www.diariocritico.com

Aunque temen que Brasil se desmarque del proyecto

España y Portugal buscan una comunidad de 800 millones de Iberoamericanos

España y Portugal buscan una comunidad de 800 millones de Iberoamericanos

El viaje que el ministro de Exteriores, Miguel Angel Moratinos, inició anoche a Portugal puede tener más importancia de la que inicialmente se le ha dado.

Tanto España como su vecino ibérico sueñan con aglutinar una comunidad de casi ochocientos millones de personas que hablan español o portugués, una especie de ‘commonwealth’ que aglutinase sus intereses frente al predominio anglosajón y que sería la segunda en importancia del planeta. Sin embargo, tanto el gobierno de Madrid como su correligionario de Lisboa temen que el brasileño Lula, inmerso en un sueño de independencia nacional para su inmenso país, se ‘descuelgue’ de este importante proyecto.

El viaje hoy de Moratinos a Portugal tiene un contenido más importante de lo que se ha dicho.
 
    El viaje a Guinea Ecuatorial de Moratinos, que concluyó este sábado, tuvo, aparte de lo revelado, un objetivo no oficialmente declarado: discutir con el presidente ecuatoguineano, Teodoro Obiang, la participación de este país africano, el único del continente que habla español, en las ‘cumbres’ iberoamericanas que España impulsa desde 1992, cuando se conmemoró el quinto centenario del descubrimiento de América. Obiang está “entusiasmado” por el proyecto. Una eventual entrada de Guinea en el ‘club iberoamericano’ podría ir seguida de las de Angola, Mozambique, Cabo Verde y hasta Timor oriental, países todos ellos lusófonos, y de Filipinas, donde el español convive oficialmente con el inglés y el tagalo.
 
    Este importante paso será debatido el próximo mes de septiembre en Nueva York, aprovechando el tradicional encuentro de los países de América Latina con los representantes de España y Portugal con motivo de la Asamblea de las Naciones Unidas. Fuentes diplomáticas españolas y lusas admiten que lograr la necesaria unanimidad para incluir en las ‘cumbres’ iberoamericanas a países africanos y asiáticos e iniciar así esta suerte de ‘commonwealth’ hispano-lusa no será fácil; no todos los países latinoamericanos comparten el entusiasmo de los gobiernos de Zapatero y Sócrates por la creación de esta inmensa comunidad, vista con lógico recelo por los Estados Unidos. En particular, Brasil, consciente de su peso en América Latina y en el mundo, trata de mantener una línea de independencia poco acorde con los proyectos de Madrid, Lisboa y México, entre otros.
 
    Un hito importante para conocer las posibilidades de éxito de este proyecto será la ‘cumbre’ iberoamericana de finales de octubre y comienzos de noviembre, que este año se celebrará en Europa, en Estoril (Portugal). Obviamente, la elección de la sede no ha sido casual: Portugal quiere impulsar, en beneficio propio, el componente lusófono de estas ‘cumbres’, dominadas hasta ahora por España. Y el Gobierno de Zapatero está de acuerdo, porque entiende que es una manera de que Brasil se sienta más incluído en los planes que citamos.
 
    Otro hito será la presidencia española de la Unión Europea, dado que en mayo próximo se celebrarán en España tres encuentros significativos: la ‘cumbre’ Europa-Estados Unidos, con asistencia de Obama, donde sin duda estos planes de ampliar las cumbres iberoamericanas serán ampliamente debatidos, y la ‘cumbre’ América Latina-UE, a la que asistirán los jefes de Estado latinoamericanos más destacados. Previamente tendrá lugar la reunión bilateral entre México y la UE, con asistencia del presidente Felipe Calderón, entre otros.
 

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios