www.diariocritico.com

Nieves Herrero: "Las joyas nos dan fuerza y te empoderan"

Por MDO
jueves 18 de noviembre de 2021, 09:47h
Nieves Herrero: 'Las joyas nos dan fuerza y te empoderan'
Nieves Herrero ha compartido en La Terraza de Ópera junto a Constantino Mediavilla su felicidad por el éxito de su último libro El joyero de la reina: “Ya vamos por la segunda edición, la gente ha ido a las librerías y los libreros están muy contentos con la aceptación del libro”.

La última novela de la escritora madrileña narra la historia de Victoria Eugenia, reina consorte de España por su matrimonio con el rey Alfonso XIII. Ella misma se consideraba entonces la última reina de España, y como tal “trabajó mucho en la sombra” para que la corona volviera a España después de la Guerra Civil.

La reina llegó a la corte española como extranjera, procedente de Inglaterra, apenas hablaba español. Fue entonces cuando conoció al que sería uno de sus “más leales servidores y su hombre de confianza”: Ramiro García-Ansorena, el joyero de la corte, que hablaba varios idiomas hizo que se entendieran a la perfección.

Ramiro contagió a la reina su amor por las joyas y, a través de ellas, le conectó con las reinas de España. La primera pieza que el joyero le entregó fue la tiara de flor de Lis, pieza protagonista que aparece en la portada del libro. Poco a poco, su interés por las joyas fue aumentando llegando a convertirse estas “en su fuerza y su energía, incluso su vitalidad”.

Las joyas, el talismán de la reina

Como cuenta Nieves Herrero en la entrevista, en los últimos días de la reina “mandaba sacar las joyas, entonces tocaba los brillantes, las perlas, tocaba sus esmeraldas, sus rubíes, sus zafiros. Y dicen que volvía a coger energía. Para ella tenían un efecto curativo, de talismán”.

La propia Nieves confiesa que mientras escribía esta novela, sacaba un collar de perlas que heredó de su madre y asegura que “se sentía como una reina. A cada uno con su estilo, las joyas nos dan fuerza, te empoderan”.

Sin embargo, a veces las joyas también ocultan realidades amargas. En el caso de Victoria Eugenia, cuanto mayor era su desamor con Alfonso XIII, más grande era su joyero. “Fueron de los pocos reyes que se casaron por amor, pero su amor pasó”, narra la escritora. Que asegura que también “hay joyas envenenadas, a veces se regalan ‘joyones’ para tapar infidelidades”.

“El amor pasa pero las joyas permanecen”

En la portada del libro, además de la tiara, podemos leer la frase 'El amor pasa pero las joyas permanecen'. La escritora explica que las joyas siempre permanecen: “Pasan de mano en mano, las joyas pequeñas, las grandes, pasan de padres a hijos”. En la familia real, esto se convierte en un ritual: “Las joyas de Victoria Eugenia pasaron a María de las Mercedes -mujer de su hijo Don Juan- y de ella a la reina Sofía y hoy están en manos de la reina Leticia".

De la reina actual, Nieves cuenta que Leticia no suele llevar muchas joyas, pero se pone “las fundamentales, les da sentido y mensaje cada vez que lo hace”. Ejemplo de ello, el 12 de octubre de 2017, día de la Hispanidad, y tan solo once días después de referéndum independentista del 1-O. Leticia escogió la perla peregrina para reivindicar la institución de la corona.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios