www.diariocritico.com
No, la 'rebelión' no es contra Rajoy, sino contra...

No, la 'rebelión' no es contra Rajoy, sino contra...

jueves 16 de mayo de 2013, 13:20h
Periódicos hay que han, hemos, titulado que existe una 'rebelión' contra Rajoy, o contra Montoro si usted quiere, por los límites del déficit en las autonomías: muchos 'barones' del PP protestan contra un presunto trato discriminatorio a favor de Cataluña, y por ahí, dicen en Extremadura, Aragón, Cantabria, Castilla y León y Madrid, sí que no pasan . Por ahí no pasamos, aseguran Monago, Rudi, González, Diego, Herrera... En Galicia, Núñez Feijoo ejerce de eso, de gallego, y no resulta fácil saber su posición (y menos con el oscurantismo que emana desde sus órganos de comunicación). Y, para colmo, en los feudos socialistas, Asturias y Andalucía, andan cada uno por su lado: en Oviedo creen que no puede haber trato fiscal y económico diferente para cada autonomía, y en Sevilla, por el contrario, Griñán piensa que sí debe haberlo. Ya estamos con las diecisiete españas en marcha, sin que falte, naturalmente, quien abogue, simple, lisa y llanamente, por la supresión 'de facto' del Estado autonómico, como si eso, a estas alturas, fuese posible.

Pienso que la culpa de este enorme barullo no la tienen Rajoy, ni Montoro, pese a lo aficionado que es el titular de Hacienda a sembrar el caos en los administrados desde la parte de la Administración que a él le toca. Ni tienen toda la culpa los antecesores de los dos citados, a pesar de que también la era de Zapatero fue perita en armar líos. Me da la impresión de que la rebelión no es contra Rajoy. La cosa es mucho peor:  la rebelión de los 'barones' autonómicos es...contra Cataluña. No solamente contra los dislates de Artur Mas, que vaya si menudean. No: la rebelión de los territorios de España es contra la propia esencia del nacionalismo catalán, que ya se sabe que es un estado de espíritu alimentado por intereses económicos, que nunca son, casi por definición, solidarios. El problema empieza a ser, por tanto, de mutua antipatía -ya lo dijo Artur Mas cuando inició su disparatada carrera hacia el abismo-y, por tanto, político; hay que conseguir que los nacionalistas, que jamás se sentirán integrados en el Estado, se sientan, al menos, cómodos en él.

Se trata, por tanto, de poner en marcha, cuanto antes, un plan político que reconozca que España es asimétrica -lo cual no es sino reconocer una obviedad- y que hay que negociar separadamente con cada una de las autonomías, que ya se ve que tienen su peculiar, particular e irrenunciable idiosincrasia. El camino por el cual estamos avanzando, consistente en tirar piedras contra cualquier atisbo de barretina, mientras defendemos el terruño, resulta explicable y comprensible, pero, a mi modo de ver, no es válido, porque encierra enormes riesgos políticos. Se impone una negociación a cara de perro con quien ahora ostenta -o detenta- la representación de los catalanes, exigiendo lo que haya que exigir -fin de tanto canal de televisión, fin de tantas embajadas, fin de la muy cara política lingüística, lealtad institucional- y ofreciendo lo que haya que ofrecer, incluso pasando por una reforma constitucional que lleve a alguna suerte de pacto fiscal.

Y esto, variar el rumbo, es justamente lo que Mariano Rajoy se empeña estos días en negar que va a hacer, alegando que todo va bien e irá a mejor porque se está haciendo lo que conviene. No puedo discutir los datos de la macroeconomía, porque ni siquiera dependen de lo que hagamos aquí y ahora y, además, no era este el propósito de este comentario. Pero, desde luego, a la vista de la que se está armando en las autonomías, no tengo la sensación de que, políticamente, vayamos a mejor y tampoco de que estemos en el buen camino. No sé si esa ofensiva de imagen que dicen que prepara Rajoy incluirá un viraje respecto de tanta autosatisfacción por lo que se está haciendo, pero sin duda, el presidente, del que tantas cosas dependen, debería, en mi humilde opinión, planteárselo muy seriamente: ya no caben los remiendos.


>> El blog de Fernando Jáuregui: 'Cenáculos y mentideros'>>
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

7 comentarios