www.diariocritico.com
Off the record - 13 julio 2007

Off the record - 13 julio 2007

MAS PONE LAS CARTAS SOBRE LA MESA

El pasado miércoles, Artur Mas apresuró su regreso desde Madrid a Barcelona porque la sesión del Parlament era de contenido muy especial respecto a la pugna que rodea el Estatut, todavía sobre la mesa del Tribunal Constitucional.

Hay serios indicios de que la prorrogada presidenta del Alto órgano, María Emilia Casas –la baza más importante con que cuenta el actual Gobierno para evitar la crisis que se abriría entre Madrid y Barcelona por un “recorte” serio– intenta diferir la resolución de los recursos contra el Estatut a después de las elecciones generales, lo que tiene caldeados los ánimos de la mayoría de los magistrados.

Lo peculiar de la situación es que el mandato de Casas, vencido desde mayo, se ha “prorrogado a la carta”, dando tiempo a hacer efectiva la creación de la Agencia Tributaria de Catalunya, uno de los temas con más carga polémica en los recursos contra el Estatut.

 

GESTIÓN ÚNICA DE TODOS LOS IMPUESTOS

No es precisamente que el gobierno de Rodríguez Zapatero apoye este recorrido con entusiasmo, sino todo lo contrario, que los nacionalistas catalanes, que desconfían de Rodríguez Zapatero, han querido marcar terrenos y hacer visible que el respaldo parlamentario al actual gobierno del Estado tiene condiciones.

Montilla tuvo que asumir la enmienda de CiU para que la nueva Agencia Tributaria de Catalunya recaude no sólo los impuestos trasferidos, sino todos, incluso los del Estado, convirtiéndose así, explícitamente, en la única administración tributaria en Catalunya, con lo que de hecho, esta Comunidad asume una autonomía fiscal en el nivel de los conciertos vascos, incluso más perfeccionada.

Todavía reciente el éxito de los compromisos de trasferencias arrancados por Durán i Lleida en el reciente debate sobre el estado de la nación, Artur Mas ha demostrado a Montilla, con la imposición de su enmienda, lo mucho que se juega el PSOE si no empieza a pensar pronto en cómo salir del “tripartito”.

Y el líder de CiU, que no está dispuesto a ser el tonto de una película de sucesivos engaños, ha advertido a Rodríguez Zapatero que la modificación de la LOFCA es “para ya” o sucederá lo que tenga que suceder. Pintan bastos.

 

OPORTUNIDADES INMOBILIARIAS EN EL EXTERIOR

Con la que está lloviendo en el sector inmobiliario, Fernando Martín, el presidente de Martinsa - Fadesa, se convierte en centro de atención e interés por donde pasa. Es un empresario de éxito y un hombre terco, que tuvo un revés en eso que le gusta tanto que es el fútbol y que, a pesar de lo que se ve, mantiene que “el Real Madrid tiene arreglo”.

Fernando Martín utiliza en público un lenguaje directo, claro y muy bien armado de datos. Afirma la capacidad del sector inmobiliario español para cruzar sin dramas la fase baja del ciclo, critica con aspereza los alarmismos injustificados y apuesta por los mercados exteriores para mantener alta la actividad y llegar con impulso a la siguiente fase de subida.

Martinsa-Fadesa es en estos momentos un valor en alza, sus proyectos están muy elaborados y con estrategias de ejecución medidas hasta en los detalles. Tras su reciente acuerdo con la primera inmobiliaria de Marruecos, ya está a tope en este país vecino y prepara proyectos y acuerdos en otros países, tanto africanos como europeos.

 

UN EMPRESARIO SIN PERFILES POLÍTICOS EN CEIM

Estaba ayer Fernando Martín en el encuentro de Arturo Fernández, el nuevo presidente de la patronal madrileña CEIM, con casi un centenar de empresarios gallegos en la capital, convocados por su asociación, AEGAMA, de la que forma parte. Era su primer acto público como presidente de CEIM. Muchas caras conocidas, muchos aplausos y muchas preguntas en el coloquio. No eludió ninguna. Y contó muy bien su vocación empresarial, sus realidades, sus proyectos y sus inquietudes.

Con más de un centenar de restaurantes y más de 3.000 empleados, levantados a partir del pequeño comedor de un campo de tiro –su abuelo era maestro armero y a él le gusta recordar que también lo es, aunque su gran actividad sea como empresario de restauración–, es un madrileño con raíces gallegas, que ha conseguido amigos en todas partes.

Arranca Arturo Fernández con el listón de la CEIM dejado muy alto por su predecesor, amigo e incluso medio pariente Gerardo Díaz Ferrán, ahora presidente de la CEOE. A diferencia de Díaz Ferrán, una de las puntas de lanza de las convicciones liberales entre el empresariado español, Fernández es hombre que rehúye el perfil político y proclive a las posiciones de consenso.

 

ESCENARIO POLÍTICO DE LA DESACELERACIÓN INMOBILIARIA

Aunque lo suyo no sea lo inmobiliario, era inevitable que el tema de desaceleración del sector saliera en el coloquio, con una coda interesante: “¿Están preocupados los empresarios por el enfrentamiento entre PSOE y PP?”.

La formuló Ricardo Martín, el delegado de La Voz de Galicia, y Arturo Fernández admitió que la coincidencia de las incertidumbres de un cambio de ciclo económico con una situación de confrontación máxima entre las fuerzas políticas no es un escenario deseable para la actividad empresarial.

 

EL CLUB SIGLO XXI NOMBRA PRESIDENTA DE HONOR

Unos llegan y otros cierran ciclo. Se anunció meses atrás en esta sección y se consumó ayer en la Asamblea anual del madrileño Club Siglo XXI, el decano de los clubes de opinión y debate, que últimamente se multiplican en la capital, y escenario de muchos momentos clave de la transición.

Paloma Arenaza de Segrelles, activista incansable, durante décadas alma del Club, considera agotada una etapa vital, desea concentrarse en su actividad empresarial propia y anuncia su dimisión como coordinadora.

Cuidó siempre con delicadeza tanto la independencia como el equilibrio político del Club. En los actos, procuró privilegiar a los populares cuando gobernaban los socialistas y a los socialistas cuando gobernaban los populares.

El presidente del Club estaba afectado porque sabe que no será fácil ocupar el espacio vacío que deja Paloma. Alguien propuso un homenaje y con mucho sentido del humor Paloma dejó caer su opinión sobre los homenajes de despedida y dijo que mejor que no.

Se acordó, por aclamación, nombrarle Presidenta de Honor con carácter vitalicio. Ella aceptó, pero como un socio propuso que tuviera voto, volvió al humor para concluir que mejor, sin voto. Todos los socios, puestos en pie, le tributaron un largo aplauso.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios