www.diariocritico.com
Se celebra el Día de los Derechos Humanos con la pobreza en el punto de mira

Se celebra el Día de los Derechos Humanos con la pobreza en el punto de mira

Durante este domingo se celebra el Día de los Derechos Humanos para conmemorar el aniversario de la fecha en la que la ONU aprobó la  Declaración Universal de Derechos Humanos, el 10 de diciembre de 1948, y este año la ONU y sus agencias han querido concentrar sus esfuerzos en llamar la atención sobre una de las más graves violaciones de los derechos que puede sufrir una persona, que es la falta de sustento, la pobreza.
La pobreza es causa y producto de las violaciones de los derechos humanos. Debido a esta dualidad la pobreza es probablemente el más grave de los problemas de derechos humanos en el mundo. Los pobres en muchas sociedades no pueden disfrutar de sus derechos a la educación, la salud y la vivienda simplemente porque no están a su alcance, así que la Alta Comisionada para los Derechos Humanos de la ONU emplaza a Gobiernos y autoridades a luchar contra estos factores, que dependen a menudo directamente de ellos.

   De hecho, recuerda, estos mismos Gobiernos se han comprometido a ello al aceptar en forma abrumadora varios tratados de derechos humanos y al firmar el consenso internacional para hacer de la pobreza cosa del pasado, mediante la Declaración del Milenio y los Objetivos de Desarrollo del Milenio, así como recientemente, el Documento Final de la Cumbre Mundial 2005.

   "La realización de los derechos humanos, incluida la lucha contra la pobreza, es un deber, no una mera aspiración", concluye con aplomo la oficina de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos de la ONU, Louise Arbour.

   ¿Qué es la pobreza?

   Esta pregunta aparentemente tan sencilla tiene una respuesta compleja. Hoy en día se entiende la pobreza como algo más que la falta de ingresos. La pobreza se refiere también a la equidad, o la falta de equidad. Vivir en la pobreza significa que uno tiene más probabilidades de morir a causa de enfermedades prevenibles, de tener una tasa más alta de mortalidad infantil, de no poder acceder a una educación y de carecer de vivienda adecuada.

   También significa mayor vulnerabilidad al delito y la violencia, acceso inadecuado o carencia de acceso a la justicia y los tribunales, así como la exclusión del proceso político y de la vida de la comunidad. La pobreza se refiere también al poder: quién lo ejerce y quién no, en la vida pública y a puertas cerradas. Para comprender las modalidades arraigadas de la discriminación y hacerles frente, modalidades que sentencian a los individuos, las comunidades y los pueblos a generaciones de pobreza, es esencial llegar al centro mismo de las complejas tramas de las relaciones de poder en las esferas política, económica y social.

   La pobreza absoluta, medida únicamente por los ingresos, ha disminuido desde el decenio de 1980,aunque lentamente desde mediados del decenio de 1990. No obstante, la desigualdad mundial permanece a niveles extraordinariamente altos dentro de los países y entre ellos. La mayor parte de las regiones en desarrollo se están quedando atrás de los países ricos, sin ponerse a la par de ellos. Y hasta algunos de los países más ricos del mundo siguen luchando contra un pertinaz problema de pobreza, incluso extrema pobreza, debido en gran parte a modalidades de discriminación y desigualdad profundamente arraigadas.

   Por otra parte, los vínculos entre los ingresos y el progreso social no son automáticos. Algunos de los responsables más enérgicos en lo que se refiere a la reducción de la desigualdad de los ingresos no han obtenido los mismos resultados con respecto a metas de desarrollo humano tales como la mortalidad materna y la mortalidad infantil, frecuentemente como resultado de persistentes modalidades de discriminación. Ello subraya la necesidad de entender la pobreza desde una perspectiva de derechos humanos.

   Annan alerta contra las obras de caridad

   El secretario General de la ONU, Kofi Annan, quiso destacar que la campaña para hacer de la pobreza "una cosa del pasado" representa un "desafío moral fundamental de nuestro tiempo". "La observancia universal de los derechos humanos puede ofrecernos una vía para alcanzar ese fin", señaló.

   Y es que los derechos humanos fundamentales --derecho a un nivel de vida digno, a disponer de alimentos y atención médica básica, oportunidades educativas o trabajo decente y el derecho a no sufrir ningún tipo de discriminación-- "describen exactamente lo que más precisa la población más pobre del mundo". Así pues, "los derechos humanos se ven amenazados cuandoquiera y dondequiera un hombre, una mujer o un niño subsisten en la pobreza extrema", añadió Annan en un comunicado oficial emitido con motiva de esta celebración.

   Para Annan, "debemos responder al llamamiento de luchar contra la pobreza, no como una obra de caridad, sino porque es nuestra obligación", en la defensa de los Derechos Humanos.

   "Tenemos que reconocer que donde hay familias enteras luchando por subsistir con menos de un dólar al día o donde los niños mueren por falta de la atención básica que podría salvarlos, la Declaración suena falsa, en el mejor de los casos", continúa Annan.

   Annan, que concluye el 31 su mandato como máximo dirigente de la ONU, abogó por "conseguir que el derecho a una vida digna, libre del temor y la miseria tenga un verdadero sentido para los más necesitados".
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios