www.diariocritico.com

Jesús María Amilibia: "Ahora está de moda el buenrrollismo"

El veterano y polémico periodista cree que actualmente "la confusión tiene mucho prestigio"

jueves 11 de octubre de 2018, 12:22h
Jesús María Amilibia: 'Ahora está de moda el buenrrollismo'
Periodista de raza y que ha pasado por múltiples vicisitudes. La última: una enfermedad que arrastra, pero que no le ha impedido escribir su último libro “Una bala para el caballo herido”. Libro pesimista, pero al mismo tiempo con sentido del humor y la ironía característica de Jesús María Amilibia. El reportero se encuentra ante un maestro de la entrevista…

-¿Es un libro autobiográfico?

-Es cierto que habla de mí, pero a veces puedo estar creando otro personaje, yo lo llamaría auto ficción: una mezcla de géneros. Piense que hasta el libro más imaginario y creativo, por ejemplo “El Quijote”, tiene algo de autobiografía: Cervantes plasma la realidad de cuando era recaudador de impuestos…

-No me negará que tiene un tono muy pesimista…¿Lo es usted, en el fondo?

-No puede ser optimista porque parte de la realidad de dos personas- y mi mujer y yo- que viven juntos y ambos padecen un cáncer (de pulmón ella, y un linfoma servidor…).No puede ser por tanto, más que negra. Digamos que “me tira lo negro”, lo que veo de la vida no me gusta. Soy un pesimista vitalista…Hoy en día no está de moda mostrar la crudeza del hombre, sino el “buenrrollismo”. El hombre quiere que le mientan, no quiere escuchar la verdad...

-Ahí tiene las redes sociales: todo el mundo es feliz.

-Sí, ya le decía que lo que se lleva hoy es el buenismo, una infantilización de la sociedad. Por eso los libros que más se venden son los de historia…Yo vendo poco, porque escribo de lo que me da la gana (como he hecho siempre)…Cuando ya no te queda mucho tiempo, o escribes lo que quieres, o no vale la pena escribir nada.

-En este libro habla mal de sí mismo. Curioso.

-Es una aspiración noble: poder hablar mal de uno mismo. Soy un cínico que busca un estilo propio…

Literatura.

-¿Se considera un periodista, con alma de escritor?

-Ambos conceptos: literatura y periodismo, no casan muy bien…El periodismo tiene que aspirar a la síntesis y la claridad, y en la literatura puedes extenderte, en la descripción de un personaje, por ejemplo…Puede que me acerque a la novela negra de Chandler…Yo soy un “obseso de la realidad”, y ahora lo que tiene prestigio es hacer cosas confusas. Si leen una novela y no entienden nada, parece “más importante”. A la gente le gusta mucho no entender nada…

-Hace poco se hizo una entrevista a sí mismo.

-La periodista que tenía que hacerme la entrevista para el periódico donde escribo- La Razón- no veía claro el hacérmela: “no sé cómo enfocarlo, es muy pesimista…”. Y me pareció un reto hacerme una auto entrevista.

- Un género en el que se le considera maestro, y con un estilo inconfundible. No sé si también es su preferido…

-He hecho todos los géneros del periodismo: crónica de sucesos, de deportes, crónica política…todo menos escribir de golf. Pero mi estilo de entrevista gustó, y los directores me encasillaron en ese género. Ya sabe, llega un momento en que el periodista está “atado a la columna”, que es el título de otro de mis libros…Le tengo cogido el tono, quizá la habilidad de preguntas y respuestas cortas. Vuelvo a lo de la síntesis y la claridad…

-Usted ha vivido muchos años el ambiente noctámbulo, al dedicarse a la gente del mundo del espectáculo. ¿hay mucha banalidad en ese mundillo?

-Lo que he encontrado en el mundo de la noche es mucha gente que bebe alcohol, quizá pueda hablarse de banalidad. Incluso bebían actores como Kirk Douglas o Jack Nicholson.

-¿Tiene muchos amigos producto de ese mundillo nocturno?

-No, la mayoría eran relaciones superficiales. Nunca encontré amistades profundas, salvo personas como Paco Rabal o María Asquerino, a los que traté más afondo. Hoy en día la palabra “amigo” se utiliza con mucha ligereza. Si tienes dos…ya es mucho. Yo he tenido muchos conocidos por mi profesión, más que amigos de verdad. Incluso en el periodismo.

-Y procede de la época de PUEBLO, que dio un plantel de grandes periodistas. ¿Ha cambiado mucho la profesión desde entonces?

-Totalmente, porque en ese periódico “gastábamos mucha suela”, buscábamos la noticia en la calle, nos peleábamos por las exclusivas. Hoy en día en las redacciones se bebe, como mucho agua. En PUEBLO se juntaron una generación de buenos periodistas y otra forma de entender la profesión.

-Y un director del que escribió un libro: Emilio Romero ( y no precisamente halagador).

-No creo que a Emilio Romero le hubiera gustado un libro hagiográfico, porque no era un santo, sino una persona con sus defectos y virtudes. Y yo hablaba de ambas cosas…

-¿Qué periodistas admiraba de aquella época, o de la actual?

-Nunca he sido mitómano, pero admiré mucho a Manu Leguineche, Raúl del Pozo- aún en activo- José María García , Manuel Marlasca, o Yale. Con este último tuve especial amistad: trabajamos juntos, incluso en la radio. Simbolizaba la picaresca del periodista que hacía lo que fuera, por conseguir una exclusiva.

-¿Se ha adaptado bien a las nuevas tecnologías?

-No ha habido más remedio: he pasado de escribir a mano, luego a máquina, a la máquina eléctrica, y finalmente al ordenador. Ahora me costaría volver a utilizar de nuevo la famosa “Olivetti”…
Hastío.

-¿Cómo contempla el “conflicto” catalán, desde la distancia madrileña?

-Con hastío, es un aburrimiento y una pesadez. Cada dia una mentira más, una cutrez más, una mentira más grande…No veo un gramo de talento en el soberanismo catalán: la victimización constante, la negación de la obviedad. Toda una suerte de mentiras, inventos y gilipolleces. Es un conflicto de locos y sin un ápice de cordura. En mi penúltimo libro “Todos los días el fin del mundo”, el filósofo- y mi buen amigo Javier Pastor- se preguntaba: ¿Cuántas malas noticias puede soportar el cerebro humano?. En Cataluña falta todo, incluido el famoso “seny catalán”.

-¿Qué puntuación le pondría al gobierno de Sánchez?

- Un cero pero no por su ideología, sino por lo mal que lo están haciendo. Por ejemplo en el tema que me hablaba del nacionalismo: se han aliado contra los que insultan y humillan a los españoles, los que quieren destruir España. Hasta Felipe y Alfonso Guerra (y no son sospechosos), han renegado del nacionalismo.

-¿Puede definir con una, o pocas palabras, a estos políticos?...Por ejemplo Pedro Sánchez.

-Un ambicioso que sólo busca mantenerse en el poder.

-Zapatero.

-Un mediocre.

-Aznar.

-Empezó bien, pero le pudo la soberbia y no querer reconocer errores.

-Rajoy.

-En términos taurinos, el “tancredismo político”. Permitió demasiadas cosas…

-Casado.

-Es pronto para juzgarle, lleva poco tiempo.

-Y Arrimadas.

-Un nombre sugerente (sonríe); sí conozco lo que dice, y me parece plausible y coherente…

-Albert Rivera

-Me cae bien: es un defensor de la Constitucion, y del Estado de Derecho.

-¿Ha mejorado su salud? (le veo mejor)…

-Sí, digamos que el linfoma está estabilizado. Pero a mi edad- tengo 75 años- es fácil que se reproduzca.

-¿Se jubilará algún día?

-Nunca: soy incapaz de hacer otra cosa que escribir, y lo haré hasta que la palme…

-Así me gusta, figura y maestro.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios