www.diariocritico.com
Roger Torrent y Carles Puigdemont reunidos en Bruselas
Ampliar
Roger Torrent y Carles Puigdemont reunidos en Bruselas (Foto: Junts per Catalunya)

Puigdemont juega al despiste: asegura que tanto la investidura presencial como la telemática están sobre la mesa

- Roger Torrent aseguró que la reunión tuvo lugar "entre la primera y la segunda autoridad del país"
- Ambos consideraron "intolerable" que Moncloa les vetara la entrada en la sede de la Generalitat

miércoles 24 de enero de 2018, 13:44h
El ex president de la Generalitat Carles Puigdemont sigue sin desvelar sus cartas para el debate de investidura que tendrá lugar el próximo martes 30 de enero. Tras reunirse con el president del Parlament, Roger Torrent, en Bruselas, Puigdemont aseguró que aún están abiertas todas las vías para que se desarrolle la sesión con "total normalidad democrática" sin descartar ni la vía presencial ni la telemática.

El ex president de la Generalitat y candidato a la investidura, Carles Puigdemont, ha asegurado que espera que el debate se produzca con "la mayor normalidad" y "respetando el mandato del 21 de diciembre". De nuevo, volvió a exigir a Moncloa que propicie las condiciones para que su regreso se produzca de forma segura. "Nuestra exigencia a los demás y especialmente al Gobierno para que retiren todos los elementos que impiden la celebración con normalidad del pleno", reclamó Puigdemont que afirmó que lo esperarán "hasta el último minuto".

De esta manera renegó de que exista en España una separación de poderes real y al ser cuestionado por la prensa sobre si se refería a trabas jurídicas impuestas por un juez, Puigdemont parafraseó a la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, para responsabilizar al presidente del ejecutivo. "Lo dijo con nombre y apellidos, el señor Mariano Rajoy", en alusión a quién había descabezado al independentismo.

Así se negó a desvelar su estrategia hasta el próximo martes 30. "Hay posibilidades, la investidura ideal sería la presencial, pero debería haber condiiones para que se produjera", explicó. "Hay otros caminos, pero no descartamos otras opciones", insistió sin cerrar ninguna vía. "Todavía quedan días es una situación excepcional y no puedo ser más explícito", insistió a preguntas de los periodistas. "Nuestra obligación es intentar la investidura que queremos", añadió al tiempo que aseguró que no aceptarán ningún "chantaje" para retirar su candidatura.

Por su parte, Roger Torrent tampoco desveló la modalidad que se seguirá en el debate de investidura si bien precisó que su deber es "defender los derechos de los diputados electos" y en especial de quienes no pueden estar, en alusión a los diputados presos y a los huidos en Bélgica, porque de lo contrario considera que estaría vulnerando los derechos de representación política de los electores que escogieron el Parlament el 21-D.

Por otra parte, Puigdemont, también se refirió a las polémicas palabras del ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, quien prometió que el ex president no podría entrar en España ni en el maletero de un coche. "Ojalá hubieran puesto tanto empeño en controlar las fronteras cuando sus amigos se beneficiaron de una amnistía fiscal inconstitucional", respondió Puigdemont.

Polémica por el cierre de la sede de la Generalitat

La reunión entre Puigdemont y Torrent estaba prevista que tuviera lugar en la sede de la Generalitat en Bruselas, sin embargo tuvo que ser trasladado a última hora a la sede en Bruselas de la European Free Alliance, una organización de partidos europeos afines al nacionalismo, porque el Gobierno decidió cerrar físicamente el espacio.

Ambos denunciaron este hecho. Torrent aseguró que es "intolerable" e "indignante" que el Gobierno no permitiera la reunión "entre la primera y la segunda autoridad del país", haciendo uso de sus competencias atribuidas por el artículo 155. "¡Han cerrado físicamente, literalmente, la sede!", exclamó.

El president del Parlament aseguró haber dado traslado a los servicios jurídicos para que analicen si esta decisión "arbitraria" se ajusta tanto al marco jurídico español como al belga. "Se están limitando los derechos de los diputados electos y de la institución que represento, el parlament de Catlauña", afirmó Torrent.

En la misma línea, Puigdemont denunció que esta decisión sólo tiene detrás "razones injustificables que vulneran principios de la Constitución y de la Carta de Derechos Fundamentales de la UE".

De forma paralela, el Partit Demòcrata en Senado ha pedido la comparecencia de la vicepresidenta del Gobierno español, Soraya Sáenz de Santamaría, a la Comisión conjunta de las Comisiones General de les CCAA y Constitucional para que explique la prohibición per parte del Gobierno español de la reunión entre el President de la Generalitat, Carles Puigdemont, y el President del Parlament, Roger Torrent en le oficina de la Generalitat en Bruselas este miércoles.

El portavoz del Partit Demòcrata en el Senado, Josep Lluís Cleries, denunció "el abuso continuado por parte del Gobierno español en la utilización del 155, que se salta les mínimas normas democráticas y de respeto hacia las instituciones de Catalunya, sus cargos institucionales y los diputados electos del Parlament de Catalunya". En esta línea, Cleries considera que "impedir esta reunión a la oficina de la Generalitat expresa la falta de cultura democrática del Estado español y no aceptar los resultados del 21 de diciembre".

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.