www.diariocritico.com

La minería argentina construye su futuro

Para Benítez 'la Minería es científica o no es'

Para Benítez "la Minería es científica o no es"

Ante medio centenar de académicos y científicos pertenecientes a 19 universidades nacionales y privadas, el presidente de Yacimientos Mineros Aguas de Dionisio, YMAD, Dr. Manuel Benítez respondió a las inquietudes de los universitarios y expuso sobre temas de actualidad  minera.

El hotel Américas Towers fue el escenario del seminario que se desarrolló bajo el lema "Los desafíos de la minería". El salón Picasso dio la bienvenida a medio centenar de destacados profesionales, académicos e investigadores pertenecientes a  universidades nacionales y centros de investigación científica.

El Presidente de Yacimientos Mineros de Agua de Dionisio (YMAD),el  Doctor Manuel Benítez, fue el encargado de inaugurar la segunda parte de una jornada que dio lugar a un debate abierto, a discusiones, preguntas y aclaraciones sobre todas y cada una de las cuestiones vinculadas con la actividad minera.

Durante la apertura de su discurso, el expositor solicitó acompañamiento y compromiso por parte de la universidad argentina; solicitó apoyo en el fortalecimiento del "camino que significa generar trabajo minero y recursos para la Argentina y para los argentinos". Dicho de otro modo, la unión "entre lo que es la universidad y la inteligencia argentina, junto con la minería es absolutamente indisoluble; y la necesidad de trabajar y caminar juntos en cada uno de los estamentos que hacen al progreso de esta actividad, es una de las posibilidades concretas de trabajo. Hay que generar un país distinto en términos de extender las fronteras, de extender las posibilidades de desarrollo de los argentinos".

Desde su exposición bregó para que desde la "universidad, la inteligencia y el conocimiento fundado, los jóvenes argentinos en todas sus áreas y niveles sean los que van a permitir, más tarde o más temprano, consolidar todo lo que tenga que ver con el bien de la gente". Esto al mismo tiempo pone a consideración el "interés genuino" que despierta "el conocer una actividad que tiene, sin lugar a dudas, un futuro poco comparable con el desarrollo de otras ramas de la economía".

Inmediatamente después, manifestó su preocupación y la de sus colegas por ciertas cuestiones, como ser algunos blogs en los que es posible encontrar mucha "antiminería sin sustento científico"; y manuales estudiantiles que cuentan "asertos equivocados, erróneos y, en muchos casos, maliciosos" sobre la actividad minera y lo que ésta implica. Por consiguiente, emergió en los empresarios mineros la necesidad de contarles y explicarles a los jóvenes de colegios secundarios, que "van a tener responsabilidades en la Argentina de mañana", en qué consiste la minería, una "actividad rica e importante en el mundo y en un país como el nuestro"; una actividad que demanda un gran esfuerzo y lucha permanente.

¿Qué ocurre con los jóvenes cuando se les explica la tarea diaria de la minería? Según Benítez, sienten admiración por lo que significa "el desarrollo del interior argentino"; el desarrollo en lugares donde "si no hay minería…no hay absolutamente nada".

Pero para que este objetivo sea consumado, hay que comenzar por el principio. Desde la práctica, hay que contarle al universitario que desconoce la mina en sentido concreto "qué es lo que hay de real en la faena minera", y qué forma parte de la mitología y de la fantasía. El empresario declaró que esta es "una obligación como mineros, como trabajadores, profesionales y empresarios mineros".

Otro punto clave que abordó Benítez fue el vínculo de sangre entre la minería y la ciencia. Aseguró que "la minería es científica o no es". Además, agregó que "la ciencia argentina provee el 99% de los profesionales que transcurren por cada una de las empresas mineras (geólogos, ingenieros de minas, doctores en minas, economistas, topógrafos, médicos, biólogos, ambientalistas)". No obstante, el progreso del hombre precisa otro ingrediente…la educación.

