www.diariocritico.com
Debate de la 'SER': la izquierda se levanta contra el 'apaleo a la democracia' de Monasterio
Ampliar
(Foto: SER)

Debate de la 'SER': la izquierda se levanta contra el "apaleo a la democracia" de Monasterio

viernes 23 de abril de 2021, 13:11h

Si abrupto empezó, de forma similar terminó. El debate de la 'Cadena SER' cerró con anticipo después de que Ángel Gabilondo y Mónica García se solidarizaran con Pablo Iglesias y anunciaran su voluntad de abandonar el estudio.

El líder de Unidas Podemos había hecho lo propio antes de entrar en materia propositiva como respuesta a la negativa de Rocío Monasterio a retractarse por dudar de las amenazas -con balas incluidas- recibidas por el ex vicepresidente del Gobierno.

“Permitir que sigan en el debate es blanquearlos y contribuir a la globalización del fascismo”, lanzó el candidato de UP cuando ya enfilaba la salida. Los cabezas de lista de PSOE y Más Madrid no dejaron su silla vacía entonces, pero a la vuelta de la pausa de publicidad rehusaron seguir compartiendo espacio con la candidata de Vox.

📊🗣️ ¿Qué le ha parecido lo ocurrido en el debate en la SER de Madrid? ¿Quién tiene razón?
Vote aquí 👇🏻👇🏻👇🏻
http://www.diariocritico.com/encuestas/?id=40

“No quiero pasar ni un minuto más con usted en este plató y haré lo posible por que su odio no llegue a las pizarras de mis hijos”, manifestó Mónica García. Pese a los ruegos del candidato de Ciudadanos, Edmundo Bal, para proseguir con la tertulia y “no hacer el juego a la señora Monasterio”, la decisión era firme. Ángel Gabilondo enfatizó en la importancia de “mandar un mensaje superior a las propuestas: tenemos que estar con los que han sido amenazados”.

La conductora del debate, Ángels Barceló, asumía que la segunda parte del encuentro nacía muerta y daba paso a los alegatos finales de manera precipitada. “No se puede mantener un debate cuando alguien está apaleando la democracia”, expuso la candidata de Más Madrid en referencia a la política de Vox.

La aludida no quiso marcharse sin cargar contra la “dictadura de la SER” por su “censura a las cuñas de Vox por incluir la palabra "mena".

La actualidad manda y la presencia de Pablo Iglesias en la sala obligaba a que se expresara sobre las amenazas que tanto él como el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, y la directora de la Guardia Civil, María Gámez, han sufrido vía carta postal en las últimas horas. "Esto es muy grave. La impunidad hace que esto vaya a más", ha advertido el mandatario de Unidas Podemos, a quien la nota recibida sentenciaba "a la pena capital por dejar morir a nuestros padres y abuelos". La intimidación no solo se dirigía contra él. También a sus padres y mujer.

Tan solo Mónica García tuvo tiempo de traladar su apoyo al exvicepresidente antes de su marcha. "La política del odio hace mella en nuestra convivencia", reflexionaba la de Más Madrid. Tomó la palabra entonces Rocío Monasterio, que condenó "todo tipo de violencia". Estas fueron las únicas palabras de condescendencia que dedicó a Iglesias. No se retractó por poner en tela de juicio la veracidad de las amenazas y lo retó irse alegando que "es lo que están deseando muchos españoles". "Si es tan valiente, levántese y lárguese", incidió.

Ángels Barceló intentó hacer cambiar de opinión a Pablo Iglesias, que ya había alcanzado la puerta para ese momento. Recordó a la líder regional de Vox el carácter democrático de los debates electorales y Monasterio le soltó un primer ataque: "¿Es una presentadora o una activista, cogiéndolo de la manita?". No hubo vuelta atrás y Unidas Podemos se quedó sin representación en la mesa.

Se reanudó el diálogo y con él las muestras de afecto al candidato morado. "Es impresentable venir en esta actitud de provocar, ni aunque gane votos con eso, porque hay cosas por encima de las urnas, como los valores o los principios", afirmó rotundo Ángel Gabilondo. Edmundo Bal censuraba las amenazas "con vehemencia y sin ningún matiz" al tratarse de una "coacción frente al ejercicio de derechos fundamentales".

"¿Tan mal le van las encuestas para tener que montar este numerito y sacar permanentemente el odio y la mentira?", cuestionó la cabeza de lista de Más Madrid. "Le han mandado balas y usted sonriendo, qué verguenza y qué aberración", ahondó. La compañera de filas de Santiago Abascal no se achantó. "Quítese esa cara de amargada, que está usted amargada", le dijo envalentonada. "¿Y si prueba a ser educada?", se oyó de fondo al representante socialista.

El tema quedó zanjado hasta la vuelta del descanso, cuando Gabilondo y García tuvieron la determinación que no exhibieron al principio y el debate concluyó. Durante la hora en la que sí pudieron dialogar sobre gestión de la pandemia y medidas restrictivas, Sanidad y Educación, los madrileños solo pudieron escuchar una propuesta nueva -de Más Madrid-, con respecto a las ya anunciadas en campaña. Poco contenido y menos formas.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

2 comentarios