www.diariocritico.com

El piloto se muestra conforme con las últimas pruebas

Ferrari revoluciona su equipo técnico y lo llena de extranjeros para 'aprovechar' de una vez a Alonso

Ferrari revoluciona su equipo técnico y lo llena de extranjeros para "aprovechar" de una vez a Alonso

martes 13 de marzo de 2012, 10:54h
La vieja y tradicional Ferrari ha perdido el paso de la moderna y jovial Red Bull, y para recuperarlo reestructuró completamente su área técnica y creó un coche "agresivo" y "complejo" con el que quiere estar a la altura de Fernando Alonso y aprovecharlo de una vez. Para recuperar el brillo, qué mejor que echar la vista atrás a la época dorada, la de inicio de los años 2000. Entonces, un francés (Jean Todt) lideraba un equipo técnico con dos británicos (Ross Brawn y Rory Byrne) y un alemán (Michael Schumacher) ponía las manos al volante. Un grupo de extranjeros que revolucionó, desitalianizó y llevó a la cumbre a Ferrari con cinco títulos seguidos (de 2000 a 2004) antes de marcharse en bloque.
La última corona, lograda en 2007 con el finlandés Kimi Raikkonen y ya con el italiano Stefano Domenicali al mando, no tuvo continuidad. Alonso llegó en 2010 para revitalizar el círculo virtuoso. El primer año se le escapó el título por una mala decisión desde el box en el último Gran Premio. En 2011 ni siquiera compitió con Red Bull y se vio superado también por McLaren. Ahora, la nueva estructura, similar a la de Todt, es un nuevo paso en la recuperación de la hegemonía.
 
Y es que en Maranello consideran un desperdicio no aprovechar a Alonso, con el que sigue el idilio, plasmado ya en los papeles hasta 2016. "Sólo queremos estar en condiciones de poner a su disposición un coche más competitivo", asegura Domenicali, que ha quedado como la personalidad italiana más relevante de una Fórmula 1 sin pilotos del país tras la salida de Jarno Trulli. Domenicali comanda de nuevo un conjunto con especialistas extranjeros. El británico Pat Fry es el responsable técnico y su compatriota Steve Clarke coordinará a los ingenieros. El griego Nikolas Tombazis es el responsable del diseño con línea directa con Rory Byrne, consultor en la sombra. Y el japonés Hiroide Hamashima, ex de Bridgestone, asesorará en cuanto a neumáticos.
 
Ferrari se ha reforzado en las áreas que más lo necesitaba: aerodinámica -especialidad tan británica como el té- y gomas. "Hemos potenciado el equipo con una evolución dinámica, no con revoluciones", asegura el presidente, Luca di Montezemolo. Lo que se busca es mejorar las zonas más débiles y "tener abiertas las ventanas al mundo para que entre un poco de cultura nueva". "Una de las fuerzas de Ferrari es la de estar fuertemente radicada en su territorio, pero eso no debe convertirse en una debilidad de aislamiento", justifica Di Montezemolo una revolución a la que obligan los resultados: Alonso fue cuarto en el campeonato, ganó una carrera y estuvo diez veces en un podio que nunca pisó su compañero, el brasileño Felipe Massa.

Gana un coche bonito
 
Además, no se celebra un título desde 2007 y Red Bull, con Sebastian Vettel, es la medida de todas las cosas. "Hemos tomado decisiones importantes, aunque difíciles. Este coche representa un nuevo modo de mirar hacia delante", dice Domenicali sobre un monoplaza feo por la discontinuidad que presenta en el morro debido al nuevo reglamento. "Un coche bonito es el que gana", recuerdan en Maranello la máxima de Enzo Ferrari.
 
Massa, sometido a máxima presión porque acaba contrato a final de año, considera el bólido "agresivo", y Alonso, una vez probado, lo define de "complejo". Nadie sabe aún si la revolución tendrá éxito o no. En ello tendrá mucho que ver Alonso, que ha renovado su contrato con la firma, a la que define como su "segunda familia". Si en Australia el 18 de marzo y en las sucesivas carreras su Ferrari no funciona, el enfado aumentará de revoluciones.
 
El español, sin embargo, está calmado y no exige nada de puertas para fuera. "Nuestro equipo está trabajando mucho y bien. Lo bueno de Ferrari es que lleva corriendo toda la vida y ésa es la mejor esperanza que tenemos". Parece estar ya satisfecho y sin cuentas pendientes con los dos títulos conseguidos en 2005 y 2006, aunque queden ya lejanos. "Puede que yo no gane otro Mundial, pero me iré con la cabeza muy alta porque estoy muy orgulloso de todo lo que he hecho". Alonso afronta su tercer año en la "scuderia", donde cree que vencer es una cuestión de tiempo, que otro título, el primero de rojo, caerá por decantación. Pese a su calma, en Maranello quieren dárselo ya.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios