www.diariocritico.com

Olmert alega defensa propia

España y la ONU piden a Israel y Palestina el cese de la violencia

España y la ONU piden a Israel y Palestina el cese de la violencia

· Olmert: "nadie tiene derecho a pontificar contra Israel" tras la última incursión

El Consejo de Seguridad de la ONU aprobó anoche (madrugada en España) una declaración en la que pide a Israel y a las milicias palestinas que acaben con la violencia en la Franja Gaza.
La intensificación de la ofensiva israelí se cobró el sábado la vida de 61 palestinos --la mitad de ellos civiles-- en los incidentes más graves desde la Segunda Intifada de 2000. Además murieron dos soldados israelíes y el miércoles un civil israelí víctima de un ataque transfronterizo con cohetes.

   "Los miembros del Consejo de Seguridad están muy preocupados por la pérdida de vidas civiles en el sur de Israel y Gaza y condenan la escalada de violencia", explica el Consejo en un comunicado leído por el embajador ruso ante la ONU, Vitali Churkin, que ocupa la presidencia del Consejo.

   "Estos acontecimientos ponen de manifiesto la necesidad de que todas las partes cesen inmediatamente todos los actos de violencia", añadió.

   El comunicado, acordado tras cinco horas de una sesión de emergencia convocada a instancias del presidente palestino, Mahmud Abbas, a través de la Liga Árabe, fue mucho más laxo que el lenguaje utilizado por el secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, que condenó con dureza tanto las incursiones israelíes como los lanzamientos de cohetes contra el Estado judío.

   "Si bien reconozco el derecho de Israel a defenderse, condeno el uso desproporcionado y excesivo de la fuerza que ha matado y herido a tantos civiles, incluidos niños (...). Pido a Israel que cese tales ataques", dijo Ban. "Condeno los ataques palestinos con cohetes y pido el inmediato cese de tales actos de terrorismo", agregó.

   El texto final acordado en el Consejo de Seguridad no recoge finalmente la expresión "uso excesivo de la fuerza" por parte de Israel, tal como pretendía Libia, representante de la Liga Árabe, debido a la oposición de Estados Unidos. Medios cercanos a la negociación aseguran que Washington se mostró dispuesto a incluir esta expresión, pero sólo si se calificaba de "terroristas" a los palestinos, algo que finalmente no ocurrió.

   El observador permanente palestino ante la ONU, Riyad Mansour, calificó por su parte las acciones de Israel y su bloqueo de los pasos fronterizos de la Franja de Gaza de "crímenes de guerra".

   Sin embargo, el número dos de la representación diplomática israelí ante Naciones Unidas, Daniel Carmon, rechazó que Israel sea responsable de crímenes de guerra y culpó a Hamás de los incidentes por el lanzamiento de cohetes contra territorio israelí.

   El borrador de resolución presentado por Libia instaba al Consejo de Seguridad a condenar a Israel por la muerte de civiles inocentes, entre ellos varios niños. Sin embargo, no mencionaba el lanzamiento de cohetes contra Israel, un obstáculo a los ojos de Estados Unidos.

   Cuatro días de violencia han acabado con 96 palestinos muertos, muchos de ellos civiles, en un territorio en el que cerca de 1,5 millones de palestinos viven hacinados en una franja litoral de 45 kilómetros. En lo que va de año sólo un israelí ha fallecido por los cohetes caseros palestinos.

   El Consejo de Seguridad tratará de nuevo el borrador libio la semana próxima, una vez que los demás miembros del órgano decisorio de la ONU hayan comentado y propuesto cambios al texto.

España se suma a la no violencia

    El Gobierno español expresó hoy su "honda preocupación por la escalada de violencia" que se está viviendo en la Franja de Gaza e hizo un llamamiento a Israel a que muestre "contención" y a los milicianos palestinos a que "cesen el lanzamiento de cohetes" contra  territorio israelí, ante el "elevadísimo número de víctimas civiles, en especial entre la población de Gaza".

   En un comunicado del Ministerio de Asuntos Exteriores, el Ejecutivo reitera su "llamamiento para que las facciones palestinas de Gaza cesen el lanzamiento de cohetes contra Israel" porque "ponen en grave peligro a la población". Además, subraya el texto, estos cohetes "no sirven al interés nacional palestino, de manera que se pueda proceder a un alto el fuego que detenga la espiral de violencia".

   Asimismo, el Gobierno pidió a "Israel que dé muestras de contención en la respuesta a estos ataques, velando por el pleno respeto del Derecho Internacional Humanitario y evitando causar víctimas entre la población civil". Además, reclamó que "restablezca la normalidad en la provisión de suministros a la población de la Franja y en su movilidad".

   Por último, hizo un "llamamiento urgente a todas las partes para que se intensifiquen los contactos con vistas a desactivar, en interés de la población civil, esta escalada de violencia, que amenaza con frustrar las esperanzas de paz que se han abierto recientemente en la región", en referencia al proceso de paz inicial por palestinos e israelíes tras la conferencia de Annapolis.


Olmert: "Nadie tiene derecho a pontificar contra Israel"
 
El primer ministro de Israel, Ehud Olmert, respondió a la petición de la comunidad internacional a terminar con la violencia provocada en parte por las incursiones militares israelíes en Gaza afirmando que "nadie tiene derecho a pontificar contra Israel" por "defender a sus ciudadanos en el sur" frente a los ataques con cohetes perpetrados por las milicias palestinas desde la Franja, al tiempo que solicitó regresar a las conversaciones de paz después de que la Autoridad Palestina anunciara su suspensión en respuesta a la ofensiva.

   En declaraciones realizadas antes de asistir a su habitual reunión del Gabinete de ministros, Olmert prometió que las operaciones militares en la región proseguirán como hasta ahora, en lo que son los primeros comentarios tras la incursión de este sábado, una de las más violentas de los últimos meses y la más profunda desde la llamada "desconexión" de 2005, cuando Israel sacó sus colonos y soldados de la Franja tras 38 años de ocupación.

   "Actuaremos contra las organizaciones terroristas y contra aquellos que lanzan los ataques, de acuerdo con la decisión adoptada por este Gobierno", explicó Olmert, antes de señalar a la comunidad internacional y, especialmente, al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, al afirmar que "si alguien cree que aumentar simplemente el radio de acción de los cohetes (israelíes) bastará para conseguir que disminuyan los ataques terroristas, está muy equivocado".

   La incursión de este sábado en el barrio de Sajaiya (Ciudad de Gaza) y en el campamento de refugiados de Jibaliya dejó al menos 60 palestinos muertos, entre ellos decenas de civiles, mujeres y niños incluidos, lo que despertó el rechazo de la comunidad internacional y de las principales formaciones palestinas, Hamás y Al Fatá. Las milicias palestinas respondieron con el lanzamiento de medio centenar de cohetes caseros Qassam y misiles de fabricación soviética Grad, que impactaron contra las comunidades israelíes de Ashkelon y Sderot, provocando al menos 22 heridos.

   En este sentido, Olmert afirmó este domingo que los civiles israelíes que viven en el sur del país no han merecido la misma atención. "No recuerdo a esta gente afirmar que la situación en el sur de Israel es igualmente insostenible cuando los civiles israelíes resultaban heridos", afirmó el primer ministro.

   "Lo que hay que tener en mente es que Israel está defendiendo a sus civiles en el sur y que nadie tiene derecho a pontificar contra Israel sobre ello, porque debemos emprender la medida fundamental de defender a  sus residentes contra los cohetes palestinos".

   Finalmente, el primer ministro declaró su intención de proseguir con las negociaciones de paz con la Autoridad Palestina, a pesar de que el presidente de la organización, Mahmud Abbas, anunciaba este sábado a través de su portavoz y negociador jefe, Ahmed Qorei, una suspensión de estos encuentros en respuesta a la violenta incursión.

   "Naturalmente, estamos interesados en seguir con las negociaciones, pero nadie puede negar que dañar a Hamás --en control de la Franja desde el pasado verano-- anima a los elementos moderados palestinos a seguir negociando", concluyó Olmert.





¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios