www.diariocritico.com

Sospechas (III)

domingo 19 de abril de 2020, 10:48h

Los expertos, dicen que Jesucristo echó a los mercaderes del templo por abusos, vicios y excesos. Bueno, pues el “social” liberal y cristiano con minusvalía, el “dios”-así le llamaban sus colaboradores más aduladores-, Felipe, y su posterior compañero de cargo-oficio el católico ultra capitalista Pepe, dieron licencias a mansalva, ¿y mal salva?, para abrir enormes centros comerciales donde los inversores, intermediarios y mercaderes ganaban más dinero, mucho más dinero que los productores-trabajadores de lo que vendían en general y que los productores-trabajadores de lo agropecuario en particular.

Digo yo, que algo o mucho tendrán que ver esos atropellos, o casi, con el impresentable asunto de la España vacía y con la impresentable desaparición-rapidez de infinidad de comercios-negocios pequeños. Felipe y Pepe cambian de mascarilla política casi a la misma velocidad que su amigo Julio Iglesias cambiaba de “compañera de cama”…ojo, no me invento embustes porque el propio Julio en sus mejores años lo confirmaba con una sonrisa cuando le preguntaban por sus romances. ¡Tócate el bolo Bartolo!

Antes de seguir escribiendo más en serio, me tomo la licencia de contar una historia-broma relacionada con la España vacía, con Bartolo, y con los ejemplares servidores que están en primera línea de riesgo para que sigamos medio viviendo ante la amenaza del coronavirus. Dice así: hace sesenta y tantos años dos quintos y amigos del mismo pueblo maño –pueblo, entonces casi incomunicado y ahora casi vacío-, esperan en una de las colas que hay en el campamento para recoger ropa, calzados y esas cosas, porque empieza la instrucción la mañana siguiente. Espera que te espera, llega el turno del primer paisano-recluta, le pregunta el sargento chusquero como se llama, con cara de buenos amigos el novato contesta, me llamo Bartolo, el sargento se levanta cabreado y “zas” le da un sopapo sonoro, usted es un merluzo, usted se llama Bartolomé, en instantes, el segundo paisano está en primera línea de riesgo con cara asustada frente al chusquero, el suboficial pregunta, usted como se llama, el recluta con un hilillo de voz titubeante contesta, me llamo Felipemé, se levanta furioso el sargento y “zas” “zas” le sopla dos sopapos sonoros, ¿está usted tomándome el pelo?, usted se llama Felipe, ¡Esta noche va a dormir en el calabozo! En fin, es una historia chistosa inspirada en la mili.

Son las doce y media de la mañana, informan que ha bajado el número de víctimas del mortífero coronavirus, pero hoy también pasan de las 500 defunciones. El presidente, Pedro Sánchez, cuando sale a dar explicaciones sobre el aterrador bicho y sus consecuencias, lo hace con parecida cara a la de Felipe-Felipemé. Lo peor es cuando sale la oposición-oposiciones, valoran el mismo y dramático asunto… sus caras parecen la del chusquero o la de Bartolo-Bartolomé. Sospecho que hay gentuza que siguen al pie de la letra esa aberración “del cuanto peor mejor”. ¡Pobre España vacía, desgraciada España llena!

Y es que el presidente Pedro Sánchez, hace unos días, con precaución, abre una puerta del confinamiento para experimentar la vuelta al trabajo de un sector de trabajadores-productores en un sector de empresas. De inmediato “las oposiciones” y la patronal, –los sindicatos, hoy por hoy, pintan poco en el cuadro laboral-social-, ponen el grito en el cielo-infierno criticando la medida de estado…por el riesgo de experimentar gradualmente la vuelta al tajo. Y le acusan-critican con argumentos destructivos, hipócritas o infantiles.

Argumentos destructivos porque no aportan ninguna propuesta constructiva y práctica al abrir-cerrar puertas del confinamiento. Argumentos hipócritas porque si el gobierno no va abriendo puertas le acusan de echar más ruina a la ruina que padecemos. Solo se trata de desgastarlo-derribarlo. Argumentos infantiles porque hay varios voceros-boceras que se expresan-piensan como los niños y niñas a los tres-cinco años…la edad infantil del “no”… a casi todo lo que se menea.

El correspondiente “líder” de la patronal, en abstracto, dice que las empresas “crean riqueza”, ¡que lumbreras!, ¿hay alguna empresa que cree riqueza sin productores-trabajadores?, ¿todas las empresas crean riqueza?, ¿por qué en España hay saturación de empresas en unos sectores y faltan en otros?, ¿qué planificación hacen ustedes del hecho consumado-consumido con las licencias que por dejadez, o lo que sea, les conceden los gobiernos? Las empresas ¿casi todas las empresas han de ser privadas con ánimo de lucro? Hay empresas públicas, mixtas, privadas, en cooperación, sociedades anónimas o limitadas, cooperativas, etc., pero algo no funciona con claridad-corrección porque el nivel de paro y demasiadas condiciones laborales era y es de juzgado de guardia…faltas empresas integrales con la participación de todos los integrantes. Sí, las empresas privadísimas es solo una opción de las opciones que crean riqueza.

¿Y eso de la existencia de empresas donde el “manda más” tenga una retribución, cincuenta, doscientas o quinientas veces superior al “manda menos”?, ¿quiénes producen con más satisfacción, seis personas trabajando ocho horas cada una, u ocho personas trabajando seis horas cada una? Hay métodos-medios para crear condiciones laborales más humanas y racionales. Los métodos de las elites dirigentes ultra capitalistas son tóxicos para la convivencia, la justicia, la belleza, la felicidad, la cultura, el equilibrio o la armonía. ¿Dónde está la ley divina-humana que les de la bendición a sus actos?

¿Y los autónomos…otro caos de confusión-organización-saturación propia y ajena? No, no tiene nada que ver un autónomo como el millonario X, que un pequeño autónomo agropecuario Z, por ejemplo.

Termino, ¿alguien medianamente honesto-sensato cree que las hipócritas o infantiloides “promesas” políticas de 35-45 años medita sobre la hondura de las cuestiones expuestas, ojo, son las que verdaderamente ocupan-preocupan a la ciudadanía en general, o se limitan a seguir las andanzas de los fracasados veteranos que han logrado el “sálvese el que pueda”, el “búscate la vida”, la “ley del más fuerte” o el “todo-todos está bajo sospecha? ¡Promesas que tienen, o parecen tener, menos enjundia que el mecanismo de un cero!

No sé si hay logística, voluntad y coraje para dar un aviso-“puntilla” al ultra capitalismo, lo que está claro, clarísimo, es que es el enemigo público número uno de los pueblos, de la sostenibilidad y de la lógica más aproximada a la razón.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

1 comentarios