www.diariocritico.com
Escrache 2020

Escrache 2020

viernes 29 de marzo de 2013, 10:11h
Recordarán nuestros lectores el éxito de la loable, por tantas cosas, Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) hace siete años, en el 2013, cuando los 186 diputados del Partido Popular votaron en bloque el texto propuesto por dicha Plataforma y Ada Colau sin modificar ni una coma. Ello fue posible gracias a las acciones democráticas de presión frente a los domicilios de los 186 supuestos representantes de la voluntad ciudadana.

Con el actual gobierno de izquierdas, apoyado por la mayoría parlamentaria formada por los diputados del Nuevo Partido Socialista Socialdemócrata Federalista y los de Izquierda Verde Cinco Estrellas, se han multiplicado los episodios de escrache, y la palabra se ha incorporado con toda normalidad a nuestro lenguaje cotidiano, al igual que las concentraciones de indignados representantes del pueblo lo han hecho a nuestros paisajes urbanos, con su cortejo de ruidos, carteles y consignas populares bien rimadas. 

Los abogados son uno de los grupos democráticamente perseguidos. Lo son en la acera o mientras toman el aperitivo con sus familias y amigos. Grupos organizados de clientes irrumpen en los locales; sus asuntos legales no han sido llevados en los tribunales con la diligencia, que a juicio de los perjudicados, hubieran merecido sus casos. Exigen de jueces y magistrados fallos favorables a sus intereses y cambios en las leyes si ello es necesario.

También los profesores son abordados en la calles e interpelados al salir de sus portales por bandas de estudiantes. Muchos de ellos, se quejan, han agotado sus convocatorias de gracia sin haber aprobado las asignaturas correspondientes, lo que les condena a dejar sus estudios con la pérdida del dinero invertido en repetidas matrículas hasta ese momento. Algunos de estos estudiantes, vestidos de tunos y con aspecto de cuarentones se quejaban ante nuestras cámaras de tener que seguir viviendo en casa de sus padres por culpa de rectores y profesores, y amenazaban con proseguir con sus movilizaciones hasta obtener la completa satisfacción de sus justas demandas, que incluyen cambios en las leyes para conseguir lo que consideran un derecho inalienable; poder seguir estudiando "sine die" y sin recargos en el precio de sus matrículas.

Nadie quiere vivir ya en el mismo portal que un diputado. Un propietario, para presionar a la promotora responsable de construir su urbanización, ha colgado un cartel en su vivienda que reza "Se alquila o vende sólo a políticos". Desde entonces no se ha vendido ni una casa más en esa urbanización. Otros propietarios alquilan los pisos por un euro a los diputados, para que su presencia fuerce a otros inquilinos a desalojar el inmueble.

Pero sin duda las movilizaciones más numerosas, las persecuciones más espectaculares por las calles, las protagonizan hoy los miembros de la Plataforma Contra los Matrimonios Homosexuales acosando en sus domicilios a los diputados del Nuevo Partido Socialista y de Izquierda Verde, incluyendo a la parlamentaria Ada Colau elegida en las listas de esta última formación. Esta plataforma, defensora de los valores familiares más tradicionales, se releva frente a los portales de estos políticos día y noche, y se han juramentado a seguir haciéndolo hasta la modificación en el Parlamento de la ley sobre el matrimonio homosexual. Cuando uno de estos diputados planta el pie en la acera de la ciudad es perseguido por indignados miembros de la plataforma. Los gritos de anticristo, y otros en defensa de los derechos de los niños adoptados por las parejas del mismo sexo, se alzan tras los políticos sordos al clamor del pueblo, acompañados por agitar de crucifijos y asperjar de agua bendita con hisopos preparados a tal fin. Los números de teléfono privados de los responsables del sufrimiento de esos niños y del deterioro de ese pilar cristiano que es la familia son repartidos en papelitos a los viandantes. Se les anima así a llamar a cualquier hora del día o mejor, de la noche, a los interpelados por el pueblo, dispuesto a ejercer así su libertad de expresión hasta ver sus demandas satisfechas.

En Italia, Silvio Berlusconi vuelve a disputar a Beppe Grillo la presidencia de la Tercera República al presentarse, otra vez, a las elecciones italianas. Su rival dice que es para burlar un nuevo procesamiento por relaciones con una menor. A sus 84 años ha decidido seguir el ejemplo argentino y español de los escraches. Su partido organizará concentraciones democráticas frente a los domicilios de los magistrados y jueces encargados de juzgarle. "Il cavaliere" ha dicho que la justicia es "política" para relativizar sus presuntos delitos "políticos", según los ha calificado, y que los ciudadanos dejarán clara cual es la voluntad popular sobre su encausamiento.


Lea también:
- Interior declara la guerra a los 'escraches' a políticos

- La tensión social aumenta: de los 'escraches'... al boicot parlamentario en Galicia
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

4 comentarios