www.diariocritico.com

Huelga de taxis en toda España este martes: ¿por qué esta protesta contra Uber y Cabify?

> Miles de turistas y usuarios, obligados a utilizar alternativas

martes 30 de mayo de 2017, 07:54h
Taxistas de Barcelona han parado el servicio desde las 6.00 horas de este martes hasta las 6.00 del miércoles provocando que miles de turistas y usuarios de taxis se vean obligados a utilizar transportes alternativos para acudir al Aeropuerto de El Prat, por lo que la estación de Aerobús de plaza Catalunya se han formado largas colas de pasajeros.

Este martes 30 de mayo los taxis de toda España están llamados a una huelga que dependiendo de cada municipio tendrá una duración distinta. El sector del taxi ha dicho basta a la competencia que consideran "ilegal" y "desleal" del sector del VTC privado, en manos de plataformas online como Uber o Cabify, con precios mucho más bajos. Pero... ¿dónde está el truco? ¿Dónde la trampa? Analicemos por partes:

Para empezar, la precariedad laboral. La Asociación Gremial del Taxi de Madrid denuncia que las empresas de vehículos de alquiler con conductor (VTC) imponen un sistema a los conductores de jornadas laborales de más de 60 horas a la semana, haciéndose falsos autónomos o teniendo que participar en la creación o compra de sociedades que controlan las citadas plataformas. Apenas cobran unos 750 euros al mes.

Inversores privados. El taxi no puede competir con un sector privado con inversores que amplían infinitamente la flota de coches para ahogar al taxi público. Este sector público denuncia que al final estas empresas quedan en manos de entre 20 y 30 personas, las grandes beneficiadas, mientras que los conductores están en situación precaria. Además, se les acusa de no tributar correctamente en España y optar por paraísos fiscales.

Fraude de las licencias VTC: denuncian una cadena de compraventa de licencias VTC que se obtienen por una tasa administrativa, por ejemplo, de 32 euros en la Comunidad de Madrid, con la excusa de que van a prestar un servicio público. Pero inmediatamente revenden por precios que oscilan entre los 30.000 y 50.000 euros (vehículo al margen), haciendo un jugoso negocio a costa de choferes precarios que, en la necesidad de obtener un puesto de trabajo, se endeudan en una suerte de estructura piramidal que les impide salir de la misma si no incumplen la normativa para lograr un margen comercial que sería inalcanzable de otro modo.

Ofertas prohibitivas: Uber o Cabify suelen cobrar una tarifa media calculada por distancia y tráfico, pero es habitual ofrecer promociones muy atractivas como la que hace poco popularizaron: 5 euros por un viaje en Madrid, independientemente del trayecto y la hora. Los taxis denuncian que ofrecen unas tarifas con las que no pueden competir en igualdad por las licencias y los impuestos que deben pagar.

Trampas en lugares críticos: los taxistas denuncian que, por ejemplo, los conductores de Uber, a través de uno dos captadores, intentan reclutar clientes en lugares críticos como aeropuertos de manera clandestina. Con ello se aseguran clientes que ni siquiera habían reservado el servicio a través de sus aplicaciones móviles u ordenador. Los taxistas recuerdan que esto no está permitido y que es otro motivo de competencia desleal para lo cual no tienen siquiera permiso.

Dudoso cumplimiento de los obligaciones tributarias: FEDETAXI pide a la Justicia que investigue si pudieran estarse infringiendo las normas tributarias en estas transacciones en las que estiman se han podido hacer ya operaciones por más de 150 millones de euros, sin que aparentemente estén reflejadas en las cuentas de las sociedades que participan de este entramado (que además están radicadas en última instancia en paraísos fiscales).


- Un conductor de Uber denuncia: los taxistas boicotean e incluso agraden a su colectivo

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios