www.diariocritico.com
Parquet europeo

Parquet europeo

miércoles 27 de marzo de 2013, 09:50h
En los últimos días se han disparado las noticias y comentarios sobre el futuro de Europa y sus consecuencias. No nos planteamos cuando nació la idea de la criatura: como mezclar, casar y convivir, lenguas, culturas, historias y vivencias diversas. Fui un entusiasta partidario de la creación de la Europa unida y, como representante del Gobierno en la lucha contra la Droga, tuve ocasión de asistir a múltiples sesiones en Bruselas. En un tema tan importante y técnicamente tan fácil de llegar a desarrollar programas comunes, me encontré con la cruda realidad. Un amigo, con experiencia en los vericuetos europeos, me dijo: "mira, un camello es un caballo designado por una comisión". Entendí que en Europa prevalecían los intereses nacionales y era fácil, alegando motivaciones localistas, el vetar avances que parecían lógicos. Creo, que lo que está ocurriendo en estos momentos, responde a intereses locales controlados por instituciones e intereses económicos.
Es cierto que la mayoría de los dirigentes no han estado al nivel que la realidad requería.

Relataré una vivencia que, aunque se refiere a nuestros Reyes, no creo violar ningún secreto. En 1994 y con motivo de la inauguración de las Salas del Museo Dalí en Figueres, los Reyes presentes en el acto, asistieron después a una comida. En la mesa y entre otros, aparte de los Reyes, estaban el expresidente Pujol y su esposa, mi esposa y yo como Delegado del Gobierno. En un momento determinado, el Rey nos preguntó que nos parecía que Berlusconi se presentase a las elecciones en Italia. El presidente Pujol dijo que le parecía bien ya que era una persona que había triunfado en su actividad privada y que esa experiencia lo podía hacer válido para la política. Después de un breve silencio, la Reina tomó la palabra y de forma clara y directa manifestó su discrepancia, dijo que precisamente por su actividad privada y la forma de desarrollarla creía que le invalidaba para la política y no haría ningún bien a Italia.

Aquella visión de la Reina me ha hecho pensar muchas veces cómo se han desarrollado los acontecimientos en los años siguientes.

Algunos dirigentes, interponiendo sus intereses locales, han enlodado la vida de los países, dando ocasión a que los casos de corrupción y "usura democrática" nos lleven a situaciones como las actuales.


Miguel Soláns Soteras
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios