www.diariocritico.com
¿Cuáles son los medios de transporte más contaminantes?: avión, coche, tren, barco...
Ampliar
(Foto: Costa Cruceros)

¿Cuáles son los medios de transporte más contaminantes?: avión, coche, tren, barco...

En estos momentos en los que la alarma internacional por el cambio climático está en pleno auge y es debate en cualquier conversación de calle, es crucial resolver algunas dudas que tienen los ciudadanos cuando hablan de la huella de carbono que dejan sus actividades diarias. Un punto muy destacado es el de los medios de transporte más utilizados. Recientemente, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha propuesto reducir o incluso suprimir los viajes en avión entre Madrid y su ciudad para contribuir a la lucha contra la contaminación.

Pero... ¿tiene lógica esa propuesta? ¿Cuáles son los más contaminantes?: ¿Son el avión, el coche, el tren, un barco...? Pues bien, hemos consultado distintas fuentes de autoridad y prestigio y éste es el ranking de los medios que más C02 dejan en nuestra atmósfera:

Avión

Aunque se suele decir que no es tan contaminante y que traslada en un sólo viaje a centenares de personas, la verdad es que sus emisiones de Co2 son tremendas. En concreto, el avión de pasajeros emite 285 gramos de CO2 por persona y kilómetro de media, una auténtica barbaridad en cifras. Según la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI), citada por la 'BBC', un vuelo de clase económica desde Londres hasta Nueva York emite aproximadamente 0,67 toneladas de CO2 por pasajero. La aviación contribuye con alrededor del 2% de las emisiones mundiales de carbono del mundo, según la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA).

Tren

Por su parte, aunque no es totalmente limpia su energía y tiene emisiones contaminantes, el tren sólo produce unos 14 gramos de Co2 por pasajero y kilómetro recorrido. Estamos hablando que son 20 veces menos que las emisiones de un tren de media por viajero. Un viaje en tren de Londres a Madrid emitiría 43 kg de CO2 por pasajero. En cambio, en avión esta cifra sería de 118kg (o de 265kg si se incluyen emisiones que no sean CO2), según EcoPassenger.

Coche

En realidad hay que hablar de vehículos rodados que utilizan las carreteras. En este gran grupo, los más contaminantes son, por este orden, camiones, autobuses, furgonetas, coches y motocicletas. Un camión llega a emitir de media 185 gramos de CO2 por pasajero y kilómetro, casi tanto como un avión, y miles de ellos recorren continuamente nuestras carreteras por motivos de logística. Los coches tipo turismo no emiten mucho, pero como llevan pocos pasajeros, la media de C02 por pasajero y km se eleva a 104 de media. Las motos, pese a pequeño volumen, emiten unos 75 gramos. Como sólo llevan a una persona, máximo 2, la proporción es muy contaminante en comparación con un coche un autobús. Los autobuses emiten 68 gramos porque baja la media al haber muchos pasajeros en ellos. Sobre el debate si son más perjudiciales para la salud los motores diésel o los gasolina, los primeros son peores. Emiten más C02 y además emiten partículas de NOx (óxido de nitrógeno), que son muy nocivas para el aparato respiratorio del ser humano.

Barco

Los transportes por vía marítima contaminan poco pero depende, lógicamente, de si usan combustible para su movimiento. Un ferri emite 18 gramos de CO2 por kilómetro por cada pasajero, menos que un autobús, por ejemplo. Sin embargo, en el ranking de los peores medios contaminantes globales están los cruceros, que contaminan y mucho. Emiten de media 251 gramos de Co2 por pasajero/kilómetro, casi tanto como un avión.

Resumen de emisiones según la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA):

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.