www.diariocritico.com

España jugará la final de la Copa del Mundo por primera vez en la historia

El salmantino Del Bosque capitanea el mayor éxito de nuestro fútbol

El salmantino Del Bosque capitanea el mayor éxito de nuestro fútbol

“Ilusión es mi camino, la victoria mi destino”, proclama la leyenda inscrita en el autobús de la selección española. Nunca ese fin había estado tan al alcance de la mano como este domingo en Sudáfrica. España jugará la final de una Copa del Mundo por primera vez desde que se inició este torneo allá por 1930. Puede resultar extraño que un país con tanta tradición futbolística como el nuestro no se hubiera proclamado ya campeón del mundo. Los fracasos e infortunios han protagonizado las actuaciones de la Roja en anteriores ediciones. La historia ha cambiado. España ha alcanzado la mayoría de edad, futbolísticamente hablando, claro está. Un hombre de la tierra, salmantino de nacimiento, Vicente Del Bosque lidera, con su habitual sobriedad y sentido común, un grupo de jugadores que están a un solo paso de hacer historia.

Las virtudes del seleccionador nacional se pueden resumir fácilmente. Sus primeras palabras tras la victoria en semifinales frente a Alemania, antes incluso de entrar a valorar el encuentro,  fueron para agradecer el trabajo realizado por sus predecesores en el cargo, según él, los principales artífices de este éxito. Algo digno de reseñar después de las críticas vertidas sobre él por el anterior seleccionador, Luis Aragonés. Evidentemente, ensalzó también la labor de los jugadores. Sin embargo, se retrae cuando él se convierte en destino de las alabanzas. Vicente Del Bosque encarna una serie de valores como la humildad, la templanza o la honestidad, difíciles de reconocer en el mundo del fútbol. Puede que los prejuicios prevalezcan.

Del Bosque no sólo destaca a nivel humano. Las decisiones tomadas por el técnico salmantino, algunas de ellas valientes e impopulares, han influido de manera muy positiva en el juego del equipo. Un claro ejemplo se encuentra  en el partido de octavos de final frente a Portugal. La entrada de Fernando Llorente desatascó un encuentro que hasta entonces había resultado muy parejo. En la semifinal, los defensas alemanes esperaban enfrentarse a Fernando Torres. Sin embargo, el seleccionador optó por dar entrada en el once al jugador del FC Barcelona, Pedro, que realizó un gran encuentro con su rapidez y verticalidad. La principal virtud de un entrenador de fútbol radica en saber sacar el máximo rendimiento de cada jugador. Probado queda que Del Bosque cumple esta máxima.

Vicente del Bosque no es el único representante de la Comunidad en el Mundial de Sudáfrica. Álvaro Arbeloa (Salamanca, 1983) y Juan Manuel Mata (Burgos, 1988) han tenido una presencia casi testimonial, pero han cumplido con su cometido dentro del grupo con absoluta profesionalidad. En próximas ediciones demostrarán sus cualidades con total seguridad.

¿Y el rival? La selección holandesa quiere resarcirse de las finales perdidas en Alemania- 74 y Argentina- 78. Llega al último partido tras disputar un torneo inmaculado con pleno de victorias. En cuartos de final eliminó a Brasil, palabras mayores. Dos jugadores repudiados y malvendidos por el Real Madrid el pasado verano son sus principales armas. Uno de los mejores centrocampistas ofensivos del mundo, Wesley Sneijder, puede culminar una temporada inmejorable con una hazaña nunca antes repetida, ya que nadie ha logrado ganar en un mismo año Mundial, Champions League, Liga y Copa. El extremo Arjen Robben destaca por su capacidad para desequilibrar al defensor por dentro y por fuera y, en forma, puede decidir un partido él solo. Holanda no es superior a España. El encuentro lo va a dominar la selección española, mientras que los tulipanes van a replegarse en busca de algún contragolpe para poder crear peligro.

El fútbol, siempre protagonista de debates, genera opiniones encontradas. Unos lo catalogan como un juego trivial que maneja cantidades insultantes de dinero. Otros lo convierten en poco menos que un modo de vida. Algo tendrá para desatar las pasiones de todo un país, que, en una difícil situación como la actual, resulta una buena  vía de escape.  El sello inconfundible de la Roja,  su juego técnico y vistoso mostrado en la semifinal frente a Alemania, no exento de rigor defensivo (sólo dos goles encajados), traerá a España por primera vez la Copa del Mundo. No lo duden.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios