www.diariocritico.com
Bush sigue distante

Bush sigue distante

España no acaba de recuperar la sintonía con la primera potencia mundial, lo cual denota una carencia política importante para ambas partes. Es verdad que la pertenencia española a la Unión Europea amortigua posibles consecuencias de una situación así, pero esta garantía tampoco cubre todos los riesgos, que son muchos, empezando por los económicos. A estas alturas, ya no sólo es Irak el problema, lo cual quiere decir que lejos de recomponerse la separación de George W. Bush y Rodríguez Zapatero, ésta sigue ensanchándose. Mal asunto.

Aún suponiendo que fuese Estados Unidos el que hizo mal todas las cosas, hay algo que no encaja: Washington ha ido recuperando su relación con otros países europeos críticos con su intervención en Irak, mientras que con España no hay siquiera una tregua; a lo sumo han quedado a salvo ciertos intereses económicos, sin apenas intentos de avanzar en otras direcciones. Por el contrario, un país como Francia presume en la escena internacional de decirle las cosas a la cara a Estados Unidos –entre ellas que se equivocó en Irak, donde le dejó solo-, con el argumento de que entre amigos debe haber siempre franqueza y sinceridad.

Ahora, lejos de venir a Madrid a tender puentes, la secretaria de Estado de Estados Unidos, Condoleezza Rice, terminó metiéndole el dedo en el ojo al titubeante ministro Moratinos, debido a sus audaces relaciones con Cuba. La isla caribeña siempre ha sido motivo de obsesión para Washington pero es poco creíble que sea razón suficiente para empañar las relaciones de Estados Unidos con España, dos viejos aliados incapaces de actuar con naturalidad. Tiene que haber muchas más cosas, entre ellas los infantiles piques personales entre Bush y Zapatero o asuntos como el de Venezuela, cuya política es cada vez más influyente en un gran espacio como América Latina, donde Estados Unidos compite como España como principal inversor.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios