www.diariocritico.com
A recortar se ha dicho

A recortar se ha dicho

domingo 24 de junio de 2012, 12:21h
    Toda Europa no dice que, para aliviar nuestra deuda, tenemos que recortar. Pues muy bien. Recortemos.  Pero recortemos bien, recortemos desde arriba. Hay excesivo gasto superfluo en la cúspide de nuestra sociedad. Que la tijera deje tranquilo al ciudadano de a pie  y comience a eliminar los gastos superfluos de nuestra clase dirigente.

    Sobran municipios. A recortar se ha dicho. Fusionemos  pequeños pueblos en un solo municipio, que así se ganará eficacia y se ahorrará dinero. Mucho dinero. Menos concejales y más emprendedores. Y quien dice concejales, dice diputados autonómicos. Diecisiete parlamentos son un gasto excesivo. Si no se pueden suprimir hemiciclos, recortemos diputados. Menos es más.

    Sigamos recortando. Vamos a los sueldos. No es justo que haya alcaldes o presidentes autonómicos que ganen más que el presidente del Gobierno. El sueldo más alto de España tiene que ser el del presidente que gobierna España. Es de cajón. Eso no quiere decir que subamos el sueldo a Rajoy, eso quiere decir que hay que bajárselo a todos los que ganan más que él.

    Vamos bien, la tijera al llegar este punto, está al rojo vivo. Ya puestos, recortemos coches oficiales, privilegios, gabelas, perifollos, fanfarrias, cenas a tutiplén, viajes, excursiones y vacaciones gratis total.  Sí, ya sé, eso es el chocolate del loro, pero resulta que este país se ha convertido en la mayor aglomeración de loros del planeta, y el chocolate está por las nubes.  Hay que recortar.

    Y dado que la tijera sigue con ganas, podemos pegarle un buen tajo a dos instituciones que, por culpa de los propios políticos, no están cumpliendo con su función, y se han convertido en dos adornos innecesarios, a veces hasta molestos, y por supuesto, carísimos. Nos referimos al Senado y al Tribunal Constitucional. Una democracia sin ellos, sigue siendo una democracia con todas las de la ley. Pero además es mucho más barata. Se trata de recortar, ¿no? Pues venga, recortemos.

    El Estado Español tiene un sobrepeso de campeonato, padece obesidad mórbida. La clase dirigente sabe de sobra que debe ponerse a dieta, pero lo único que se le ocurre es sustituir el azúcar del café por la sacarina. No, hombre, no. Hace falta una dieta radical.  Que venga alguien con la tijera y sin ningún tipo de escrúpulos, recorte, recorte y recorte.  Pero empezando desde arriba. porque hasta llegar a la pensión del abuelo, hay muchos políticos y muchos financieros y muchos vividores y muchos mangantes que se tienen que quedar sin sus bicocas.

    Como dice la gente de la calle, recortemos, porque no hay pan para tanto chorizo.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios