www.diariocritico.com

A dos días del encuentro que busca destrabar el conflicto por Botnia

Uruguay lleva “espíritu dialoguista” a Madrid

Uruguay lleva “espíritu dialoguista” a Madrid

Uruguay acudirá con una agenda abierta y espíritu dialogante pero firme a la reunión auspiciada por el rey Juan Carlos en la capital de España sobre el conflicto con Argentina por una planta de celulosa, dijo hoy su ministro de Exteriores, Reinaldo Gargano. El canciller hizo estas declaraciones durante el consejo de ministros abierto que tuvo lugar en la ciudad de Libertad, un día antes de partir hacia la capital de España, donde se celebrarán las reuniones del miércoles al viernes.

"Naturalmente que iremos abiertos al diálogo pero firmemente decididos a defender el derecho soberano del país a reglar las normas", en relación con el desarrollo productivo para crear trabajo y respetar el medio ambiente y el derecho internacional, afirmó el jefe de la diplomacia uruguaya. Gargano se mostró firme y recordó que el Ejecutivo uruguayo ha cumplido estrictamente con todas las reglas internacionales de medio ambiente, "como lo prueban seis informes", dijo.

Reiteró que su gobierno ofreció al argentino el control conjunto de las obras y el funcionamiento de la planta de Botnia, "algo inédito, muy generoso y demostrativo de la buena voluntad de superar el diferendo", afirmó. "Es facilitar al vecino, que comparte la administración del río Uruguay con nosotros, que intervenga en la construcción y la gestión de una planta sobre territorio uruguayo, donde el gobierno uruguayo ejerce la soberanía y es de acuerdo a sus leyes que se deben construir las plantas y se deben construir las mismas", insistió.

El canciller destacó también que la controversia debe ser superada para evitar la pérdida de "centenares de millones de dólares como consecuencia de los cortes de los puentes". Desde hace cinco meses, vecinos de la orilla argentina del río Uruguay cortan uno de los puentes e intermitentemente los otros dos que unen ambos países, lo que ha causado millonarias pérdidas a las arcas uruguayas por la interrupción del comercio y el freno a miles de turistas.

Según datos del ministerio de Turismo, este año dejaron de veranear en Uruguay 40.000 turistas argentinos por miedo a sufrir las dificultades de los cortes de ruta.

El caso se halla en la Corte Internacional de Justicia de La Haya (CIJ) desde mayo de 2006, cuando Argentina presentó una denuncia por considerar que la actividad de las papeleras viola el tratado que sobre ese río firmaron ambos países en 1975.

En julio de ese año, la CIJ denegó a Argentina la petición de paralizar las obras de forma preventiva hasta que se tramitase el contencioso. La CIJ también rechazó el 23 de enero pasado una petición de Uruguay para que el Gobierno argentino pusiera fin a las interrupciones de tráfico con las que los que vecinos de la localidad de Entre Ríos protestan por la construcción de una papelera.

Esta decisión, según la CIJ, "de ningún modo" afecta a la jurisdicción de la Corte en lo referente la cuestión de fondo que enfrenta a ambos países en la corte

Las autoridades de Buenos Aires y Montevideo están enfrentadas desde hace tres años por la instalación de dos plantas de celulosa en la orilla uruguaya del río Uruguay frente a las costas argentinas.

El Ejecutivo de Néstor Kirchner considera que las plantas contaminarán y logró que fuera reubicada la que pensaba construir la empresa española Ence, pero no la de la finlandesa Botnia.

En la pasada Cumbre Iberoamericana, que se celebró en Montevideo en noviembre, Kirchner solicitó al Rey de España su mediación en el conflicto y éste aceptó aplicar sus "buenos oficios" y actuar de "facilitador".

El monarca designó al embajador español Antonio Yáñez-Barnuevo para que acercara a las partes y se estableció la mesa de diálogo de esta semana en Madrid.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios