www.diariocritico.com
Nueva vida para la OTAN

Nueva vida para la OTAN

lunes 09 de abril de 2018, 13:21h

Teniendo en cuenta una sustitución de las bases de la democracia en el mundo actual el informe (https://www.cgai.ca/globaloutlookmarch202018) sobre los desafíos nacionales de la OTAN del Dr. David Bercuson, Profesor del Instituto Canadiense de Política Mundial, Director del Centro de Estudios Estratégicos y de Defensa de la Universidad de Calgary merece mayor interés. En su documento observa que hoy en día unos acontecimientos alarmantes sacuden la Alianza Noratlántica desde dentro. Según su opinión, en unos países del bloque la situación interna se debe al creciente político de la autocracia. Por ejemplo, Rumania, Polonia, Hungría que son los ex países del Pacto de Varsovia, y Turquía.

En las primeras etapas de la existencia de la OTAN, los líderes de la Alianza han prestado especial atención a la organización política de sus miembros. En plena Guerra Fría en los 50 o los 60 del siglo XX el artículo 5 del Tratado del Atlántico Norte fue diseñado. Conforme a dicho artículo sus miembros han sido los estados paramilitares con la posición anticomunista. Por lo tanto, España de tiempos de Franco, Portugal de tiempos de Salazar, Grecia bajo el control del los coroneles y Turquía donde se realizaban a menudo los levantamientos militares, encajan fácilmente en la OTAN.

Las reglas han cambiado después de la Guerra Fría y el colapso de los gobiernos militares en Grecia y Turquía. Los países que integran el bloque, deberían ser democráticos o esforzarse por llegar a democracia en cualquier forma, pero para los ex países del Pacto de Varsovia la adhesión a la OTAN ha sido de hecho un billete a ingresar en la Unión Europea. Por consiguiente, antes los países de la Alianza se consideraban democráticos en todos los sentidos de ese concepto, además lograron la asistencia militar de los aliados, o cuando sea necesario, la información secreta militar.

En los últimos años en parte a causa de la crisis de los refugiados en Europa, y debido al aumento de la influencia de movimientos ultraderechistas en unos países de la OTAN, la Alianza contemporánea me recuerda a un sitio donde a cada pájaro le gusta su nido.

El ejemplo más claro es Turquía que después del colapso del golpe de Estado en verano de 2016 reprimía activamente la creación de casi todas las instituciones civiles. Antes el presidente Recep Erdogan ha demostrado el autoritarismo en relación con la oposición, pero 2 años después del intento fallido del golpe de Estado se ha convertido en un dictador turco. Además, arrastraba al país a la campaña siria contra las milicias kurdas que desempeñaron un importante papel en la expulsión de ISIS de la región.

En Polonia el gobierno prácticamente tomó el poder utilizando los lemas de los nacionalistas polacos antes de la Segunda Guerra Mundial. En particular, Varsovia niega la participación en el Holocausto de la población judía durante la Segunda Guerra Mundial, que prácticamente reconoció después de la Guerra Fría. El proyecto de ley adoptado por el poder legislativo y firmado por el presidente prohíbe hablar de los "campos polacos de exterminio" que no existían (todos los campos eran alemanes), y, además, equivale a una violación de cualquier discusión de las políticas antisemitas polacas durante la guerra, que realmente tuvieron lugar para estar.

El gobierno húngaro ha dado varias señales a favor del autoritarismo después del giro a la derecha después de las recientes elecciones. En abril de 2017, el gobierno aprobó una ley de cerrar la Universidad Centroeuropea de orientación liberal, fundada por un estadounidense de origen húngaro, George Soros. Durante la aprobación de la ley, el ministro de Trabajo, Zoltán Balog, admitió que Budapest seguiría luchando con las organizaciones que representaban la enseñanza pseudo-cívica y realizaban espionaje.

La actitud negativa del autor del informe también provoca una tendencia a la ideología de la extrema derecha en Alemania. Este hecho se confirma con la llegada del partido nacionalista "Alternativa para Alemania" al Parlamento.

Según la opinión del Dr. David Bercuson en relación con la situación actual, la Alianza del Atlántico Norte tiene dos opciones para un mayor desarrollo. Tratamos de superar las contradicciones existentes volviendo al pasado, cuando el único criterio para ser miembro del bloque era la lucha contra un enemigo común - Rusia. Sin embargo, en este caso, para algunos países, como Canadá, las nobles intenciones de la OTAN no serán tan obvias.

La segunda manera sea revisar el estado de los estados miembros de la OTAN cuya política se desvía de las normas democráticas, como Turquía y Polonia, y darles tiempo para repensar y volver al vector de desarrollo deseado, o sea excluirlos de la Alianza.

Hasta ahora, la realidad es que en los próximos años la presión interna sobre la OTAN solo aumentará debido a la diferencia de opiniones de sus participantes sobre muchos aspectos clave en asuntos de política nacional y problemas generales. Y los países fundadores de la Alianza tal vez tengan que pensar en una nueva alternativa.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.