www.diariocritico.com
La victoria de Cándido Méndez en UGT

La victoria de Cándido Méndez en UGT

Curioso, realmente curioso, lo que pasa en España: la izquierda está modosa, más bien quieta, ante la crisis económica, mientras cierta derecha critica a los sindicatos “por no hacer nada”. Parece que algunos sectores, sobre todo de la derecha extremada mediática, quisieran una convocatoria de huelga general por parte de UGT y CC.OO. Y de los demás sindicatos, claro. Un intento más bien de desgastar al gobierno que de solucionar la crisis.

Bueno, de hecho ahí tienen ustedes una convocatoria de huelga general en el País Vasco, convocada por los sindicatos ‘nacionalistas’ (LAB y ELA) contra el próximo gobierno socialista de Euskadi; no es una huelga por motivos sociolaborales, desde luego, sino claramente política, y los sindicatos de clase clásicos no la apoyan, y hacen muy bien en no apoyarla.

Lo cierto es que el papel de los sindicatos, aquí y ahora, está siendo, a nuestro entender, bastante positivo. ¿Qué arreglaría una huelga general en estos momentos? Traería más paro y la destrucción de algunas empresas más. En Francia, esas iniciativas acabaron con un rotundo fracaso, porque los trabajadores dieron la espalda a la convocatoria sindical.

Aplaudimos la calma que el reelegido Cándido Méndez está imponiendo en la parte de la sociedad que él controla. Afortunadamente tenemos a gente como él en los sindicatos. Del nuevo líder de Comisiones Obreras aún no podemos hablar con excesiva contundencia, puesto que anda dando sus primeros pasos al frente del sindicato que controlaba un Fidalgo al que los suyos acusaban de haberse escorado excesivamente a la derecha.  Pero sin duda que Toxo va a mantener el rumbo flemático indicado por Méndez; como decía el inolvidable Pío Cabanillas, ahora lo urgente es esperar. En lo referente a movilizaciones de trabajadores, decimos, que no en unas medidas efectivas que el gobierno está tardando en poner en marcha, distraído como anda con tanto plan ‘E’ y naderías similares. Pero eso sería objeto de otro comentario, y ya hemos traído a estas páginas en numerosas ocasiones nuestra crítica –Méndez también lo hizo en su congreso—a la paquidérmica marcha del equipo económico gubernamental.

Otra cosa es que el plantel de reivindicaciones elegido por los sindicatos españoles sea el adecuado. Ni la limitación de horas parece ser la gran solución para repartir trabajo ni la bajada voluntaria de salarios que se han autoaplicado en algunas empresas ha sido contemplada con benevolencia por las centrales sindicales. Parece que no aciertan con las fórmulas para la generación de empleo, pero, obviamente, nadie está acertando en este país con la solución: por eso, España es el líder en porcentaje de paro en el G-20, y la cosa va, dice el Banco de España, a peor. Bueno, al menos siempre nos quedará Méndez, un personaje que no es brillante –pero tampoco es eso lo que se precisa ahora--, pero sí honesto y generador de confianza, que es lo que más necesitamos.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios