www.diariocritico.com

Al entrenador de baloncesto le piden nueve años de cárcel

Manel Comas se une a la lista de deportistas con problemas por violencia de género

Manel Comas se une a la lista de deportistas con problemas por violencia de género

miércoles 29 de mayo de 2013, 10:11h
Malos tiempos para la lírica, que cantaban los míticos Golpes Bajos. Remedándoles, nos atrevemos a escribir que también son malos tiempos, por la coincidencia en el tiempo, para algunos deportistas españoles en su fea relación con la violencia de género en que se han visto envueltos. Pongamos que hablamos/escribimos de Manel Comas, que se acaba de unir a la oprobiosa lista de Rubén Castro,Héctor Barberá y Braulio. Quizás no saben administrar la fama y/o el dinero, pero su ejemplo, si finalmente se confirman judicialmente sus casos, es pésimo para la juventud, el deporte y quién sabe si para la candidatura olímpica de Madrid.
La acusación particular ha solicitado nueve años de cárcel para el entrenador de baloncesto Manel Comas por presuntos abusos sexuales cometidos en Sevilla sobre dos jóvenes en el año 2008, fecha en la que entrenaba al equipo sevillano del Cajasol, según han informado fuentes del caso. Las mismas fuentes han indicado que la juez de Instrucción número 5 de Sevilla ha procesado a Comas por presuntos delitos continuados de abuso sexual sobre dos jóvenes, dando traslado tanto a la Fiscalía como a la acusación particular ejercida por las familias de las niñas para que pidan el sobreseimiento o presenten su escrito de acusación.

Tras ello, la acusación particular ha presentado su escrito de acusación y ha solicitado para el exentrenador del Cajasol seis años de prisión por un delito de agresión sexual y otros tres años de cárcel por un delito de abusos sexuales. Según indica la juez en su auto, el imputado se "prevalió de la admiración que le profesaban las víctimas y de la diferencia de edad" para atraer a una chica "con discapacidad psíquica consistente en inteligencia límite" y a una segunda joven de 15 años de edad "con retraso mental madurativo ligero".

La juez considera que, "manipulando la voluntad de las mismas a través de regalos y pequeñas cantidades de dinero", abusó sexualmente de ambas en sucesivas ocasiones, haciendo alusión a la existencia de elementos de corroboración periférica "que permiten predicar un altísimo grado de verosimilitud" en las declaraciones de las supuestas víctimas.

Desmentido de Comas

El míster se ha limitado a  publicar este comunicado: "Ante mi sorpresa por las noticias aparecidas en la prensa relativas a mi imputación por unos hechos que nunca han sucedido, quiero manifestar que no volveré a hablar sobre ello hasta conocer el contenido del procedimiento".

Es evidente que la acumulación de casos estos días, unos más antiguos que otros pero que han salido ahora a la luz, no tiene porque llevar a una generalización, pero ahí está. Y se une a la del jugador Rubén Castro, máximo goleador del Betis, que ha quedado este miércoles en libertad con cargos después de ser detenido este martes por la Policía Nacional por agredir supuestamente a su expareja sentimental en plena Avenida de la Palmera de la capital hispalense.

No hace mucho que, también en Sevilla, el piloto valenciano de MotoGP, Héctor Barbera, que hace tan sólo unas semanas fue detenido como presunto autor de un delito de violencia de género tras agredir a su pareja en un hotel de Jerez de la Frontera. El piloto de Dos Aguas estaba en la ciudad disfrutando de unos días de descanso cuando fue detenido por miembros de la Policía Nacional.

Y también unas semanas antes, el atacante de Zaragoza, Braulio Nóbrega, tuvo problemas similares, aunque en su caso no hubo opción a la duda ni a la presunción, porque él mismo se declaró "culpable" de los abusos sexuales de los que fue acusado y argumentó que fue "incapaz de controlar la pulsión que sintió al ver a la mujer y la atacó". 

Ya puestos, aunque hace varios años, pero fue muy llamativo el caso de otro futbolista, considerado elegante y 'guaperas', Rafael Van der Vaart, entonces en la plantilla del Madrid, que agredió a su esposa la modelo Sylvie en una fiesta navideña, lo que le acabó costando  la separación. Tras una acalorada discusión, la modelo por los suelos, ante las miradas de los asombrados invitados. Eso sí, como Braulio, el holandés de raíces españolas fue sincero y también lo admitió: "Ha sido una estupidez. Soy un idiota. Lo siento mucho. Nunca tenía que haber pasado".
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios