www.diariocritico.com
Donaire durante un pasado homenaje junto a la también crítica fallecida Mariví Romero
Ampliar
Donaire durante un pasado homenaje junto a la también crítica fallecida Mariví Romero

Adiós a José Antonio Donaire, adiós a la más sabia e independiente crítica taurina

miércoles 10 de febrero de 2021, 13:56h
Sublime sin interrupción. Por sabiduria taurica preñada de independencia total. Y por bonhomía personal a lo largo de toda su existencia. Con la muerte de José Antonio Donaire Parga, el planeta de los toros es desde ya menos lúcido. Porque ha perdido no sólo al decano de la crítica, sino a uno de sus más profundos conocedores y difusores que, además, dejó una impronta de honradez a la hora de valorar lo que acontecía en los ruedos. A uno de los sumos sacerdotes laicos de la crítica de esa liturgia laica, oloroda y flamígera que son los toros.

Los toros, sí los toros. Porque Donaire conocía por encima de cualquier otra circunstancia al toro, auténtico protagonista de la fiesta, denominador común para valorar la actuación del antagonista: el coletudo. A partir de ahí, sus crónicas escritas eran una delicia a la par por la belleza no exenta de la ironía castiza de sus textos. Cual acontecía con sus intervenciones radiofónicas cargadas de idéntica catadura que brillaba de igual manera en sus tan sesudas como divertidas charlas o conferencias, donde su sentido del humor se desbordaba.

Como opinan otros dos de los grandes/grandes de idéntica línea ‘donairesca’: el crítico y ensayista Rafael Cabrera: “Siempre atento con los demás, impartiendo sabios consejos, dispuesto para todos". Y la también crítica y periodista Julia Rivera: "Fue el gran referente desde el punto de vista humano, periodístico y ético para muchos colegas". Es verdad, porque José Antonio fue un ejemplo para quienes, como él desde la más estricta independencia y sin bailarle el agua a los mandamases del tan complejo planeta táurico, anduvieron los procelosos caminos del periodismo. Y fue, a veces, nada valorado cuando no denostado por los que caminan por otros andurriales y no olé.

Recuerdo que en el coloquio posterior a una de sus charlas se le preguntó cuáles eran las claves para ser figura del toreo. Y su respuesta, con precisión de cirujano, fue perfecta: "Antes, ahora y siempre, deben cumplir con las tres t". O sea, añadió, tiempo -no basta con escalar los altos puestos del escalafón una o dos temporadas- ,taquilla -es menester contar con tirón de público que se refleje en la venta de localidades- y, claro, toro -elección de los bicornes a lidiar en sus carteles, algo que no le gustaba mucho, pero que en efecto siempre es así-.

Sirva como ejemplo de sus ya mencionados conocimientos, pero es justo y necesario insistir en que, aparte de su doble sabiduría y de su independencia total de los siempre peligrosos y absorbentes 'lobbies' táuricos, Donaire cumplía con lo más importante en la existencia: la bondad. En su vasta trayectoria en el periodismo taurino –también cultivó el de otras temáticas-, su firma y/o su voz llenaron páginas y espacios en los diarios El Alcázar, Informaciones, Hoja del lunes, La Información, el semanario El Ruedo y las cadenas radiofónicas Rato COPE y Onda Cero. Adiós, sublime sin interrupción. Descansa en paz.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios