www.diariocritico.com

Revista de Actualidad

Obama deja el protocolo en casa

Obama deja el protocolo en casa


Saludó con efusividad a los niños y casi pasó por alto las banderas de México y EE.UU. en la revista militar, pero los desencuentros con el protocolo solo lograron hoy que Barack Obama luciera cercano durante su fugaz visita oficial a México. El mandatario estadounidense -sin su esposa Michelle- sacó a pasear la mejor de sus sonrisas y recorrió regio el alfombrado rojo sobre el césped de Los Pinos, morada oficial de la Presidencia mexicana. Acompañado por su homólogo mexicano, Felipe Calderón, llegó al estrado y se lanzó cálido a estrechar la mano de la primera dama anfitriona, Margarita Zavala, plena de alegría. A su lado, el habitualmente serio y adusto secretario mexicano de Gobernación (Interior), Fernando Gómez Mont, esbozó una tenue sonrisa.

El presidente de EE.UU. se llevó solemne la mano al corazón con el primer acorde de las "Barras y Estrellas", mientras la explanada Gustavo A. Madero, flanqueada por gradas de niños y acicalados invitados, enmudecía para contemplar el momento. Fotógrafos y cámaras, apelotonados, batallaban para captar cada pose, cada gesto, cada sonrisa de Obama. El mandatario adelantaba sus manos, o señalaba un punto y, matemáticamente, se escuchaba una algarabía de "clicks". Tras los discursos en los que ambos presidentes se declaraban mutua admiración, Obama desfiló como una estrella de Hollywood junto a Calderón y se detuvo entusiasta junto a las gradas de niños, como tentado de ofrecerles dulces si los llevara en el bolsillo.

Al llegar ante la bandera mexicana, Calderón se paró, lo que pilló a Obama un paso por delante, a punto de volarse el protocolo. Diligente, se paró y secundó el saludo militar del mexicano a su lábaro patrio con una inclinación de cabeza. Segundos después se adelantó también a la bandera estadounidense y, como antes, hubo de retroceder dos pasos para rendirle homenaje. Un último trecho ante la tribuna de los reporteros gráficos y ambos presidentes se pierden en la lejanía. La calidez de Obama contrasta con el carácter relámpago de su visita, de menos de 24 horas, antes de la Cumbre de las Américas en Trinidad y Tobago. El Air Force One aterrizó pasada la una de la tarde en el aeropuerto capitalino. De ahí, Obama subió a un helicóptero que lo trasladó al militar Campo Marte, y recorrió el corto trayecto hasta Los Pinos a bordo de "la Bestia", su limusina ultrablindada.

Las recepciones a líderes extranjeros tienen lugar por norma en Palacio Nacional, majestuoso inmueble del corazón capitalino, el Centro Histórico; junto al Zócalo, la mayor plaza pública de América Latina, de peregrinaje obligatorio para cualquier manifestante. El cambio fue agradecido por los automovilistas de la ya de por sí congestionada metrópoli, fortificada por miles de policías. Ambos mandatarios ofrecieron una rueda de prensa, en la que el estadounidense respondió calmado a las andanadas de los periodistas sobre el muro fronterizo, Cuba, y las armas de asalto en EE.UU.

La agenda continuó por la noche con una cena en el Museo de Antropología -apenas una hora y cuarto según el programa- causa de polémica entre la clase política mexicana por las escasas invitaciones cursadas. México se convirtió así en la primera aventura latinoamericana de Obama, quien, a falta de baños de masas como en su gira por Europa, concentró su simpatía en una soleada mañana para los presentes. Más la conferencia de prensa Y la cena, que apretada a las 23:00 de este 16 de abril ahí va:

Le cena que dio Calderón a Obama y sus notables invitados

El presidente mexicano, Felipe Calderón, elogió la noche de este jueves a su homólogo estadounidense Barack Obama como un líder mundial con "la inteligencia y el carisma" para enfrentar los problemas actuales del mundo. "Se que ha sido provisto con la inteligencia, la sencillez y el carisma suficiente para enfrentar los problemas de la era actual", dijo Calderón al hablar en la cena de gala que le ofreció el gobierno mexicano y con la que concluyen las actividades oficiales del mandatario estadounidense en México.  El mandatario mexicano consideró que esta "es una de las pocas ocasiones de la historia tan compleja de nuestras naciones en que ambos presidentes podemos tendernos la mano y hablar con la verdad". El presidente mexicano y su esposa, Margarita Zavala ofrecieron a Obama y a su delegación una cena en el Museo Nacional de Antropología, donde ambos mandatarios realizaron un recorrido por la sala Mexica, una de las once que albergan joyas arqueológicas mexicanas. 

A la cena asistieron unos cien invitados. La élite empresarial y política de México, entre ellos el ingeniero Carlos Slim, tercer millonario más acaudalado del planeta, quien se distingue por su preocupación por México, sus inversiones para crear empleos y sus actos filantrópicos; Lorenzo Servitje, Lorenzo Zambrano, Valentín Diez Morodo, Ricardo Salinas Pliego, Claudio X González, Armando Paredes, del Consejo Coordinador empresarial; los  líderes senatoriales del PRI Manlio Fabio Beltrones y del PAN Gustavo Madero; la dirigente del PRI Beatriz Paredes, el líder de la fracción del PRI en la Cámara de Diputados Emilio Gamboa, el presidente de la mesa directiva de la Cámara de Diputados, César Duarte; el presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Guillermo Ortiz Mayagoitia; el titular del IFE Leonardo Valdez Zurita, el líder de los trabajadores petroleros Carlos Romero Deschamps. Entre los gobernadores estuvieron el de Michoacán Leonel Godoy; la mandataria estatal de Zacatecas Amalia García; el gobernador de Nuevo león José Natividad González Parás; el de Baja California José Guadalupe Ozuna Millán, de Chihuahua José Reyes Baeza y de Tamaulipas, Eugenio Hernández. Por el lado de la intelectualidad estuvieron en la cena con el presidente de Estados Unidos Barack Obama el Premio Nóbel de Química Mario Molina Montes; el Nóbel de Literatura Gabriel garcía Márquez, el escritor Enrique Krauze.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios