www.diariocritico.com

La 'otra cara' de la Conferencia de Presidentes

ZP, vestuario en el Senado

Las Conferencias de Presidentes se sabe cuando comienzan, pero no cuando acaban y, desde luego, no finalizan nunca según el horario oficialmente previsto. Lo malo de este caso es que el presidente Rodríguez Zapatero tenía que asistir, inmediatamente después de la Conferencia, a una recepción en el Palacio Real en honor del presidente de la República de Vietnam, con asistencia de los Reyes. Se prolongaba tanto la discusión en el Senado con los presidentes autonómicos y los agentes sociales que Zapatero tuvo que pedir a los servicios de Moncloa que le trajeran el frac al Senado, para cambiarse de traje en alguna dependencia, ganar tiempo y poder asistir así a la recepción al vietnamita… menos tarde de lo previsible. Lo único bueno es que el Senado está a escasos metros del Palacio Real.


Los presidentes del PP unificaron criterios

Tenían prisa y, a los postres, se disculparon ante el presidente del Senado, Javier Rojo, - anfitrión del almuerzo- y el del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, para poder estudiar el documento que momentos antes se les había entregado con las propuestas sobre empleo para debatir por la tarde en la reunión de la IV Conferencia de Presidentes.

El portavoz en esta ocasión fue el gallego Alberto Núñez Feijóo, que fue quien habló en nombre del resto de sus compañeros, Pedro Sanz (La Rioja); Esperanza Aguirre (Madrid); Francisco Camps (Valencia); Ramón Luis Valcárcel (Murcia), Juan Vicente Herrera (Castilla y León); Juan Jesús Vivas (Ceuta) y Juan José Imbroda (Melilla), que mantuvieron una reunión durante aproximadamente media hora en una dependencia contigua a la que acoge la Conferencia. A la 'cumbre' asistieron también algunos consejeros económicos de los Gobiernos autonómicos del PP, así como el coordinador de Política Autonómica del partido, Juan Manuel Moreno.

La sesión de la tarde comenzó alrededor de las 16:30 horas con la ausencia de los barones del PP que llegaron un poco más tarde por culpa de su ‘cumbre’ interna.


Un almuerzo "muy cordial"

Lo cortés no quita lo valiente y la comidad de 'fraternidad' que celebraron en el Senado los presidente autonómicos con el presidente de la Cámara alta, Javier Rojo y con Rodríguez Zapatero, se desarrolló en un ambiente "muy codial", según comentaron algunos de los asistentes a este diario e-Xclusivo.

Así, frente a unas vieiras y un rico mero los presidentes del PP se relajaron y compadrearon incluso con los del PSOE, demostrando que una cosa es la confrontación política y otra muy distinta la representación institucional que ostentan.

La más dicharachera, Aguirre, como siempre. Y el más discreto y correcto, el gallego Nuñez Feijóo cuyo 'talante' moderado ha sido muy alabado por los presidente autonómicos socialistas.


Las duras intervenciones de Sanz y Valcárcel

Las intervenciones más duras fueron, según asistentes a la reunión, las que protagonizaron los presidentes de La Rioja, Pedro Sanz, y de Murcia, Ramón Luis Valcárcel, ambos del PP. El primero reprochó al presidente del Gobierno que haya tardado más de tres años en volver a convocar una cumbre autonómica como la que este lunes se celebra en el Senado y que tampoco haya celebrado ningún debate en la Cámara Alta con los presidentes de la Comunidades para debatir asuntos de trascendencia, como la financiación autonómica, el desempleo, o la subida de impuestos.

Sanz, además criticó el hecho de que no hubiera llegado a la cita con un documento previo para discutir, como han hecho los dirigentes del PP. Su intervención fue explicada por el propio barón riojano durante la rueda de prensa que ofreció junto al gallego Núñez Feijóo, pero con palabras mucho más subidas de tono.

Por su parte, Ramón Luis Valcárcel -al igual que el valenciano Francisco Camps-, se centró en el problema del agua, un asunto especialmente complejo que ha enfrentado a algunas comunidades gobernadas por el PSOE, como Castilla-La Mancha, en donde se oponen al trasvase. Precisamente, la exclusión de este tema de los documentos que a última hora de la mañana presentó el Gobierno para su debate causó un hondo malestar entre los presidentes regionales populares.


Un menú ‘presidencial’


Juntos y hasta revueltos. Así ha sido el almuerzo ¿fraternal? de los presidentes autonómicos y agentes sociales con el presidente del Gobierno y dos de sus vicepresidentes. El menú, el comedor oficial del presidente del Senado, Javier Rojo, ha sido de lo más ‘gallego’. He aquí lo que han degustado los próceres de la Patria:

- Tronco de Vieiras sobre verduras confitadas con carabinero asado y reducción de vinagre balsámico

- Taco de mero con guiso de habas y chipirones con chip de verduras crujientes

- Corona de frutas de temporada en gelé de cítricos y helado de chocolate

- Café y delicias

Y todo ello, claro, regado con Rioja tinto Viña Salceda y agua mineral.

Un menú que al gallego Núñez Feijóo le ha ‘encantado’, según dijo a Diariocrítico el propio presidente de la Xunta. Claro.


Los agentes sociales tendrán voz propia en la Conferencia de Presidentes

La Conferencia de Presidentes que se celebra este lunes en el Senado ha aprobado al inicio de su reunión el reglamento interno que sienta las bases para las futuras convocatorias del cónclave. Gracias a este nuevo formato podrán participar en las Conferencias representantes de los agente sociales, los máximos dirigentes de los sindicatos, UGT y CCOO, así como los de la CEOE y PYMES, como ha ocurrido por primera vez en esta cuarta convocatoria. La iniciativa ha sido del presidente del Gobierno que ha considerado oportuna su presencia para que aporten sus propuestas para salir de la crisis.

Hasta ahora no existía un órgano que sirviera como organizador de la Conferencia, la cual se había reunido sólo tres veces desde que el ex ministro Jordi Sevilla promoviera esta convocatoria en el primer gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero en octubre de 2004.

El Reglamento ha sido pactado por las comunidades de PP y PSOE en base al borrador elaborado por el Ministerio de Política Territorial, que dirige el andaluz Manuel Chaves, y regirá a partir de esta IV Conferencia de Presidentes que se celebra casi tres años después de la última, que se celebró el 11 de enero de 2007.

El nuevo Reglamento, establece una periodicidad anual de la convocatoria de la Conferencia de Presidentes y deberá ser convocada por el presidente del Gobierno. No obstante, se deja la puerta abierta a que puedan celebrarse también reuniones “extraordinarias” si el jefe del Ejecutivo lo considera pertinente o “a petición de la mayoría de los presidentes autonómicos”.

Habrá un Comité preparatorio que servirá como “examen previo de los asuntos que puedan incluirse en el orden del día de las sesiones de la Conferencia y la preparación de la documentación necesaria” y que estará integrado por el vicepresidente de Política Territorial y un consejero de cada gobierno autonómico.

El Reglamento establece que todos los acuerdos deben de ser adoptados por consenso por al menos dos tercios de los presidentes autonómicos (13). El objetivo del cónclave será “debatir sobre las grandes directrices de las políticas públicas, sectoriales y territoriales de ámbito estatal, sobre las actuaciones conjuntas de carácter estratégico, y sobre los asuntos de importancia relevante para el Estado de las Autonomías, que afecten a ámbitos competenciales estatal y autonómico”.

Otro de sus fines será potenciar las relaciones de cooperación del Estado con las comunidades autónomas”, así como “impulsar y orientar los trabajos de las conferencias sectoriales y de otros órganos multilaterales de cooperación”.


El Rey, a cuerpo gentil


Hacía frío, mucho frío en Madrid, y nevaba copiosamente, a más de más. Todos, agentes sociales, presidentes autonómicos, del Senado y del Gobierno…, todos, insistimos, con abrigo, paraguas, bufandas… todos, menos el Rey que descendió del coche a cuerpo gentil. Detrás de él bajo el Príncipe de Asturias, pero abrigado como Dios manda. El Rey no parecía sentir las inclemencias del tiempo y se quedó algún rato comentando cosas con el presidente del Senado y del Gobierno, aguantando todos la nevada y el tremendo frío del exterior. Eso sí que es devoción.


El abrazo de Rojo a Salgado


Especialmente efusivo estuvo el presidente del Senado con la vicepresidenta segunda y ministra de Economía, Elena Salgado: fue tal el abrazo que Rojo dio a Salgado que apenas la dejó respirar, lo que provocó comentarios jocosos, claro, en las filas periodísticas. Eso, desde luego, sí que es efusividad.


Esperanza Aguirre, la más ‘peripuesta’

Espectacular entrada –como suele ser habitual- la que hizo la presidenta de Madrid, Esperanza Aguirre. Llegó a la Plaza de la Marina Española paraguas en mano, pero publicitando el nombre de una conocida empresa –Acciona-, lo que destapó, claro está, todo tipo de comentarios. Ella, sonriente de oreja a oreja y mientras esperaba el turno para ser recibida con los honores protocolarios por Javier Rojo, aprovechó para estirarse la falda, colocarse el bolso y, en fin, arreglarse las prendas para posar –todo sonrisas- delante de la nube de cámaras allí congregadas. Genio y figura.


Camps ‘se coló’ a Patxi López

Como era de esperar, numerosas anécdotas se han producido en la apertura de esta Conferencia de presidentes. Una de las más comentadas fue de la acción del presidente valenciano, Francisco Camps, que ‘se coló’, literalmente, por delante del lehendakari vasco, Patxi López. El lehendakari había llegado paralelamente al presidente navarro, Miguel Sanz, y ambos esperaban para ser saludados por Javier Rojo. Pero, mientras Rojo saludaba protocolariamente a Sanz, el presidente valenciano, que llegó en ese momento, hizo un giro brusco y se coló a López. Los periodistas bromearon con el lehendakari: “Se te han colado, lehendakari”. López, con sumo humor, respondió: “Sí, nos apuñalan por la espalda”. Buen clima, desde luego.


Fernández Toxo ‘abrió’ las puertas del Senado

Si Fernández Vara fue el presidente autonómico más madrugador, el primero en llegar al Senado fue, sin embargo, el vicepresidente tercero, Manuel Chaves, que lo hizo a las 7.10 horas, en medio de una fuerte nevada. No estaban abiertas oficialmente las puertas del Senado, ni colocada la famosa alfombra roja. Pocos minutos después llegaba el primer invitado, el líder de Comisiones Obreras Ignacio Fernández Toxo, que, claro, a esas horas intempestivas –los agentes sociales habían sido citados a las 8.00 horas, no estaba el presidente del Senado para recibirle a ‘pie de obra’.


Fernández Vara, el madrugador

Arrancó la IV Conferencia de presidentes en un Madrid helado. Los presidentes autonómicos convocados por Zapatero comenzaron a llegar al Senado poco antes de las 8.00 horas, junto a los agentes sociales invitados a este acto. El más madrugador de todos fue el presidente de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, que fue el primero en llegar al edificio de la Plaza de la Marina Española. El último fue el presidente murciano, Ramón Luis Valcárcel. Fueron recibidos por el presidente del Senado, el socialista Javier Rojo, tras lo que todos compartieron un desayuno con el Rey Juan Carlos y el Príncipe de Asturias.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios