www.diariocritico.com
Ignacio Pérez Carasa, D director de Relaciones Institucionales de ALSA, en las XX Jornada de Medio Ambiente (Foto: Chema Barroso)
Ignacio Pérez Carasa, D director de Relaciones Institucionales de ALSA, en las XX Jornada de Medio Ambiente (Foto: Chema Barroso)

Todos los autobuses urbanos de ALSA serán cero emisiones en 2035

Fomentar el uso del transporte público. En especial, de los autobuses urbanos: su uso genera 5,5 veces menos gases de efecto invernadero que viajar en coche. ¿Con qué objetivo? Alcanzar la neutralidad de emisiones en 2035. Es este el eje sobre el que gira la hoja de ruta de ALSA. Una cuestión que ha abordado el director de Relaciones Institucionales de esta empresa española dedicada al transporte de viajeros por carretera, Ignacio Pérez Carasa, en ‘En ruta hacia emisiones cero’, la ponencia que ha protagonizado como parte de las XX Jornadas sobre ‘Medio Ambiente, desarrollo sostenible y economía circular. Innovación y recogida’ que organiza Madridiario.

Para alcanzar este fin y que todos los autobuses sean cero emisiones en 2035, Carasa ha señalado la necesidad de asumir compromisos medioambientales y participar en la búsqueda de combustibles alternativos que faciliten la transición ecológica, como el HVO (biocombustible sintético cero emisiones neta). Así, en la Escuela de Postgrado de la Universidad Camilo José Cela, ha explicado que, para disminuir la huella de carbono, se deben calcular y reducir de manera continuada sus emisiones, así como compensarlas, para lo que la empresa ha creado el ‘Bosque ALSA’. La iniciativa forma parte de su estrategia medioambiental y a ella se han sumado más de 12.500 clientes.

ALSA ya cuenta con un caso de éxito. Durante cuatro meses, probaron un biocombustible de Repsol en una flota de doce autobuses. Esto ofrece una serie de ventajas: se producen emisiones netas negativas, se emplea un buen combustible de transición a la era de madurez tecnológica o en lugares que lo permitan (largo recorrido o uso especiales). “Puede ser una opción para el planeta, pero no para una ciudad”, ha subrayado Carasa.

Otro de los puntos de la estrategia empresarial es la reducción del consumo energético en el transporte. ALSA desarrolla una estrategia para la renovación gradual de la flota e introduce vehículos Eco o CERO. Gracias a ello, la entidad ha recibido el Premio Nacional de Movilidad, y ha logrado entrar en mercados en los que “las reducciones son muy necesarias”.

Torrejón de Ardoz cuenta con el primer autobús de hidrógeno

El pasado mes de enero, y de forma conjunta con la Comunidad de Madrid, ALSA puso en funcionamiento el primer autobús de hidrógeno en Torrejón de Ardoz. En cuanto a su apariencia, no existe diferencia alguna con el resto de vehículos. Además, tiene grandes ventajas: es cero emisiones, silencioso, dispone de unos 400 kilómetros de autonomía, no tiene las limitaciones de los vehículos de batería con respecto al peso ni autonomía, y ofrece beneficios con su tiempo de carga -tarda 12 minutos, frente a las seis horas que emplea un eléctrico-.

Pese a ello, tiene un gran hándicap, y es que el peso del combustible que dota a este vehículo es de 40 kilos, mientras que el de un camión sería de unos 5.000 kilos. “Esto haría que un camión no pudiera llevar otra carga más que su propia batería, por lo que en el largo recorrido es insalvable”, ha asegurado el director de Relaciones Institucionales de ALSA.

A esto se unen otros inconvenientes, como el problema de costes en el combustible y que estos vehículos cuestan tres veces más que uno diesel normal. Para Carasa, el hidrógeno “debe reducirse a la mitad para que empiece a ser una alternativa”, al tiempo que cree que se tiene que garantizar que haya capacidad de producción suficiente de energías renovables.

No obstante, también ha afirmado que se trata de un “vehículo adecuado” cuyos costes de mantenimiento serán menores. “Estamos muy contentos con los resultados que estamos teniendo y nuestra previsión para 2035 va por aquí”, ha mantenido.

Por tanto, el largo recorrido solo estaría resuelto por una tecnología diesel. “No hay nada que pueda sustituirlo”, garantiza Carasa. En el ámbito metropolitano, ALSA tiene una flota híbrida, de tipo diesel y de gas natural licuado y comprimido. En febrero, implementaron el primer autobús eléctrico que opera en la línea de Tres Cantos. “En el urbano tenemos todas las tecnologías, estamos haciendo una renovación del diesel con tecnología de híbrido, hidrógeno, gas natural y eléctrico”, ha puntualizado.

Desde 2015, ALSA ha conseguido reducir un 28,8 por ciento el consumo energético total, no emite GEI por consumo eléctrico, y el 100% de la electricidad que utiliza es de origen renovable.

La jornada puede seguirse por streaming en Madridiario y también en redes sociales con el hashtag #Economíacircular.

El evento está organizado por Madridiario y patrocinado por la Comunidad de Madrid, Ayuntamiento de Madrid, FCC, Sulo, Valoriza, Ferrovial, DCN, Ros Roca, Alsa y Licuas. Asimismo, colaboran Diariocritico, SEK, Universidad Camilo José Cela y The Westin Palace.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios