www.diariocritico.com
Rajoy se acerca al límite

Rajoy se acerca al límite

viernes 06 de enero de 2012, 09:51h
Los expertos en comunicación estratégica saben que en política la opacidad tiene un límite. Después comienza a producirse la falta de comunicación entre gobernantes y gobernados, que suele tener como colofón el deterioro de la confianza. Pues bien, el nuevo Presidente de Gobierno se está acercando peligrosamente a ese límite.

Porque no se trata de entender que Mariano Rajoy no es un líder mediático, algo que puede ser aceptable (e incluso valorado después de Zapatero), pero una cosa es esa y otra, muy otra, que comience a darse la sensación de que el Presidente de Gobierno esconde la cara frente a las circunstancias adversas que sufre el país. Algo que no puede ser compensado por Consejos de Ministros con buenas intenciones (centristas) o con una portavoz gubernamental todo terreno. Eso puede funcionar durante un corto tiempo, pero, como dijimos, tiene su límite.

Es cierto que una razón para esa incomparecencia de Rajoy ante el Parlamento o ante la prensa es que, en realidad, el nuevo Gobierno no tiene del todo claro cuál es su propia política económica. Hasta este momento se han ido presentando medidas, en buena medida referidas al control del déficit, pero no está clara una verdadera estrategia para remontar la crisis. Todavía no se han planteado acciones de reactivación económica propiamente tales, sin las cuales quedaríamos ante el puro recorte, que puede profundizar la recesión.

Pero si esta es la razón (la ausencia de una política económica consolidada), los ministros económicos deben saber que tienen que acelerar el paso, porque Rajoy no puede mantenerse en silencio demasiado tiempo. Como dijimos, la opacidad tiene su límite.

Claro, es de suponer que los estrategas en comunicación política del PP ya se han dado cuenta de dicho límite, pero puede que el propio Rajoy se resista al liderazgo comunicativo, algo que ha demostrado hace tiempo, incluyendo la propia campaña electoral, pero que si se mantiene prolongadamente  acabará siendo una vulnerabilidad para su liderazgo político.  En todo caso, el nuevo Gobierno debe manejar la cuestión de la comunicación con mayor cuidado. Resguardar al líder del fuego graneado de periodistas y parlamentarios puede ser rentable durante un tiempo, pero pasarse en esa estrategia puede convertirse en todo lo contrario. Y ya sabemos que las malas noticias y los errores de comunicación suelen ser una mezcla explosiva.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios