www.diariocritico.com
Y, a todo esto, ¿qué dice el CNI?

Y, a todo esto, ¿qué dice el CNI?

En todo lo sucedido en el Sahara Occidental, la actitud del Gobierno español, de la oposición y hasta la de los organismos internacionales como el Consejo de Seguridad de la ONU, faltan datos para que la opinión pública entienda lo que está pasando.

La sombra de Al Qaeda, la posibilidad de que su “franquicia” del Sehel se instale en ese territorio está siendo utilizada por Marruecos, ante esos organismos, para no ceder en sus posiciones en la negociación con el Polisario de acuerdo con las resoluciones de la ONU para un proceso descolonizador que pasaría por un referéndum. Es cosa sabida.

Pero en el caso de los acontecimientos, sangrientos desde luego, en la capital del Sahara Occidental y la conculcación de los derechos humanos nos encontramos con una, por lo menos, sorprendente actitud del Gobierno español que basa su negativa a condenar la acción de Marruecos en la falta de información fehaciente por el impedimento del Gobierno de Marruecos a que entren periodistas independientes en la zona.

La verdad es que, si no fuera por lo trágico, una vez  más, la actitud del gobierno socialista parecería un chiste o una burla a la opinión pública española. Porque no parece lógico pensar que las decisiones de un ejecutivo, sobre todo en un caso de política exterior, se basen en las informaciones de los medios de comunicación.
Disponemos de unos eficaces servicios de información, sobre todo en el Magreb. En los países de la UE se ha valorado mucho la profesionalidad y acierto del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) fundamentalmente en esta escena especialmente sensible para nuestra seguridad. ¿Nos quiere convencer nuestro Gobierno que no está al día de lo que pasa y ha pasado en el Sahara a través de nuestros servicios secretos? Es muy difícil, por no decir imposible, de creer. Si esa información, por esa vía, no existiera, sería, además, mucho peor.

Por lo tanto, la coartada de la falta de información no se tiene en pie. Podría existir alguien que dijera que, precisamente, por esa información, los hechos se acercan más a las tesis de los marroquíes y que por eso el Gobierno se ampara en la prudencia, pero eso se contradice frontalmente con la prohibición del país vecino a que los periodistas hagan su trabajo en esa zona.

Lo que a estas alturas ya no sorprende a nadie es la actitud hipócrita y oportunista del Partido Popular en este caso como en otros cada vez que se acercan unas elecciones. Porque, ¿que necesitan para solicitar del Gobierno que revele o comparta sus informaciones a través del Centro Nacional de Inteligencia, sin poner en peligro la seguridad nacional? ¿Por qué ningún grupo parlamentario preguntan al Gobierno por esos datos?

Se entiende, aunque no se comparta, la prudencia del Gobierno, sobre todo si se tiene en cuenta el poder del “amigo americano” y la seguridad en la zona, pero hay ocasiones en que, por encima de los intereses nacionales están los derechos humanos y la actitud gallarda que un Gobierno debe adoptar y que en este caso está brillando por su ausencia y, además, dando una bandera al adversario que el PP esta sabiendo aprovechar. Por eso la pregunta clave está en qué dice el CNI de todo lo que está pasando.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios