www.diariocritico.com

Dice que sólo se le puede acusar de "ser muy pesada"






'No es un ataque a Ana Tarrés, sino a la sincronizada', la seleccionadora destituida se defiende

"No es un ataque a Ana Tarrés, sino a la sincronizada", la seleccionadora destituida se defiende

martes 06 de noviembre de 2012, 08:49h
La exseleccionadora española de natación sincronizada Anna Tarrés, que este lunes acudió al 'Foro 2014-As' en Alcobendas para reflexionar sobre 'la exigencia del deporte de alto nivel', reiteró que no se siente identificada con las acusaciones que se han vertido sobre ella y aseguró que, más que hacia su persona, se ha tratado de "un ataque al deporte".
"Esto llega a gente que nos quiere, que quiere a la sincronizada. No es un ataque a Anna Tarrés, sino al deporte. La 'sincro' ha sido un deporte público, donde el 90 por ciento de las veces entrenaba en una piscina descubierta donde todo el mundo estaba invitado. Han sido declaraciones individuales de gente en un momento dado", se defendió la catalana en relación a la carta que firmaron 15 nadadoras y en la que se hablaba de técnicas inhumanas de trabajo.

Tarrés se lamentó de que quizá se haya manchado la imagen de un "deporte muy blanco, impoluto por ser fruto del esfuerzo y del trabajo" y reconoció lo mucho que le ha afectado toda esta polémica a nivel personal. "A nivel familiar me ha afectado muchísimo porque tengo una hija pequeña que estaba delante del televisor cuando salto todo y me preguntó: 'pero tú no hablas de esta manera ni dices esas cosas, ¿no?'", contó en un acto presidido por el presidente de la Federación Española de Baloncesto, José Luis Sáez, al que también acudió Alfredo Relaño, director de As.

La exseleccionadora catalana, parte del éxito de la 'sincro' durante los quince años en los que ha estado al frente, indicó que de lo único que se le puede acusar en todo este tiempo es de ser "pesada". "Si de algo se me puede acusar es de que soy muy pesada. Ha sido una búsqueda constante de excelencia y la excelencia cuesta mucho dinero. He insistido en el trabajo porque, cuanto más he trabajado, mejor me ha salido", explicó.

Ana Tarrés, que el próximo lunes asistirá al juicio por la demanda que le interpuso a la Federación tras prescindir de sus servicios, aseguró que tomó medidas legales contra el presidente, Fernando Carpena, porque éste está "al tanto de todo" y "la carta está orquestada desde la propia Federación". A pesar de que aún no ha demandado a ninguna de las nadadoras que firmaron la famosa carta, la catalana aseguró que su abogado decidirá si hacerlo o no en función de cómo se desarrolle el juicio.

Relación cordial con Gemma Mengual


En referencia a su actual relación con la exnadadora Gemma Mengual, Tarrés dejó claro que ella nunca ha pretendido mantener una relación de amistad con las nadadoras. "Nunca he pretendido ser amiga de ninguna de mis nadadoras. Gemma y yo tenemos una relación de veintitantos años, tenemos una relación cordial", dijo.

La actual directora ténica de la Federación hasta el próximo 31 de diciembre explicó que en estos momentos es "una seleccionadora sin cargo" porque no se le informa de nada. "Estoy totalmente fuera del organigrama, donde no se me comunica nada. No entro en ningún programa, no sé nada de las nuevas estrategias. Se me han mandado unos mails recordando que soy directora técnica pero no dirijo nada, solo hago informes", comentó.

Después de toda esta polémica en la que ha quedado dañada la imagen de la exseleccionadora, Tarrés reconoció que hubo gente que le ofreció trabajo en su día pero que se echó atrás al publicarse la carta. "Algunas posibles ofertas se quedarán totalmente paradas. Después de toda la movida hay gente que se ha tirado hacia atrás", se lamentó.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios