www.diariocritico.com
Alemania califica de 'interesante' la oferta que hizo Fiat sobre Opel

Alemania califica de "interesante" la oferta que hizo Fiat sobre Opel

Alemania califica de "interesante" la oferta que hizo Fiat sobre Opel Cinco días después de cerrar el acuerdo definitivo con Chrysler, Sergio Marchionne, consejero delegado de Fiat, está en Alemania para intentar otro salto mortal, la absorción de Opel, que llevaría a la empresa italiana a convertirse en gigante mundial, el segundo por detrás de Toyota. Desde hace tiempo, el ejecutivo italo-canadiense había manifestado su interés por Opel, pero siempre había pospuesto el cortejo a la espera de "tiempos mejores".

Ayer, sin embargo, se reunió con el ministro de Economía alemán, Karl-Theodor zu Guttenberg, para explicarle su plan, que el ministro calificó como "interesante". Consiste en separar la parte de Fiat, con sede en Turín, que fabrica automóviles de la empresa madre para constituir una nueva sociedad junto a Opel que debutaría en Bolsa antes de septiembre. De cuajar, el nuevo grupo facturaría 80.000 millones de euros, tendría 160.000 empleados y una producción de seis millones de coches con 12 marcas distintas, presente en todos los mercados.

Fuera del acuerdo quedarían las demás divisiones de Fiat, camiones, maquinaria agrícola y coches de lujo (Ferrari y Maserati). El nuevo grupo contaría con las 10 plantas de General Motors en Europa y con las 11 de Fiat, casi todas en Italia, y reduciría sólo el número de empleados en una de las plantas alemanas, en una cifra todavía sin cuantificar pero "no dramática".

Sobre la mesa, dijeron fuentes sindicales, Marchionne ha puesto 1.000 millones de euros, una cifra sustancialmente más elevada que los 750 millones que se habían barajado en los últimos días. La casa italiana no quiere endeudarse, explicó Zu Guttenberg, y planea pedir garantías crediticias a los países que cuentan con fábricas de producción y ensamblaje, entre ellos España.

Marchionne estima que la asunción de la deuda y los fondos de pensiones de Opel requeriría un crédito de entre 5.000 y 7.000 millones de euros, aunque todavía es pronto para cuantificar las necesidades financieras. El Gobierno alemán, a través de Ulrich Wilhelm, portavoz de la canciller Angela Merkel, ha dicho que acogerá "favorablemente" todas las ofertas para Opel. La semana pasada, el grupo austro-canadiense Magna presentó un borrador para una posible adquisición. Alemania ha puesto condiciones a los aspirantes: no cerrar ninguna fábrica en territorio alemán, especificar el lugar de la nueva sede y mantener la marca Opel. El consejero delegado de Fiat no oculta que la fusión sería un "matrimonio perfecto" desde el punto de vista industrial y de la ingeniería. Hace ya tiempo anunció que Fiat no puede seguir sola porque, según su teoría, sólo sobrevivirán cinco o seis fabricantes a nivel mundial, los que coloquen en el mercado unos seis millones de coches al año.

Marchionne tomó la gestión de Fiat en 2004 y de una situación de números rojos ha pasado a ganar 1.700 millones en 2008.

Chrysler consigue fondos por 4,500 mdd

Chrysler obtuvo un permiso para acceder a 4,500 millones de dólares de préstamos para empresa en bancarrota de los gobiernos de Estados Unidos y Canadá, lo que la acerca más a una planeada venta a la automotriz italiana Fiat SPA.

El fabricante estadounidense de automóviles pidió a un tribunal de quiebras de Estados Unidos una vista rápida de sus planes de venta a la italiana Fiat, una propuesta que causó el lunes el rechazo inmediato de algunos acreedores.

Chrysler se declaró el jueves en bancarrota y planea salir de la protección judicial en sólo 30 días, bajo la dirección de funcionarios del Gobierno del presidente estadounidense, Barack Obama.

La empresa pidió al juez que fije una audiencia a partir del 21 de mayo para aprobar la venta de la mayoría de sus activos, valorados en 2,000 millones de dólares (unos 1,500 millones de euros), lo que despejaría el camino para una fusión con Fiat, según documentos presentados al Tribunal.

Chrysler planea vender sus mejores activos a una nueva empresa de propiedad de sus sindicatos, Fiat y el Gobierno.

Aprobó el pedido de Chrysler para acceder a los fondos de los gobiernos, así como la autorización para realizar pagos esenciales a proveedores, concesionarios y de impuestos.

Se aplazó una vista sobre el procedimiento de venta solicitado por la empresa hasta las 19:30 GMT del martes.

"Aún tenemos una coalición muy frágil para llegar desde aquí hasta allí", dijo el lunes Corinne Ball, abogada de bancarrota de la empresa, antes del comienzo de una audiencia.

Fiat tendría una participación inicial de un 20% en la nueva Chrysler y luego la ampliaría a un 35%. Se espera que el presidente ejecutivo de Fiat, Sergio Marchionne, dirija las operaciones de la empresa combinada.

Chrysler también ha pedido al tribunal que apruebe una multa de 35 millones de dólares para Fiat en caso de que fracase el acuerdo.

"A falta de una venta rápida aprobada en las próximas semanas, el valor de los activos de los deudores caerá rápidamente y se perderá la capacidad de alcanzar una venta de intereses", dijo la compañía en documentos que apoyaban la venta a Fiat.

La automotriz estadounidense, que ha estado funcionando con 4,000 millones de dólares en préstamos de emergencia del Gobierno, no consiguió la semana pasada un acuerdo con todos sus acreedores garantizados para reestructurar su deuda, lo que la llevó a solicitar la protección judicial.



¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios