www.diariocritico.com
La enfermera que falleció tras recibir la vacuna del coronavirus murió por otras causas
Ampliar
(Foto: Comunidad de Madrid)

La enfermera que falleció tras recibir la vacuna del coronavirus murió por otras causas

viernes 08 de enero de 2021, 08:55h

Falsa alarma: había una gran expectación ante el misterioso caso de la enfermera portuguesa que falleció 2 días después tras recibir la vacuna del coronavirus. Y por fin se ha sabido, con los datos de la autopsia, que fueron otras las causas de su muerte.

El Ministerio de Justicia de Portugal ha explicado en un comunicado que no hay evidencias que relacionen la muerte con la vacuna, a falta de un informe definitivo para conocer la causa final del óbito.

Toda la atención estaba puesta en los resultados de la autopsia, para poder saber así si hubo alguna relación con la dosis recibida de la vacuna de Pfizer y que, en caso de haberse confirmado, hubiera paralizado posiblemente el proceso en la Unión Europea y medio mundo, suponiendo un auténtico batacazo para la campaña internacional y el optismismo por empezar a decir adiós a la pandemia.

La enfermera, Sonia Azevedo, de 41 años, recibió una dosis de la vacuna de Pfizer el 30 de diciembre en Oporto. Después se supo que había fallecido el 1 de enero por muerte súbita.

Azevedo fallecía en el centro donde trabajaba y donde fue tratada, el Instituto Portugués de Oncología de Oporto (IPO).

Había recibido la vacuna entre las primeras persona en Portugal en calidad de miembro de grupos prioritarios, en concreto por trabajar en Pediatría de este centro de oncología.

Los médicos que la atendieron y que la conocían por trabajar con ella aseguran que no presentó síntomas de reacción adversa ni en el momento de la administración de la dosis ni en esos 2 días posteriores, y que su fallecimiento fue súbito.

De hecho, Azevedo pasó con su familia el año nuevo y no presentó síntoma alguno, según aseguran sus allegados.

Segundo gran susto internacional

Además, en México ha habido otro caso grave. Pero esta vez sí que ha quedado certificado que es por una reacción natural adversa a la vacuna porque, de hecho, la afectada era una persona con antecedentes en reacciones a vacunas.

Se trata también de una mujer, que es médico y de sólo 32 años, que ha desarrollado una encefalomielitis y sufrió episodios de convulsiones.

También se investiga si la inflamación cerebral está relacionada directamente con la vacuna o ha sido motivada por otras causas.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

1 comentarios