www.diariocritico.com
Orden, contraorden, desorden

Orden, contraorden, desorden

La afirmación que encierra el titular de estas líneas, es cosa que saben y respetan, siempre que pueden, los militares. Por eso antes de dar una orden, debe evaluarse bien, porque si una vez en marcha, hay que rectificarla, podemos llegar al desorden.

La polvareda que se ha levantado por la circular sobre el uso restringido de Internet en algunas dependencias militares, que fue dado a conocer por Europa Press. Sin ninguna orientación demagógica, como ha sucedido con otros medios, es una ampliación, al parecer, de algo que ya existía y la ministra Carme Chacón, a la que se le ha “colgado” el muerto, nada ha tenido que ver. Eso es lo primero que, a mi juicio, debe aclararse si nos metemos a analizar las informaciones que se han publicado al respecto.

Lo que si está claro es que no se deben sacar las cosas de quicio y se han sacado bastante. Si la utilización que se hace de Internet a las horas de trabajo produce colapsos en la red en determinados departamentos de Defensa, parece lógico que se restrinja. Además la entrada habitual o exagerada a páginas deportivas, de compraventa o de contenido sexual, no parece que sea el uso que se debe dar a los ordenadores en el trabajo, salvo que los asuntos de la Defensa ahora estén íntimamente ligados con esos asuntos.

Por otro lado, resulta que en muchas empresas, y desde hace tiempo, este tipo de restricciones existen, son legales y nadie se ha quejado – hasta ahora, por lo visto, al hilo de los sucedido en Defensa – porque se entendía que un uso abusivo de Internet en temas particulares, en el trabajo no estaba justificado.

Este asunto se ha utilizado de forma exagerada y demagógica a veces. Decir que los usuarios iban a ser vigilados por los servicios de inteligencia no deja de ser una soberana estupidez. En cuanto a mis amigos de la Asociación Unificada de Militares Españoles (AUME),  que han dicho que la ministra trata a los militares como a niños, lamento no coincidir en absoluto con el análisis. Primero porque no ha sido cosa de Carme Chacón y, segundo,  porque es una medida perfectamente explicable.

Ahora, según se puede leer en Marca, - que se defiende de forma legítima de la posible perdida de usuarios -  que, tras las avalanchas de quejas (sic), la ministra ha decidido rectificar y a partir del lunes se quitará la restricción. No es una medida aconsejable, primero porque la traída y llevada restricción, tal y como se ha contado, estaba justificada y, segundo, por lo ya dicho de que orden más contraorden lleva al desorden.

En todo caso hacer batalla de estas cuestiones menores puede incluso ser un desprecio para quienes piensan que existen problemas de verdadero calado a los que tiene que enfrentarse el ministerio de Defensa, que son lo que deben despertar más atención.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios