www.diariocritico.com
Encantados de conocerse

Encantados de conocerse

jueves 06 de febrero de 2014, 08:02h
Allí se reunieron gentes de todas las Españas, políticos convocados por centenares hasta juntarse dos mil de ellos, figurantes profesionales acostumbrados a festejar el poder acumulado en sus equipajes de mano. Se saludaron con  la cortesía aprendida en tantos años de oficio, atendieron con la aplicación debida las proclamas de sus jefes, aplaudieron cuando convenía y regresaron después puntualmente a sus hogares. Se fueron de Valladolid y no hubo nada. Los inocentes que esperaban algo más de una concentración tan espectacular, se embarcaron de vuelta con las mismas dudas apuntadas en su agenda personal. Ya en casa, interrogados por los suyos,  explicaron que fuera del PP no había nada y celebraron las críticas rabaneras a Rubalcaba. El resto de los ciudadanos, votantes o no del Partido Popular, maleados por la crisis, aun nos preguntamos: ¿qué hay de lo nuestro?

Es muy posible que la moralina repartida por Rajoy, acompañada del buen lechazo que se cocina en aquellas tierras, haya reconfortado a la militancia popular, pero el común de los mortales hemos asistido a los festejos mortificados por la Cuaresma anticipada que don Mariano decretó para todos nosotros. Poco o nada se ha dicho en la Convención de los gravísimos problemas sociales que padecemos, una estrategia previsible ideada para acaparar rendimientos publicitarios y evitarse compromisos políticos. Tampoco se sintieron motivados los dirigentes de PP por  la proximidad de las Elecciones Europeas. A nadie, que no sean ellos,  preocupa  la identidad de los candidatos populares o la cabecera de su cartel, pero a muchos nos gustaría saber qué modelo de Europa pretenden, que proyectos llevarán a la cámara comunitaria y quién será el político europeo al que apoyaran para presidir el gobierno de la Comunidad Europea.

El catálogo de asuntos pendientes reclamaba un debate intenso que finalmente no fueron capaces de afrontar,  simplemente parecían  comparsas invitados en un montaje que solo pretendía apretar las filas y atajar deserciones. Se volvieron sin solucionar las discrepancias con el sistema actual de financiación autonómica, regresaron sin resolver las dificultades planteadas por la nueva ley de educación o el copago hospitalario, cerraron el maletín sin reclamar las competencias que la reforma administrativa recorta a los ayuntamientos y se olvidaron de preguntar por la rebaja fiscal anunciada por  Montoro. Desandaron lo andado, en definitiva, sin analizar siquiera la genética histórica que diferencia a los unos de los otros.

En los cenáculos políticos se escudriña entre lo dicho por si hubiera algo que a todos se nos ha pasado, pero nada se ha encontrado para el recuerdo, ni un solo titular que guardar en los archivos de nuestra memoria periodística. Callaron los que venían criticando el retroceso social enmascarado en la nueva ley del aborto, cerraron la boca los afectados por las algaradas callejeras y en silencio se mantuvieron los aznaristas que pretendían una vuelta al espíritu fundacional del PP. El incremento dramático del paro, el descenso paulatino de las posibilidades electorales del partido y el desapego creciente de una parte de sus militantes, recientes malas nuevas,  abran rebajado seguramente tanta euforia; pero en aquel fin de semana todos parecían encantados de conocerse.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios