www.diariocritico.com

En el Congreso de EEUU parecen estar próximos a pronunciarse al respecto

A aprobar acuerdo para industria automotriz

A aprobar acuerdo para industria automotriz

A aprobar acuerdo para industria automotriz El Congreso de Estados Unidos parecía prepararse el sábado para pronunciarse la semana próxima sobre un plan de rescate de la industria automotriz.

Este sábado se alcanzó un "acuerdo de principio" para el voto de una ayuda a las firmas automotrices, según una fuente cercana a los legisladores demócratas.

"No hay acuerdo definitivo, sino un acuerdo de principio", dijo a la AFP esta fuente que rehusó indicar una cifra.

Sin embargo, a pesar de los 34.000 millones de dólares solicitados por las empresas, el Congreso podría en una primera etapa desbloquear un mínimo de 15.000 millones, durante un voto de las dos cámaras del Congreso.

Dos de los tres grandes fabricantes de Detroit (Michigan, norte), General Motors (GM) y Chrysler, advirtieron que podrían verse enfrentados a la quiebra antes de fin de año si no recibían ayuda por parte de los poderes públicos.

Solamente GM, reclama un total de 18.000 millones, de los cuales 8.000 antes de enero de 2009. Chrysler dice necesitar por su parte 7.000 millones para hacer frente a sus vencimientos en el primer trimestre de 2009.

Ford, menos afectada a corto plazo, pide una línea de crédito de 9.000 millones que espera no tener que usar.

El Congreso podría liberar de urgencia al menos 15.000 millones de dólares para GM y Chrysler, antes de que el presidente electo Barack Obama y su fortalecida mayoría demócrata en la Cámara de Representantes y el Senado entren en funciones en enero y elaboren un plan de recuperación a mayor plazo para el sector.

Pero antes de esto, los demócratas deben llegar a un compromiso con la oposición republicana y el gobierno de George W. Bush, cuya postura es la de no sacar dinero de los fondos del plan de rescate de los bancos de 700.000 millones de dólares votado en octubre, tal y como desean los demócratas.

Para salir del punto muerto, los demócratas han suavizado sus posturas declarándose abiertos a "opciones múltiples de financiamiento".

Es decir, dan un paso hacia los republicanos que quieren sacar dinero de un fondo de 25.000 millones de dólares votado en septiembre para desarrollar "tecnologías avanzadas", que ahorren energía, y que todavía no fue distribuido a los constructores.

Aunque los demócratas imponen condiciones: "no permitiremos ningún préstamo sobre el programa de desarrollo de tecnologías avanzadas sin una garantía de reembolso de los fondos en un plazo de varias semanas", indicó el viernes de noche en un comunicado la presidenta de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi.

Entre las demás fuentes de financiación posibles a las que no renuncian los demócratas, se encuentra el plan de rescate pero también los dispositivos de préstamo de la Reserva Federal, cuyo desbloqueo depende de una simple firma de la administración saliente.

"Me preparo para que un proyecto de ley de este tipo sea sometido a voto en la Cámara (de Representantes) la semana próxima", anunció Pelosi, tras una larga jornada de audiencias en el Congreso de los dirigentes de los tres grandes grupos.

La presidenta de la Cámara estimó que las pésimas cifras del desempleo publicadas el viernes en Estados Unidos --las peores desde 1974-- evidenciaron la necesidad de brindar ahora una ayuda "limitada" a los constructores.

De acuerdo esta vez con el conjunto de la clase política, Pelosi estima, sin embargo, que el dinero liberado debe ser sometido a una estricta vigilancia en lo que a su uso se refiere y que debe emprenderse una drástica reforma del modelo económico de los constructores automotores.

Los "tres" de Detroit también pidieron el viernes unos 5.000 millones de dólares estadounidenses a las autoridades canadienses para reestructurar sus actividades en la provincia de Ontario, corazón de la industria automotriz del país, según medios locales.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios