www.diariocritico.com

Del ser y la memoria

De profundis
Jose Cardoso Pires
Libros del asteroide
57 páginas, 11,95 euros

Como el mismo autor advierte en Entre líneas de una memoria (el breve escrito que cierra el volumen que nos ocupa y que hace las veces de epílogo aclaratorio), “me interesaba presentar el testimonio de un hombre de formación corriente en su enfoque de la pérdida de la identidad que padeció a consecuencia de un accidente cerebral”.
Memoria e identidad son, pues, los dos vértices entre los que se desarrolla esta insólita confesión de quien, a pesar de la poca atención que se le ha prestado en nuestro país, está considerado uno de los mejores escritores portugueses del siglo XX, José Cardoso Pires (1925-1998). Una isquemia cerebral padecida en el año 1995 es el desencadenante de De profundis, escrito después de recuperarse de la profunda amnesia provocada por el trastorno cerebral y que no debe leerse únicamente como el relato de una experiencia traumática sino como el esfuerzo lúcido, honesto y revelador de indagar en la relación de la palabra con los más desconocidos recovecos de nuestra identidad. Como escritor, José Cardoso Pires conoce bien, a través de su obra de ficción, la tentación de perderse en otras identidades y las potencialidades y posibilidades existentes en la adopción de otras voces, como magistralmente demostró en La balada de la playa de los perros o en la premiada El huésped de Job. Si aquellas obras son ejemplo de la envergadura que esconde la apuesta literaria del portugués, De profundis es la luminosa confirmación de que esa apuesta lo es con todas las consecuencias, y de que su compromiso con la palabra es indisociable de su concepción de la vida. Después de una experiencia como la pérdida de la propia identidad, Cardoso Pires siente la necesidad de indagar en los vericuetos de su propia experiencia durante los difíciles días en el hospital y recorrer, como escribió San Agustín, las galerías y los palacios de su propia memoria.

    Consigue así ofrecernos un luminoso testimonio sobre la forma del recuerdo, logrando inmiscuirnos (en el pleno sentido de esta palabra) en la experiencia de la visión que rescata las vivencias del olvido y que pretende hacer de la vida, a través de la conformación artística, una realidad en la que al menos sea posible atisbar una posibilidad de sentido. La articulación poética del recuerdo en cuanto experiencia vivida y recobrada (que los escrito reproduzca y haga aparecer ese recuerdo, iluminándolo) demuestra la esperanza de Cardoso Pires, su envidiable confianza en que la memoria, traumatizada sin duda por una experiencia vertiginosa, guarde de algún esquivo modo las sensaciones de esos momentos, y permita (citando a quien fue su más insistente apologeta) recuperar “lo que pierde el olvido” indagando en “lo que la memoria transforma”. Pura arqueología de la memoria y de la conciencia humanas la que se asienta, en fin, en el hermoso y sencillo decir de este libro, una obra sabia y humilde poseedora de una profundidad y una trascendencia que ya apenas encontramos, y que quizá nos permita aferrarnos a la fuerza de una idea casi en desuso pero en absoluto desechable: que la conciencia más intensa de la vivencia propia nos llega del arte verdadero, y a través de las esquivas y confusas vías de nuestro recuerdo.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios