www.diariocritico.com
Houston, tenemos un problema
Ampliar
(Foto: Pixabay)

Houston, tenemos un problema

viernes 01 de julio de 2022, 11:49h

Houston, tenemos un problema. En tres, dos, uno... es necesario cambiar algo porque se nos está viendo el cartón. Espero, deseo e imagino que en el Jockey Club Español son conscientes de que la entrada de las cámaras de Movistar al cuarto de Comisarios de Carreras marca un antes y un después para este Órgano Colegiado, tan importante en el desarrollo de una carrera de caballos. Para los no iniciados han puesto micrófono y cámaras al árbitro, a los jugadores y a la zona Var. Esto es un éxito para los cuatro a los que nos interesa este negociado, pero también foco demasiado luminoso para un cuerpo no profesionalizado. Desgraciadamente con las imágenes y los audios se le constata una falta de saber estar y equidad que, repito, a los cuatro que nos interesa este negociado como aficionados, nos lleva a la más absoluta de las preocupaciones. Y a los profesionales a tomar o bien el camino del pasotismo o bien a jugar las cartas en base a su interés. Ahí algunos lo hacen mejor que otros. No cabe duda.

En los últimos días, se han unido varias resoluciones sancionadoras del Comité de Disciplina que han avivado la polémica y la sensación de falta de equidad. Es imposible ser justo al 100%, sólo hay que pretenderlo. De vuelta al fútbol, tenemos la eterna polémica de que un árbitro no pita igual al Real Madrid o Barcelona que al Elche o Levante. Es inevitable. Pero eso no puede ser excusa para tratar de no repetir los errores del fútbol, ya que si hay algo básico en el Turf debe ser que todos partan con las mismas condiciones a la carrera y que el hándicap sea lo único que les diferencie.

¿Es posible profesionalizar el Cuerpo de Comisarios en el Turf español? Contestar a esa pregunta es el verdadero problema. Posiblemente, no. Primero porque no hay gente independiente suficiente, para estos menesteres, que puedan ejercer esas labores y, segundo, porque ya hay demasiados vicios como para que lo que lo ejercen no piensen que se les persigue al criticarles y viven cómodos en la postura guerracivilista. Eso sí con una ventaja acojonante y son capaces de donde hay personalidad y crítica transformarlo en rebeldía y polémica. Dónde hay pasión por las carreras de caballos ven ganas de acabar con el Turf. Y a poco, o a mucho, ponen y reparten etiquetas como si no costara. A ellos no les cuesta, les cuesta a los profesionales.

Y ya que hablo de costes. No se me ha olvidado el tercer motivo. La falta de recursos económicos. Eso es lo eterno. Tengo, no tengo y en qué me lo gasto. Está claro que el Turf no es el fútbol. Pero los recursos están ahí. Este año, por ejemplo, ya se ha conseguido en el Hipódromo de la Zarzuela dar carreras, con una dotación digna de 6.000 euros, fuera del paraguas de LAE los sábados por la noche en este mes de julio. Son pasos hacia adelante y necesarios para crecer. Hay que tener prioridades y, como he escrito al principio, lo que algunos sabíamos ya y nos atrevíamos a denunciar desde hace mucho, tiene ya luz y taquígrafos en Movistar. Ahora queda que los que manejan los hilos sepan que el descosido está siendo cada vez más aparente y público. ¿A quién beneficia? Sinceramente, creo que a nadie.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios