www.diariocritico.com
Ancho de malla

Ancho de malla

miércoles 19 de junio de 2013, 07:53h
La corrupción se expande como una red por cuyo ancho de malla se cuela la impostura y la prevaricación, el cohecho y la malversación. Mientras tanto, parlamentarios y medios se entretienen en debates estériles y viajes a ninguna parte.

Porque el problema no es el tamaño del pez corrompido en el océano del desprestigio. Por mucho que se llevara Bárcenas a Suiza, éste es solo un peón o un alfil en un juego mucho más transversal, peligroso y denso. El gerente es solo un hilo amarrado a una relinga superior.

Los cabos sueltos son tan abundantes que uno tiene el convencimiento de que la nasa es mucho más grande de lo que se piensa. Que las donaciones legales, ilegales y alegales que recibía el Partido Popular se hacían por algo, llevando la red a unas profundidades aún desconocidas.

Esta corbinera que todo lo atrapa, red de corrupción a partir de la cual los cargos públicos tomaban decisiones más pendientes de las donaciones y del cohecho. Una suerte de malversación de fondos públicos donde Bárcenas era solo el tesorero de una parte de la bolecha.

Qué infancia más larga centrar todo el debate en lo malo malísimo que era Luis el cabrón. De lo torpe que es ingresar quinientos mil euros y pretender pasar desapercibido. Hablar sin parar que sus mentiras y falsificaciones no son más que un fraude procesal.

Yo no picaré el anzuelo de pensar que Bárcenas lo era todo. Porque Bárcenas es solo parte de un todo aún más relevante. Uno de los centros de una red de concejales, consejeros y cargos públicos que decidían obras y servicios como si fuera un cortijo. Mientras tanto, los distintos capitanes de la nao, dicen, no se enteraban de nada.

La decisión de secar las redes, de enfrentarnos con contundencia a la corrupción, pasa por denunciar y buscar el mejor futuro para nuestros hijos. Nuestro país tiene horizonte si varias generaciones logran estar verdaderamente a la altura de unos tiempos que exigen algo más que un lavado de cara.

Y me da igual que la corrupción sea de los unos o de los otros, del PP, del PSOE o de cualquier otro. He empezado diciendo que estas cosas son transversales, inquietantes silencios que no dejan bien a la democracia.

Empresas que donaban dinero, Génova distribuyendo, sobres disparatados, cargos públicos irreconocibles, campañas malgastadas. Toda una red de prebendas, cohecho y malversación por cuyo ancho de malla se nos ha colado la moral, la ética y el porvenir.   

@AntonioMiguelC
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

3 comentarios