www.diariocritico.com

Todos coinciden en Interior: Sortu también es ETA

El vicepresidente y ministro del Interior, en el agrio debate parlamentario de este miércoles, llegaba a proclamar su confianza de que la actual llegue a ser la tercera y última tregua de ETA, la definitiva. Y sin embargo, y al mismo tiempo, como el propio Rubalcaba había advertido, sendos informes, de la Policía Nacional y de la Guardia Civil, advierten que la nueva Batasuna no es otra cosa que un instrumento al servicio de la banda. Para las fuerzas de seguridad del Estado, al unísono, la nueva redefinición de Batasuna, también es ETA, es obra indudable de ETA y tiene el claro propósito de instalarse en las instituciones del Estado, concretamente, en los ayuntamientos que se eligen el 22 de mayo. Es más, los informes elaborados por la Policía Nacional y por la Guardia Civil sobre Sortu consideran que la renuncia expresa al uso de la violencia realizada por el nuevo partido de la izquierda abertzale es una mera estratagema de Batasuna para sortear la Ley de Partidos y poder regresar a las instituciones democráticas. Fuentes de la lucha antiterrorista han explicado que el informe policial, remitido ya por el Ministerio del Interior a la Fiscalía, considera acreditado que Sortu es una continuación de la ilegalizada Batasuna, como demuestra la presencia de los históricos dirigentes de ésta Rufi Etxeberría e Iñigo Iruin. La Policía asegura que existe un hilo conductor entre Sortu y Batasuna y que, detrás de los promotores del nuevo partido,aparentemente "limpios" y sin conexiones relevantes con la formación ilegalizada, está el entorno político de ETA. El informe policial coincide con lo que el pasado viernes ya dijo el vicepresidente Rubalcaba, cuando afirmó que "es evidente" que Sortu es “continuidad de la ilegalizada Batasuna”. El propio Iruin, en la presentación de Sortu, reconoció que habían adaptado los estatutos del nuevo partido para poder cumplir los requisitos impuestos por el Tribunal Supremo para volver a la legalidad. "La toma de postura frente a la violencia de ETA se convirtió en en problema constituyente para la izquierda abertzale para adquirir personalidad jurídica", afirmó Iruin para justificar la renuncia de Sortu a la violencia como "instrumento de acción política". De hecho, el análisis de los estatutos presentados por Sortu en el Registro de Partidos Políticos no ha arrojado indicio alguno de su ilegalidad y se ajustan de forma escrupulosa a lo establecido en la Ley de Partidos Políticos. En su informe, la Guardia Civil reúne toda una serie de manifestaciones realizadas en los últimos meses por miembros de Batasuna -como el propio Etxebarria o Txelui Moreno, que ya el año pasado anunciaban la intención de "legalizar una marca propia" y cumplir "a rajatabla" la Ley de Partidos-, así como declaraciones policiales de integrantes de ETA que iban en la misma línea. También figuran algunos de los miembros del aparato político de la banda, Ekin, detenidos en las operaciones dirigidas por el juez de la Audiencia Nacional Fernando Grande-Marlaska entre los pasados meses de septiembre y enero. Las fuentes de la lucha antiterrorista han asegurado, además, que los informes de la Policía y de la Guardia Civil no están cerrados, ya que cada día se añaden nuevos documentos en los que se analizan los actos o declaraciones públicas de los promotores del nuevo partido de la izquierda abertzale. En cuanto al informe de la Policía nacional es igual de terminante: "El partido político Sortu es una iniciativa que tiene vinculación con lo planteado por ETA y su posterior desarrollo por la estructura dirigente de Batasuna y que ha sido ejecutada bajo su control directo". De modo que, tanto la Policía Nacional como la Guardia Civil, que hablan de que el partido está "al servicio" de la banda, sostienen, en casi 80 folios de informes, que ETA concertó con Batasuna la vuelta a la política para la consecución de sus objetivos a través de las instituciones y para lograr una futura alianza de partidos. En cambio, no hay pruebas directas que muestren a miembros de ETA o de la izquierda abertzale hablando sobre un futuro partido que rechaza la violencia terrorista y declara su independencia de la banda únicamente como estrategia. Tampoco hay documentos o declaraciones específicas sobre Sortu. Policía y la Guardia Civil analizan, a partir de los documentos incautados durante los últimos años, sobre todo en 2008 y 2009, la intención de "crear un referente político como instrumento de sucesión de Batasuna". Según indica el informe de la Guardia Civil, para llevar a cabo su proyecto.

Sortu incluye en sus en sus estatutos una referencia al "proceso democrático", términos usados por ETA desde hace más de 15 años para referirse a la consecución de sus objetivos políticos, como también recuerda la Policía en su informe.
Es decir, todos en Interior, el ministro y los dos cuerpos antiterroristas, policía Nacional y Guardia Civil, son coincidentes: Sortu es ETA, nadie lo duda. Otra cosa es que se presente con estatutos “inmaculados” e intachables. Dicho de otro modo, los promotores de Sortu son política y socialmente impresentables. ¿Pueden, sin embargo, promover un proyecto defendible? De ahí que será la justicia la que determine qué se hace con esta opción...
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios