www.diariocritico.com
Él y yo...

Él y yo...

¿Novecientos mil millones de dólares y su hospital en un estado mendicante?


Pertenecía él al Partido Comunista. Yo, viniendo de una familia acomodada -gracias al tesón, honradez y ahorro de mis padres-, debería ser un aristócrata burgués, copeyano o tal vez monárquico; lo que fuera, pero responsable y estudioso como el que más. Suficiente para atizarme frecuentes cuchufletas. Cumplía él con su deber hospitalario y yo con el mío. Para ambos era artículo de fe y ello nos unía. Pertenecía a lo que jocosamente llamábamos la "izquierda viajera" pues a pesar de ser escuálido entonces, convivía saludablemente conmigo y otros, y a costa de la democracia, viajaba a todas partes, gastos incluidos, se entiende.

Ahora yo pertenezco al vil grupo médico venezolano, desalmado, dispuesto a asaltar a cualquier enfermo que pase el dintel de esa puerta. Vivan los cubanos. Él, elevado a un cargo de suma importancia, sigue viajando y mantiene distancias que no debería, pues nos conocemos bien. Yo, sostengo mis principios de honradez, dignidad y responsabilidad con mis pacientes más desasistidos. Con un ferrete candente me fue tatuado en el alma la palabra servir. Espero que hoy, él también pueda percibir la realidad. Comparar sus compañeros y aquel que fuera su hospital, con el que es ahora y con sus camaradas del presente. Y me pregunto, en la tranquilidad de la noche ¿Qué pensará de todo lo que ocurre a su país? ¿Estará dispuesto a tapar el sol con un dedo: las corruptelas, la insania presidencial? ¿Novecientos mil millones de dólares y su hospital en un estado mendicante?

Sigo atendiendo mis pacientes "míos" con el mismo cariño y la misma diligencia que él conoció. Sabe que nunca ocupé cargos de poder, que no hablo paja y que soy sincero. Quizá, hasta podría habérsele secado la mucosa nasal para no percibir el hedor de la corrupción&

[email protected]

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios