www.diariocritico.com
El Rey estaba solo y España había dejado de ser 'juancarlista'

El Rey estaba solo y España había dejado de ser 'juancarlista'

lunes 02 de junio de 2014, 15:26h
El Rey se dio cuenta hace tiempo de que estaba solo y de que España había dejado de ser "juancarlista". Me parece que esas han sido las principales razones para abdicar. En realidad la soledad le ha acompañado siempre, desde niño, cuando los deberes institucionales de su incierto futuro le arrancaron del seno familiar. Su padre, don Juan, quiso educarle con dureza para que fortaleciera su alma y fuera capaz de enfrentarse con gallardía a situaciones como esta. Cualquiera que haya observado a don Juan Carlos de cerca con detenimiento habrá visto, a pesar de su jovialidad, la tristeza en sus ojos. Nunca le ha abandonado esa tristeza de fondo.

Últimamente su soledad en el seno familiar, que suele ser al final el refugio seguro, era patente por unas cosas y por otras. Los errores puntuales del propio monarca, sus achaques de salud y el "caso Urdangarin", a punto del desenlace, que afecta de lleno a la Infanta Cristina, habían contribuido seriamente al deterioro de la Corona y habían destrozado las relaciones familiares. Era este un clima propicio para reflexionar y pensar en el futuro personal y, sobre todo, en el futuro de la institución. Se decidió el día que cumplía 76 años y aún andaba con muletas. Conociéndole es seguro que la principal razón de esta importante decisión ha sido la de intentar el mejor servicio a España y a la Corona. A esa misión, que aprendió de su padre, ha consagrado su vida. Su reinado quedará como el más largo período de progreso, paz y libertad de la historia de España.


La abdicación de don Juan, en vísperas de las primeras elecciones democráticas, fue para el hijo de Alfonso XIII uno de los momentos más amargos de su vida. Estoy seguro de que para su hijo, el Rey, la renuncia, largamente meditada, no ha sido tampoco un plato de gusto. Aunque, según el CIS, la imagen de la Corona empezaba a mejorar ligeramente en el último sondeo, venía recibiendo por primera vez un suspenso claro de los españoles. Es verdad que la institución estaba por encima del Gobierno, el Parlamento, la Iglesia, los sindicatos y los partidos políticos en el aprecio popular; pero eso no era un consuelo. Su deterioro era preocupante. Y el Príncipe Felipe aparecia en esas encuestas con mejor imagen popular que su padre. Parecía que nadie le agradecía siquiera los ingentes servicios prestados para la traida y la consolidación de la democracia. En resumidas cuentas, España, que nunca ha sido esencialmente monárquica y mucho menos republicana, sino accidentalista, había dejado también de ser "juancarlista".  

Eso ocurría cuando, como se ha visto en las pasadas elecciones europeas, asistimos a un "tsunami" de cambio, que exige un relevo generacional y una forma distinta de gobernar. En las nuevas generaciones, alentadas por la izquierda, rebrota una fuerte pulsión republicana. Así que lo prudente era que la Corona se uniera a esta corriente de renovación y de relevo generacional, teniendo en cuenta que el príncipe Felipe había dado muestras suficientes de capacidad y de adaptación a los nuevos tiempos. Para cualquier observador neutral constuituye una garantía de futuro. Los que, desde posiciones radicales y altisonantes, le auguran un reinado corto, coinciden en esto con los que, a la muerrte de Franco,  denominaron al joven rey como "Juan Carlos, el Breve". El futuro no está escrito, pero hoy la Monarquía tiene mucho más arraigo en España que la República. A la gente de la calle le preocupan más otros problemas que la forma de Estado. Este no es el problema de los españoles. En la institución monárquica, con la llegada de don Felipe, se abre una nueva etapa, marcada por la renovación y la estabilidad. Creo que en este momento crepuscular, en el que la soledad se puede hacer abrumadora, el rey Juan Carlos merece la gratitud de todos los españoles. Seguro que don Felipe seguirá el ejemplo de su padre de ser rey de todos los españoles y de ser un rey cercano.




- Todo sobre la abdicación del Rey
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.