www.diariocritico.com

Mickelson gana la partida a Tiger

Phil Mickelson terminó su actuación en el Masters con una tarjeta de 67 golpes, uno menos que Tiger Woods en un día en el que las dos estrellas mundiales compartieron partido. Mickelson pudo hacer un roto al campo, pero falló especialmente en el putt.
Era el foco de atención de las televisiones y de miles de aficionados. Tiger y Mickelson cara a cara en la última ronda del Masters a la caza de los líderes. Ambos estaban a siete golpes y poco a poco fueron comiendo terreno hasta alcanzar la posición que se esperaba días antes.

Mickelson comenzó arrollador, con una primera vuelta de 30 golpes, el récord del campo, gracias a seis birdies y ni un error. Especialmente mágico fue el segundo golpe en el hoyo 7, cuando esquivó los árboles y dejó la bola dada para hacer el tercer birdie del día. Para entonces ya estaba con -9 a dos golpes de Cabrera y Perry.

Mientras, Tiger también puso ganas, pero se le veía más ausente. Con birdie en el hoyo 2 intentó seguir el ritmo de Mickelson, pero sus putts no entraban y encima sufrió una corbata de nudo Wilson en el hoyo 7. En todo caso lanzó un zarpazo en el 8 con un eagle después de un putt celebrado a lo grande.

La primera vuelta, con -6 para Mickelson y -3 para Tiger dejó entrever que la cacería estaba ya totalmente abierta. Paro con par en el 10 y en el 11, el Amen Corner provocó un temblor. Mickelson se fue al agua en el 12 y cometió un doble bogey que le devolvió a la tierra. En el 13 ambas estrellas tuvieron el eagle en la mano pero la bola pasó de largo.

Tras el par del 14, con opción de birdie para Mickelson, el 15 otra vez fue clave. El zurdo falló un eagle cantado, y Tiger tampoco pudo culminar su oportunidad de restar dos. Ambos hicieron birdie. En el 16 Tiger volvió a restar y provocó que la grada enloqueciera. Pero fue todo una ilusión porque los bogeys en el 17 y en el 18 con errores en el aproach y en el putt le dejaron con -8.

Mickelson, por su parte, no había dicho la última palabra y tuvo opción de birdie en el 17, una opción que se desvaneció, mientras que en el 18 también falló para hacer bogey y terminar con -9.

Un partido con momentos mágicos que por algún instante hizo pensar en una remontada épica porque los líderes no terminaban de romper el cascarón. Al menos el último día las dos estrellas dijeron basta y demostraron ser el núero uno y el número dos del mundo. Esta vez Mickelson ganó la partida a Tiger.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios