www.diariocritico.com

Otro 22

martes 22 de diciembre de 2020, 12:12h

22 de Diciembre, día de la lotería. Cuando yo era niña, hoy comenzaba la Navidad. Las vacaciones, los villancicos, la alegría, la iluminación de las calles, los nacimientos, los árboles, las casas adornadas, los turrones, los polvorones... y la lluvia de millones para los afortunados premiados y para el resto el célebre ¡Día de la salud!

En este año raro, como no podía ser de otra manera, un día de sorteo también raro. El Teatro Real, precioso como cada año y vacío como ningún otro. Sin más público que los periodistas y sin más disfraces que las máscaras y las mascarillas protagonistas de este 2020. Este año no sé cómo se va a hacer en las administraciones, en los bares, en las asociaciones, en las empresas, en las cofradías, en los barrios... en todos los lugares donde toque. ¿Cómo se celebrará el Gordo sin abrazar? ¿Sin besar? ¿Sin brindar? ¿Sin apelotonarse frente a una cámara de televisión? ¿Sin comerse los micrófonos de los periodistas? Raro, todo raro...

Este año, durante meses hasta la suerte estuvo confinada. Sin lotería, sin sorteos, sin premios, sin millones... confiando nuestra suerte a la vida, a estar vivos. Este año tenemos la sensación que nos ha tocado una lotería diaria, cuando contábamos un día más, aunque no todo el mundo ha corrido la misma suerte, como casi siempre en la vida. Este año hemos descubierto que lo que te cambia la vida es el azar, pero no el de la lotería, sino ese que llega sin avisar, sin esperarlo, sin comprar papeletas ni números. Ese azar que no sólo te cambia la vida sino que te la condiciona, incluso en su peor cara te la arrebata. Un azar que te sacude y te descoloca y que a la vez te hace colocar cada cosa en su sitio.

Hasta ahora creíamos que la lotería era un golpe de suerte una vez en la vida, sin saber que la verdadera lotería es la que te toca a diario. Porque no podemos fiar nuestras ilusiones y nuestros sueños a un solo día. Tenemos que soñar, desear, ilusionarnos y sobre todo vivir y darle vida a cada día, porque ahora sabemos que la vida improvisa y en el bombo entran todas las bolas y no todas tocan de la misma manera.

Hoy es 22 y este año no pensaremos si el número que ha tocado es bonito o feo. Hoy toca vivir, amar, celebrar... y agradecer más y quejarnos menos y echarle ganas porque después de tal y como va el 2020, si estamos sanos y vivos ya nos ha tocado la lotería.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios