www.diariocritico.com

Seopan dice que no fue convocada a la reunión

Las constructoras vuelven a la carga y alertan de la situación delicada del sector

Las constructoras vuelven a la carga y alertan de la situación delicada del sector

> Taguas (Seopan) propone aplicar ya el Plan extraordinario de Infraestructuras

> Reconoce que el sector estaba sobredimensionado y con márgenes reducidos

El presidente de la patronal de grandes constructoras Seopan, David Taguas, considera que el sector se encuentra "en un momento bastante delicado" y asegura que en los últimos meses la situación ha sido "extremadamente difícil". Taguas además, se ha desmarcado de la reunión que representantes del sector iban a mantener este miércoles con el presidente del Gobierno."Como Seopan no nos constaba esa reunión, yo no había sido convocado" a la misma, ha subrayado el ex director de la Oficina Económica de La Moncloa.
Taguas ha agregado que se trataría de un encuentro "de carácter privado" y que desconoce las causas de la cancelación.

El responsable de la patronal ha explicado que antes de que se anunciara el recorte de 6.400 millones de euros en obra pública, la construcción ya presentaba algunos problemas: el sector estaba sobredimensionado y con márgenes de beneficios reducidos. Ahora se suma además un "shock reducido de demanda y la nueva ley de morosidad", que tendrá "efectos masificados y puede provocar un número imprevisible de desaparición de empresas".

En términos de empleo, el último ajuste en inversión pública supondrá una pérdida de 72.000 puestos de trabajo en el corto plazo, y a dos años y medio se incrementará hasta 160.000 empleos.

Impulsar el PEI


Como alternativa al recorte de la inversión pública, para Seopan "la fórmula mejor para todos es la financiación privada de las infraestructuras". En este sentido, ha subrayado que la inversión en infraestructuras "tiene un retorno fiscal muy importante: de cada 100 euros que se gastan el retorno fiscal es de 59". Por ello, asegura que si el Plan Extraordinario de Infraestructuras (PEI) que impulsó el Gobierno "se pudiera poner en marcha, no habría que gastar dinero y supondría un retorno fiscal".

El plan supone una inversión de 17.000 millones en infraestructuras ferroviarias y carreteras entre 2010-2011, en la que los bancos no exigirán avales a las compañías concesionarias. Éstas financiarán con recursos propios al menos el 20% de la inversión inicial.

En todo caso, Taguas ha apuntado que "no quiere decir que sea fácil, porque requiere proyectos que sean financiables" y estén "muy bien definidos".

El presidente de Seopan señala que las empresas del sector son "optimistas" sobre el plan extraordinario y confían en que ahora que "las cosas han mejorado de una forma significativa en los mercados, el plan se pueda poner en marcha".
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios