www.diariocritico.com
Corruptores y corrompidos

Corruptores y corrompidos

martes 05 de marzo de 2013, 07:42h
Día tras día, con una monotonía agobiante, se suceden episodios donde, desgraciadamente,  la corrupción es protagonista.  Se habla mucho de corrupción, y a veces se calla lo más importante, que hay dos clases de corruptos, los sujetos activos que promueven la corrupción, y los sujetos pasivos que se dejan corromper.
 
Corruptores y corrompidos son la cara y la cruz de la misma moneda, y no existirían unos sin los otros. Si los corruptores encuentran motivo para ir repartiendo prebendas a cambio de favores, es porque hay corrompidos dispuestos a hacer favores a cambio de prebendas. Una cosa llama a la otra. Si es malo el que compra voluntades, también es malo el que las vende al peso.

Cuando un individuo, llámese como se llame, comienza a repartir sobres con dinero de dudosa procedencia, es porque sabe que hay gente dispuesta a recibirlos y guardar un silencio cómplice. Y quien dice sobres, dice trajes, o bolsos o comisiones.

Una sociedad sana, es una sociedad que no permite que se produzcan estas relaciones peligrosas. Cuando este espíritu de moralidad cívica se consigue, los corruptores tienen que largarse a otras latitudes con sus sobres, sus trajes, sus bolsos y sus comisiones.

La corrupción existe porque existe un caldo de cultivo, donde puede crecer y desarrollarse a su antojo, donde hay gente que hace y gente que deja hacer, gente que paga y gente que cobra, gente que ejecuta y gente que mira para otro lado. Y también, como no, gente que recibe una pasta gansa por su cara bonita, pero que cuando agarran al corruptor con las manos en la caja, se escandaliza y proclama a los cuatro vientos su inocente ignorancia. Esos son los peores, esos fariseos que van de honrados y son unos corruptos de doble cara.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

1 comentarios