www.diariocritico.com

La calculada destemplanza de Miquel Iceta

domingo 25 de septiembre de 2016, 20:28h

Nunca me hubiera imaginado a mi buen amigo Miquel Iceta gritando a voz en cuello insensateces. Lo conozco hace tiempo y siempre me pareció una mente equilibrada y moderada. Por eso me llevé una enorme sorpresa cuando lo vi en las noticias gritando como un poseso en la fiesta de la Mercé, al lado de Pedro Sánchez: “¡¡ No cedas Pedro, no cedas!! ¡¡Líbranos de Rajoy y del PP, por favor!! ¡¡Líbranos de ellos, por favooor!!”.

Mi primer pronto fue de desconcierto. ¿Qué le pasaba al hombre discreto que nunca pensó ser líder del socialismo catalán? Pero poco a poco reaccioné. Miquel es de esos catalanes que no da puntada sin hilo. Así que rápidamente llegué a la conclusión que se trataba de un exabrupto calculado.

En efecto, ya había escuchado a Iceta decir aquello de que prefería pactar con los independentistas a permitir que siguiera gobernando Rajoy. En el fondo, el socialista catalán pretende una jugada de carambola. Si los independentistas llegaran a un acuerdo con Pedro Sánchez para evitar un gobierno del PP, eso significaría que se impone entre ellos la tesis de un referendo negociado con el Estado y no por aparte. Es decir, que se le resuelve a Iceta su panorama político. Aquí, por lo que parece, cada uno va a lo suyo; sea esto de orden personal, partidario o territorial. El interés general pues bueno, sí, claro, pero a cierta distancia.

Así que para resolver lo suyo, mi equilibrado amigo se ha sumado al discurso perverso de satanizar a Rajoy y al PP. No necesito repetir que Rajoy no es para muchos de nosotros el mejor candidato a la presidencia del gobierno. Pero de ahí a incorporarse al juego tramposo de satanizar a los populares hay un trecho demasiado largo. Porque la satanización de Rajoy no sólo es una exageración o una falsedad en sí misma; es también un juego peligroso para la democracia. ¿Cómo podemos saber que no llegaremos a satanizar todo proyecto conservador? ¿Quiere Iceta regresar a la polarización de las dos Españas?

La calculada destemplanza de Miquel Iceta dice muy poco a su favor como representante político en España y en Cataluña. En realidad, es una muestra de interés particularista encubierto de radicalismo verbal. Y la satanización del oponente en que basa su estrategia, junto a Pedro Sánchez, es radicalmente impropia del pensamiento socialdemócrata. Todo indica que el socialismo democrático es una figura cuya reconstrucción significará un largo y difícil camino en España.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios