www.diariocritico.com
El apretón de manos no rebajó la tensión: Artur Mas ni habló... ni escuchó en el Foro por el Mediterráneo

El apretón de manos no rebajó la tensión: Artur Mas ni habló... ni escuchó en el Foro por el Mediterráneo

> Rajoy defendió la "unión" frente a la "disgregación", pero ya no estaba el líder catalán para escucharle

miércoles 23 de octubre de 2013, 16:02h
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha advertido en Barcelona de que el mundo camina irremisiblemente hacia procesos de integración, que "lo moderno es la unión, no la disgregación" y que "el signo de los tiempos es la integración y no el aislamiento". Un mensaje que muchos interpretaron como dirigido a Artur Mas y sus aspiraciones soberanistas para Cataluña. Sin embargo, el dirigente catalán -cuya intervención fue vetada por Moncloa- ya se había marchado del Foro Económico del Mediterráneo.
Mariano Rajoy ha lanzado este mensaje en su intervención en el acto inaugural del I Foro Económico del Mediterráneo, al que el presidente de la Generalitat, Artur Mas, sólo ha asistido al principio para saludar al jefe de Ejecutivo y al resto de participantes en el mismo, pero no se ha quedado a escuchar al presidente del Gobierno sino que se ha marchado a la sesión de control del Parlament.

Sin referirse de forma explícita al debate existente sobre el futuro de Cataluña, Rajoy ha señalado que "Barcelona, como ciudad mediterránea, catalana y española", es ejemplo de tantas aportaciones que pueden armonizarse positivamente en un proyecto común que "no excluye a nadie y beneficia a todos".

Rajoy ha sido recibido hoy por el presidente de la Generalitat, Artur Mas, en la puerta del Palacio de Pedralbes, donde se celebra el foro, y, tras la foto de familia, ambos dirigentes han conversado unos minutos en el interior del edificio acompañados de más autoridades presentes, según fuentes gubernamentales.

Tras la polémica institucional por el rol del presidente catalán en el acto, Mas no se ha quedado a escuchar el discurso del presidente del Gobierno, sino que ha marchado del Palacio de Pedralbes para asistir al Parlamento catalán.

En su discurso, Rajoy ha señalado que la elección de Barcelona como sede del primer foro económico supone "el mejor de los comienzos posibles" porque la capital catalana es "el más vivo reflejo del Mediterráneo", un lugar "donde las identidades se suman y los arraigos se comparten" y una ciudad que "encarna la pluralidad, el cosmopolitismo y la apertura".

Acuñando la expresión de Miguel de Cervantes, Rajoy ha afirmado que los españoles también sienten a Barcelona como "honra de España" y encuentran en ella "un carácter tan fiel a su identidad y sus raíces como abierto y acogedor".

Mas critica las "imposiciones protocolarias"

Por su parte, el presidente de la Generalitat, Artur Mas, ha acusado al Gobierno de Mariano Rajoy de llevar a cabo "imposiciones protocolarias" mientras que él, como jefe del ejecutivo catalán, mantiene la "dignidad" de forma "educada" para no generar "más tensión" entre los gobiernos central y catalán.

Mas ha hecho estas declaraciones en la sesión de control en el Parlamento catalán, en donde ha asegurado asimismo que el Gobierno del PP da "mil argumentos" en Cataluña que "demuestran que es un impedimento para la recuperación económica del país", y como ejemplo de ellos ha citado el "bloqueo de las políticas activas de empleo".

Fuentes de la Generalitat han asegurado que Mas y Rajoy han podido hablar unos cinco minutos después de la foto de familia del foro, en un encuentro informal, "distendido" y "protocolario", en el que también han estado presentes el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, y el alcalde de Barcelona, Xavier Trias.

"No hay problemas protocolarios, hay imposiciones protocolarias que generan problemas. No hay un problema entre dos gobiernos protocolariamente hablando, sino hay uno que impone unas determinadas condiciones y otro que intenta mantener y defender la dignidad y prestigio de la institución", ha explicado Mas, que ha pedido al primer secretario del PSC, Pere Navarro que defienda públicamente el derecho del president de intervenir en foros como el que hoy se celebra en Barcelona.

Asimismo, Mas ha rechazado por el momento convocar la comisión bilateral Estado-Generalitat, tal como le ha pedido Navarro para "rebajar la tensión" pero que también quiere el secretario general de CiU, Josep Antoni Duran Lleida, porque, ha dicho Mas, "tenemos la sensación que no resolveremos nada y haríamos sólo una foto".

Mas agrio ha sido el debate con la presidenta del PPC, Alicia Sánchez-Camacho, que ha acusado al presidente de la Generalitat de la "escalada de tensión con el Gobierno de España", en una estrategia de Mas que sólo piensa en el beneficio de su "ruta independentista y de separación con el resto de España". Mas, que considera que "Cataluña no provoca ningún tipo de tensión con el Gobierno español", ha recordado a Sánchez-Camacho el "portazo" que recibió en su propuesta de financiación en un intento de "plantar cara" en Madrid.

En todo caso y en un momento en el que Rajoy protagonizaba un acto en Barcelona, el presidente de la Generalitat ha acusado al Gobierno del PP de ser un "impedimento para la recuperación" de Cataluña y, como ejemplo, ha citado el "bloqueo" de las políticas activas de empleo, un asunto que ha asegurado que está "en la mesa del ministro (Cristóbal) Montoro".

Asimismo, ha recordado que "se nos había prometido del derecho y del revés que no habría problemas de tesorería y han volado 1.700 millones de euros que debían servir para pagar a proveedores". "La deslealtad institucional aumenta progresivamente, cada día va a más", ha lamentado el president, que también ha recordado que la ley estatal de dependencia es sufragada en un 80 % por la Generalitat, cuando la normativa marca que debe ser pagada al 50 % entre las administraciones central y catalana. También ha vuelto a reclamar los 759 millones de la disposición adicional tercera del Estatut -capítulo dedicado a inversiones, un dinero con el que Mas cree que Cataluña podría resolver muchos de sus problemas, como la necesidad de satisfacer las becas comedor.



Lea también:

Mas agacha la cabeza: asistirá al Foro Mediterráneo con Rajoy aunque hayan vetado su palabra

Mas deja plantada a Soraya Sáenz para evitar que la vicepresidenta tenga la última palabra
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.