar tu trabajo, no tu indumentaria.

Pero también ha cambiado el paradigma de esta Cámara. Eso lo veo yo cuando vienen visitas. Antes explicabas la derecha y la izquierda, ahora esos conceptos han cambiado. Hay veces que, por ejemplo, Ciudadanos es capaz de dar soporte a los presupuestos o a la investidura del señor Rajoy y, al mismo tiempo, hacer una oposición bastante dura. También ya no está sólo el PSOE en la parte de la izquierda sino que hay muchos más actores y por tanto yo creo que este Congreso es mucho más rico, más diverso y más vivo.

A pesar de ello, hace poco hemos vivido un debate sobre el 'sentido del decoro' por las críticas a las formas de Podemos. ¿Cómo explicaría cómo ha evolucionado este concepto?

Yo he sido una persona que ha hecho muchas 'performance' aquí. Yo creo que no es para tanto, hay quien tiene la piel muy fina con los demás y luego no se dan cuenta de lo que hacen ellos. A mi por ejemplo Celia Villalobos, cuando era vicepresidenta del Congreso, me llamó payaso. Yo he visto como se me ha insultado desde la bancada popular alguna vez. Creo que en el Congreso ha cambiado las formas, no te diré que esté de acuerdo con todo pero yo no tengo la piel tan fina. Dicho esto, añado: a veces hay una línea muy fina entre hacer las cosas de manera efectiva o vistosa y el ridículo o la mala educación. Considero que ha podido haber actuaciones desafortunadas pero creo que aún no se ha cruzado ninguna línea que no se pudiera cruzar.

¿Qué cosas desafortunadas cree que se han hecho?

Yo soy muy permisivo con esto, entiendo que en un Congreso en el que somos tantos a veces es importante que cale un mensaje. Si aquello que tú haces sirve para que veamos la luna y no el dedo, creo que es importante. Si al final sólo se ve el dedo y no la luna es que seguramente no se ha hecho bien aquello que se ha querido hacer.

Vamos a ver, a mi no me gustó lo de la 'cal viva' (de Iglesias a Pedro Sánchez), yo no lo hubiera dicho pero no creo que se cruzara ninguna línea. Te puede gustar más o menos pero creo que eso entra dentro del debate político. O, por ejemplo, lo que dijo Gabriel Rufián ("Hasta luego, gángster, nos veremos en el infierno" al exdirector de la Oficina Antifraude de Cataluña), al final dijo lo que está diciendo mucha gente en la calle. Puede que sean palabras fuertes, pero son palabras que están en la mente de muchísimos ciudadanos. Al final, representamos ciudadanos y yo creo que se dijo de manera educada, aunque contundente, y no se faltó el respeto a nadie. Esto sobre la línea del decoro parlamentario, hay otras líneas que me preocupa más que se crucen, como la del decoro democrático.






Lea también:

- Podemos ya piensa en una segunda moción de censura contra Mariano Rajoy

- Los dos grandes escenarios que debate Unidos Podemos para presentar la moción contra Rajoy

- Compromís señala a Rajoy: "En un país serio, la moción de censura estaría encima de la mesa"

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)



Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.