El tiempo de exposición pactado llegaba a su fin, pero el Presidente de YMAD no pasó por alto un tópico que siempre genera controversias: la minería y las posibilidades que se tienen para el control y el cuidado del medio ambiente. Con vehemencia, afirmó que "los mineros son los primeros ambientalistas". Primero, porque "están obligados por la Legislación Argentina"; segundo, porque "los capitales que se invierten están obligados al control inherente"; y tercero, porque son ellos mismos "los que están en las minas, los que allí viven, los allí tienen a sus hijos, los que toman el agua de la mina".

Otro hecho que no se le escapó es que, hoy, la minería argentina está en medio de polémicas por la Ley de Glaciares. Benítez tuvo la oportunidad de discutir, cara a cara, con los representantes de la política argentina qué se entendía con respecto al rol de la minería; y le llamó la atención, le impactó, que no se estaba discutiendo precisamente una Ley de Glaciares, sino que "se estaba poniendo en la picota la minería argentina y el medio ambiente". A continuación, indicó que la causa de esto reside en "la falta de conocimiento diario" con respecto a la faena minera; y en la "falta de información técnica de algunos sectores de la Argentina".  Pero, desde otro punto de vista, añadió que el hacer a un costado las masas de hielo y poner énfasis en la actividad minera, supone "un interés genuino" por "conocer una actividad que tiene, sin lugar a dudas, un futuro poco comparable con el futuro de otras ramas de la economía".

Para rematar su exposición, destacó que, aunque aún hay mucho por hacer en nuestro país, "la Argentina tiene una minería de alta calidad científica". Las maquinarias, los protocolos de trabajo y los reglamentos de producción con los que se trabaja son de primerísimo nivel.

Del mismo modo, emitió su conclusión ante los participantes del foro. Con convicción, señaló que el desafío del ahora "es la información, el apoyo de todas las áreas que tengan que ver con un compromiso con una Argentina productiva, científica". También añadió que hay que "pensar en el futuro, en las familias"; hay que pensar en que "el hombre de Catamarca, de San Juan, de Salta, de Mendoza pueda quedarse en su pueblo con su familia y no tenga que emigrar con el dolor que significa alejarse de sus raíces o buscar un trabajo sobre algo que no se conoce".

Benítez es fiel a la idea de que "la universidad, la inteligencia, el conocimiento fundado, los jóvenes argentinos en todas sus áreas y niveles son los que van a permitir, más tarde o más temprano, consolidar todo lo que tenga que ver con el bien de la gente". También la minería juega un rol significativo, puesto que, "es buena para las personas, para las provincias, para la soberanía argentina; es buena para promover la consolidación de comunidades".

Benítez alegó que desde el sector minero se está trabajando para superar cualquier "problema de coordinación estratégica frente a la demanda social de respuestas desde la minería". Sostuvo que muchos de los personajes que pertenecen a instituciones ambientalistas son "protagonistas dogmáticos", y explicó que, en ciertas ocasiones, "es muy difícil discutir con una persona dogmática", porque donde predomina el fanatismo se "impide un análisis mesurado, profundo y delicado para llegar a la verdad o, por lo menos, al método científico". Sin embargo, recalcó que siempre se intenta contribuir y asumir el debate desde la presencia de "profesionales de mucha valía que posee la minería" y coincidió con el hecho de que se debe construir  "una voz minera mucho más fuerte". Ratificó que existe voluntad y acción para llevar un mensaje de certezas y contundencia "a las inquietudes de las comunidades y de toda la sociedad".

Además de críticas constructivas y reflexiones, desde los académicos presentes  no faltaron las propuestas.
Uno de los concurrentes se proclamó a favor de que la universidad argentina se convierta en "una voz que colabore con la defensa de la actividad minera, pero no con la defensa de las empresas de un sector en particular". Asimismo, indicó que es imprescindible "trabajar coordinadamente", tener "un ámbito sencillo de coordinación", para poder transmitir lo que, hoy, "la sociedad está necesitando y demandando de las universidades" que no es más que acercar certezas "desde el conocimiento y la investigación".

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios