www.diariocritico.com

Unos Presupuestos que se olvidan de los ciudadanos

El Presupuesto es el principal instrumento de política económica de que dispone cualquier Gobierno en el ejercicio de sus funciones. Es ahí, por tanto, donde de verdad se retratan los gobernantes, donde revelan sus intenciones, sus prioridades y donde señalan con claridad, más allá de las palabras, de los discursos y de la propaganda, los auténticos objetivos de la gestión política que se va a llevar a cabo una vez aprobadas las cuentas públicas elaboradas por el Ejecutivo correspondiente.

Pues bien, el Gobierno de la Comunidad de Madrid acaba de presentar los Presupuestos de nuestra región para el próximo año 2009 y hay que decir enseguida que van en la dirección equivocada, máxime en la actual situación de crisis económica y financiera que ya está afectando de forma muy intensa al conjunto de la sociedad y, en especial, a los trabajadores que son la inmensa mayoría de los ciudadanos. 

Dadas estas condiciones, se requerían en el momento presente unas cuentas públicas anticíclicas que posibilitaran el inicio de la transformación del modelo productivo y que  evitaran la destrucción de puestos de trabajo o, más aún, que crearan empleo para iniciar la recuperación económica y volver a una senda de desarrollo y progreso social.

Pero no ha sido así, por desgracia, y aunque todavía tiene tiempo el Ejecutivo autonómico para rectificar, el proyecto presentado adolece de falta de ambición y desaprovecha la oportunidad para potenciar las políticas públicas que, actuando de manera anticiclíca,  compensen la caída de la inversión privada. Por el contrario, se han previsto unas políticas de gasto muy restrictivas que van a impedir la reactivación del consumo, una medida que sería tan importante, imprescindible  diríamos, para variar el rumbo descendente de una economía, como la madrileña, que está dando alarmantes señales de una debilidad estructural derivada de su excesiva dependencia, en la última década, del sector de la construcción y de la especulación inmobiliaria, ahora en evidente declive.

La previsión de los gastos no financieros de la Comunidad para 2009 apenas crece un 1,94% en términos monetarios, lo que teniendo en cuenta la inflación supone una disminución real de dichos gastos, a lo que hay que añadir una caída de la inversión pública de un 8,1%. A su vez la política de ingresos carece de criterios de igualdad y progresividad, lo que se ejemplifica con que los ingresos no financieros sufran una reducción del 5,33%.

Para UGT-Madrid resulta especialmente preocupante la política fiscal del Gobierno regional que, sin la más mínima visión de futuro, ha venido reduciendo impuestos a las rentas más altas en pasados ejercicios presupuestarios, cuando las circunstancias eran de una cierta bonanza económica, lo que ha disminuido los ingresos hasta el punto de que ahora mismo, ya en plena crisis y camino de una posible recesión, los recursos de que dispone la Comunidad para afrontar la situación en ese sentido positivo a que aludíamos anteriormente, son notablemente escasos.

Parece que lo que interesa a la sociedad madrileña no es lo mismo que le interesa al Ejecutivo Aguirre. La disminución de las inversiones en Universidades, es de un 47,2%; en Trabajo y Empleo el descenso es del 22,4%, cuando el desempleo ha aumentado un 40% en un año; en Sanidad la reducción inversora es del 10,6%, mientras que se reduce el personal sanitario en 961 personas, y en Seguridad, Protección y Promoción Social hay una bajada del 16,7%. Por otro lado, el peso del Presupuesto en gasto educativo en relación con el conjunto de los Presupuestos regionales se va reduciendo año tras año, de tal manera que si en 2004 la Educación suponía un 26,3% sobre el total, en 2009 lo presupuestado en esta área únicamente representa el 23,8%. Esto llama tanto más la atención si tenemos en cuenta que, por ejemplo, en el curso escolar actual, 35.000 solicitudes de plazas en escuelas infantiles públicas se han quedado sin atender. 

A la vista de todo ello no es difícil aventurar que nuestra economía regional, publicitada hasta hace poco por la Administración autonómica como la locomotora del crecimiento español, se está convirtiendo a pasos agigantados en el furgón de cola de ese supuesto desarrollo, justamente en el momento en que peores son las perspectivas en el corto y en el medio plazo para un modelo ultraliberal fracasado, hoy en día, aquí y a nivel internacional.

Todavía se puede cambiar esta deriva a lo largo de la tramitación parlamentaria de los Presupuestos, e igualmente si el Ejecutivo autonómico fuese capaz de establecer unos marcos razonables de diálogo social, de los que hasta ahora, sin embargo, no hay ningún indicio. UGT-Madrid, desde su responsabilidad, está dispuesto a ello, en defensa de los intereses de los trabajadores, primeros y principales afectados por una crisis cuya intensidad exige soluciones muy alejadas de las que plantea el proyecto de Presupuestos de la Comunidad de Madrid para el próximo año 2009.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.