www.diariocritico.com

Moncloa asegura que no se llevará a cabo esta semana

Capotazo de Zapatero a las constructoras: aplaza 'sine die' la reunión prevista para el miércoles

Capotazo de Zapatero a las constructoras: aplaza 'sine die' la reunión prevista para el miércoles

> La construcción supuso el 10% del PIB en 2009, pese a la crisis
> La petición de reunión surgió a iniciativa del ministro José Blanco
Las obras que rescata Blanco: Autovía del Cantábrico, Despeñaperros, Cádiz y A-2

Las constructoras se han puesto muy nerviosas. La indefinición de la inversión en infraestructuras que el Gobierno pretende recuperar y los problemas por impagos con los ayuntamientos han dado argumentos al 'lobby' constructor para forzar un encuentro con el presidente del Gobierno que estaba previsto para este miércoles, pero que finalmente, según fuentes de Moncloa, se ha aplazado 'sine die'.
Zapatero tenía previsto reunirse el miércoles 18 de agosto con los presidentes de las principales empresas constructoras, según había trascendido desde el sector. Los temas a tratar serían el recorte de obra pública y el retraso en los pagos por parte de los ayuntamientos, según las mismas fuentes que explicaron que la iniciativa había surgido del ministro José Blanco.

El ajuste del déficit público supuso un tijeretazo de 6.040 millones en obra pública, que no gustó nada al sector más tocado por la crisis. El recorte supone el retraso de entre uno y cuatro años del 20% de los contratos. Las comunidades más afectadas son Cataluña, Cantabria, Aragón y Castilla y Léon .en un momento en el que la Federación de Municipios (FEMP) ha emplazado también al Gobierno a levantar la restricción de crédito impuesta a partir de 2011 bajo amenaza de no poder pagar servicios básicos.

"En lo que respecta a los recortes en obra pública, la preocupación del sector es muy clara y se refiere a la inseguridad jurídica y económica que genera la suspensión de obras ya iniciadas", explicó una de las fuentes. "Vamos a pedir una negociación específica por proyectos, tratando de buscar alternativas a la suspensión como un abaratamiento de las obras o una ralentización".

La misma fuente, que defendió el efecto multiplicador sobre la economía de las actuaciones en obra civil, manifestó que la suspensión de obras supone gastos económicos y no se puede realizar de un día para otro.

La patronal Seopan, presidida por el que fuera asesor económico del presidente José Luis Rodríguez Zapatero, David Taguas, arremetió a finales de julio contra los recortes anunciados por el Gobierno y pidió ayudas públicas para reestructurar y garantizar la viabilidad del sector amenazando además con más de 115.000 despidos. Pese al notable descenso de la actividad, la construcción todavía supuso el 10 por ciento del PIB nacional en 2009, según datos de la patronal, y el 10,3 por ciento del empleo del país.

El mensaje pareció tener efecto ya que unos días después el presidente del Gobierno afirmó que podrían retomarse algunas de las obras que habían sido retrasadas o suspendidas en el marco del programa extraordinario de ajuste del déficit que llevó a suspender los ya citados 6.400 millones de euros de inversión en obra pública.

El anuncio de Zapatero produjo cierta desconfianza en los mercados, con una ampliación de los diferenciales de la deuda española y declaraciones de diversos miembros del gobierno.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios